Qué tipo de casas construyen los mejores arquitectos del mundo para sí mismos

El libro "Architects Houses" recientemente editado por el diseñador de interiores, Michael Webb, explora construcciones únicas
El libro "Architects Houses" recientemente editado por el diseñador de interiores, Michael Webb, explora construcciones únicas
Katharine Schwab
(0)
11 de agosto de 2018  

Los espacios que los arquitectos diseñan para sí mismos son testimonios de su estilo no sólo personal sino también profesional. Esa es la única situación en la que el arquitecto es su propio cliente, razón por la que se convierte en un campo fértil para el desarrollo de hogares experimentales, hermosos y, sobre todo, completamente únicos.

En el libro "Architects Houses", recientemente editado, Michael Webb, un reconocido arquitecto y diseñador de interiores explora algunas de las casas que llevan el inconfundible sello de los arquitectos. El recorrido que va desde Sudáfrica y España, hasta el Norte de Nueva York refleja no sólo la creatividad de los profesionales sino también la conexión con el entorno.

A pesar de las diferencias y de las particularidades de cada vivienda Webb señala que existen varias similitudes entre ellas. "En casi todos los casos la inspiración proviene del arte, la naturaleza o de otros profesionales", escribe en la introducción del libro. "En la mayoría de las casas relevadas se puede observar que el diseño hace énfasis en factores elementales como la transparencia, la masa y el vacío; sin dejar de lado al juego de luces y sombras fundamentalmente en las grandes superficies. Otra particularidad es la integración entre el interior y el exterior de la vivienda, es decir su entorno; incluso en lugares fríos y húmedos", afirma el autor. A continuación, algunos ejemplos de cómo los arquitectos lograron traducir desde sus gustos y necesidades hasta su propia historia sin dejar de lado las tendencias y los criterios estéticos que dominan en la actualidad.

Experimento al aire libre

Los arquitectos Antón Gargía-Abril y Débora Mesa - marido y mujer- dividen su tiempo entre Madrid y Boston, donde enseñan en el MIT. Esta doble residencia los obligó a construir dos hogares, uno en cada ciudad. La casa que se construyeron en España, llamada Hemeroscopium es un testimonio de su filosofía que se basa en la utilización de la prefabricación para crear viviendas asequibles que también resultan llamativas a la vista. Construido en la parte superior de una antigua cancha de tenis, Hemeroscopium está hecha de enormes vigas de hormigón que el dúo obtuvo de una fábrica que hace tales miembros estructurales para proyectos civiles. La casa en sí misma es un acto de equilibrio: los cálculos de ingeniería demandaron un año, pero la estructura subyacente se armó en tan sólo siete días. "Esto comenzó como un proyecto de investigación: una oportunidad para realizar un experimento que estaba en nuestras cabezas", dice Mesa.

Tower house, condado de Ulster, estado de Nueva York (Peter y Thomas Gluck).
Tower house, condado de Ulster, estado de Nueva York (Peter y Thomas Gluck).

Con ala voladiza

The Tower House se levanta al borde del parque estatal Catskill en el estado de Nueva York. Esta casa para huéspedes que fue diseñada por Peter Gluck y su hijo Thomas, que trabajan para la firma de arquitectura y construcción Gluck+, tiene la particularidad de tener pequeñas habitaciones apiladas una encima de la otra en una torre central, con un largo espacio de vida en la parte superior que ofrece vistas panorámicas del bosque. Las entrañas de la casa están hechas de acero y madera; el gran espacio habitable en voladizo se sostiene con dos columnas en forma de V; la pila de habitaciones en el núcleo de la casa son las únicas partes de la casa que necesitan calefacción cuando está vacía.

Una fachada de vidrio transparente se abre a un jardín sombreado por árboles y baña el interior con luz natural
Una fachada de vidrio transparente se abre a un jardín sombreado por árboles y baña el interior con luz natural

Sueño minimalista

El arquitecto de Bengala, Benny Govaert: sus casas y edificios de departamentos son simples testimonios de Richard Neutra y Mies van der Rohe, a quienes considera entre sus ídolos. Entonces, cuando llegó el momento de diseñar su propia casa, Govaert y su esposa decidieron la pureza y la simplicidad. La casa final, llamada Villa Roces, es una estructura industrial con una fachada de vidrio. Hay un grupo de entrenamiento hundido en el suelo que está parcialmente insertado en la base de la casa."Tenía que ser un bloque horizontal para jugar con la verticalidad de los árboles, orientarse para enfrentar el bosque y lejos de las casas vecinas", dice Govaert en el libro. "Quería una estructura industrial repetitiva, y eso se tradujo en un pabellón de vidrio ubicado en un muro de separación para sacar mucha luz natural pero darnos privacidad".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.