Suscriptor digital

Alegrías y frustraciones familiares en la nieve

Aprender a esquiar: los pro y los contra de tener un "instructor" en casa
Aprender a esquiar: los pro y los contra de tener un "instructor" en casa Crédito: Juan Lausi
Franco Varise
(0)
12 de agosto de 2018  

La montaña es grande. Casi como la cantidad de interrogantes que se nos plantean ante el plan de ir a esquiar en familia. Desde valores de pases, equipos y comida hasta cuestiones operativas. En carne propia viví hace una semana uno bastante complejo: Si un integrante de la familia sabe esquiar, ¿es imprescindible, de todos modos, recurrir a un instructor?

Parece un prolegómeno menor porque enseñar a andar en bicicleta, por ejemplo, es una instancia familiar que suele resultar natural y hasta entretenido. Pero la nieve otro mundo, aunque muchos padres solemos considerarnos criaturas superpoderosas capaces de afrontar las situaciones más extremas.

Están también los padres que prefieren enrolarse en aquello de soldado que huye sirve para otra batalla con un criterio que, a esta altura, no discuto para nada. No fue mi caso. Y no me arrepiento, pero admito que la pregunta del instructor empezó a darme vuelta en la cabeza mientras bajaba desde Punta Princesa a La Roca, en el Cerro Catedral, con un par de esquíes en el hombro, mientras uno de mis hijos gritaba cosas irreproducibles sobre las lecciones que había intentado impartirle sin demasiados pormenores (es decir, cuña, distribución del peso y valentía).

Es la tercera vez que emprendo con ellos la enseñanza del arte de deslizarse por la nieve, algo que afortunadamente y por razones geográficas aprendí de muy pequeño. De ahí la analogía nada caprichosa de la bicicleta. El avance, después de tres sesiones, resulta notorio entre mis hijos, pero imagino que es significativamente inferior al que podrían haber capitalizado con un instructor. Eso creo.

Sucede que, en mi opinión, para nada taxativa, pasar un día en la montaña no sólo representa aprender a esquiar sino el sueño de compartir experiencias (entre ellas, quizá, algunas amargas).

Enviarlos a una escuelita de esquí implicaría dejarlos a cargo de un tercero y volver a encontrarlos a la hora de irse para tan solo intercambiar vivencias particulares de regreso a casa. Y esa no es mi filosofía: para mal o para bien.

Las leyes de la física

Esquiar en familia puede ser una experiencia gratificante, pero también difícil
Esquiar en familia puede ser una experiencia gratificante, pero también difícil Crédito: archivo

Además, otra vez el ego, uno piensa que puede ahorrarse bastante dinero con un poco de paciencia y amor, aunque ambos sentimientos tambalean cuando el chico se empaca como un caballo en el medio de la montaña.

Si hay nieve, el Cerro Catedral, hay que decirlo, ofrece cualidades únicas para embarcarse en la aventura: pistas de todos los colores, un contexto natural muy amigable, infraestructura y se ubica muy cerca de la ciudad. Lo malo: la base del cerro no permite ensayos y hay que sacar el pase completo para probar un poco de qué va eso del esquí (hace años era diferente y uno podía sacar tickets por bajada).

"¡Pero si pongo el peso de un lado, doblo para el otro!" me recriminaban ajenos a las leyes de la física, que pueden ser más complejas de lo que aparecen en un papel. Para empezar, descubrí que con enseñar a frenar (cuña fuerte a todo o nada) no alcanza para subir a lo más alto de la montaña, aunque la ansiedad de los chicos y las ganas propias presionen.

Lo mejor es aguantar en los medios de la base hasta que ciertos aspectos aparezcan en el alumnado de una forma automática. Es mejor esperar que arrepentirse. Otra cosa, una vez concluido ese primer periodo, hay que elegir bien las pistas de arriba. El Catedral cambió bastante en los últimos 30 años. Hay zonas y medios de elevación nuevos. Equivocarse puede zanjar el asunto entre una buena o una muy mala experiencia colectiva.

Por los caminitos

Los caminitos, obviamente, son la mejor forma de encausar a los principiantes, pero a veces no tienen nieve y hay que largarse al ancho y vasto panorama de las pistas abiertas.

Lo de los colores (que dictan la dificultad de las pistas) hay que tomarlo con pinzas. El instructor que trabaja de enseñar a esquiar seguro conoce cada detalle, pero para el esquiador devenido en maestro la cosa puede fallar. Por eso, caminito, siempre caminito, hasta abajo. La imagen de uno intentando convencer a sus hijos que hay que seguir descendiendo a pesar de que terminaron con los esquíes hechos un nudo después de una caída, contrasta mucho con la del instructor que pasa por al lado con su perfecta filita de pequeñísimos alumnos.

Lo hecho en casa puede verse un poco más desprolijo, pero vale la pena el esfuerzo porque, después, las anécdotas y la experiencia tapan todos los momentos poco gratificantes y hasta se transforman en risas y amor. Ahora, si uno quiere esquiar mucho, disfrutar de la tranquilidad, hacer pinta con una cerveza en la mano e imaginarse que alcanzó un estilo para subir videos a Youtube no lo dude? el instructor vale cada peso que pague.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?