Macri y Calcaterra: una relación atravesada por la desconfianza pasajera

Cerca del Presidente aplauden que "no mueva un dedo" para mejorar la situación judicial de su primo; el empresario siente que lo "demonizan"
Cerca del Presidente aplauden que "no mueva un dedo" para mejorar la situación judicial de su primo; el empresario siente que lo "demonizan"
Jaime Rosemberg
(0)
12 de agosto de 2018  

Los picados en la quinta Parakaló, en Los Nogales, eran intensos y sin concesiones. Cada tanto, los hermanos Franco y María Pía Macri se acercaban a la cancha de fútbol 6 y miraban jugar a sus primogénitos, Mauricio y Ángelo, que tenían la misma edad y competían al máximo. El tercer hermano, Antonio, también participaba de lejos de aquellas vivencias compartidas junto a sus hijos pequeños.

En secreto, el hijo mayor de Franco admiraba la habilidad y destreza futbolística de su primo Ángelo, virtudes que siempre se esforzó por igualar dentro de un campo de juego. Objetivo que, según testigos de ayer y de hoy, pocas veces alcanzó en el fútbol, aunque sí lo superó raqueta de tenis en mano.

En ese ambiente íntimo y familiar, hace más de cincuenta años, nació y se consolidó la relación "de amigos, compinches, confidentes" del hoy presidente Mauricio Macri y el empresario Ángelo Calcaterra. Más que los lazos de sangre, ambos compartieron vivencias que los unieron, aunque hubo -y hay-lunares relacionados con la política de los últimos años y sobre todo con el presente, que los encuentra con realidades contrapuestas: mientras que el Presidente ve con buenos ojos la aparición de los cuadernos de las coimas, que destaparon la trama de recaudación del kirchnerismo, el empresario debió reconocer que pagó coimas "para la campaña" de Cristina Kirchner ante el juez Claudio Bonadio .

La tensión entre ambos hoy es fuerte, reconocen en la intimidad cinco amigos en común que hablaron con LA NACION, aunque el diálogo continuó, antes y después de esa declaración judicial. Pocos dudan de que aquel vínculo que se forjó con diversión y salidas al cine de San Miguel, con escapadas a boliches y más tarde en los veraneos en Punta del Este, seguirá pasada la "tormenta" mediática y política que hoy amenaza con remover buena parte del sórdido entramado de la obra pública durante los doce años de la gestión kirchnerista.

Macri y el exdueño de Iecsa, se sabe, hablaron antes del lunes, cuando Calcaterra se presentó ante el juez Bonadio para reconocer que él y no su segundo, Javier Sánchez Caballero, era responsable de los pagos ilegales.

Fiel a su estilo pragmático, Macri no lo detuvo ni le sugirió otra estrategia, reiteran cerca de él, mientras Elisa Carrió y sus máximos colaboradores aplaudían públicamente que "el Presidente esté convencido de ir a fondo con el cambio" y que no "moviera un dedo" para mejorar la situación judicial de su primo, que salió en libertad pero que ahora "está metido en un gran quilombo", como lo definió un hombre de su confianza.

La amistad entre los primos, que los conocedores del vínculo afirman "casi de hermandad"-solo superada por la relación que Macri tiene con el también empresario y hoy asesor en las sombras Nicolás "Nicky" Caputo-, se tiñó otra vez de desconfianza.

Calcaterra dejó trascender que se siente entre dos fuegos. "Los kirchneristas me matan porque soy amigo del Presidente, y en el oficialismo me tratan como si tuviera rabia", rumió Calcaterra, quien se hizo cargo de la constructora Iecsa cuando Macri anunciaba su candidatura a jefe de gobierno porteño, en los comienzos de 2007. El enojo no es tanto con el Presidente, recalcan, sino con quienes lo "demonizan" dentro del oficialismo. Más allá de los dardos directos a Carrió, se cuidan de mencionar otros nombres de allegados que "influirían" sobre el Presidente.

"Igual, él entiende la situación en la que está Mauricio. No puede hacer nada por él, no lo puede ayudar aunque quiera", reflexionan cerca del empresario. Un amigo del Presidente, también vinculado a los negocios, no se muestra sorprendido por la actitud de Macri hacia su primo. "A mí, en todos estos años, no me dio ni un vaso de agua. Y Mauricio a Ángelo lo quiere y habla bien de él, más allá de que lo criticó mucho por su relación con los K", desliza.

Durante muchos años, primero como diputado y luego desde su rol de jefe de gobierno porteño, Macri criticaba al kirchnerismo, mientras su padre Franco, dueño de Socma, y Calcaterra llevaban adelante, desde distintas empresas, obras vinculadas a la construcción, gasoductos, trenes y rutas. "Hay una diferencia entre ambos: Ángelo nunca abrió la boca en esos años, mientras que Franco decía que el kirchnerismo era bárbaro y que había que votar un presidente de La Cámpora", coinciden amigos de ambos.

En la Casa Rosada señalan que el empresario "hizo bien" en presentarse como arrepentido y reconocer los pagos. Coinciden con quienes quieren al empresario y afirman que Calcaterra fue "prolijo" y "no tuvo vinculación empresaria" con la ciudad cuando Macri fue jefe de gobierno, y que "vendió Iecsa" cuando su primo llegó a Balcarce 50. Cerca del empresario repiten que fue la empresa Ghella -socia posterior de Iecsa- y no él quien llevó adelante obras de magnitud, como el entubamiento del arroyo Maldonado.

Macri, que habló poco y nada de su primo en público, se muestra convencido de la necesidad de pelear contra "quienes desde la política se apropiaron del Estado", como dejó trascender en estos días. "Se quieren mucho de toda la vida, y más allá de alguna calentura pasajera, esa relación no se rompe", definen cerca de ambos primos, que tal vez extrañen los días en los que el fútbol y las salidas de adolescentes eran sus únicos motivos de preocupación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?