Anna Netrebko y Yuja Wang: dos divas de la música clásica llegan al Teatro Colón

Con una imagen diferente a la de los típicos músicos clásicos, ambas intérpretes traen un talento y una historia singular
Con una imagen diferente a la de los típicos músicos clásicos, ambas intérpretes traen un talento y una historia singular
Mauro Apicella
(0)
12 de agosto de 2018  

En cualquier ámbito, el talento no solo hace a una figura. En esa construcción media, muchas veces, un plus que puede estar relacionado a la polémica, la belleza o la actitud. Una diva de la música clásica como Maria Callas no nace dos veces. Pero puede haber otras artistas que, con características propias, marquen la diferencia. Las próximas visitas al Teatro Colón de la consagrada soprano Anna Netrebko (hoy ) y de la ascendente pianista Yuja Wang (en octubre, en el ciclo de Mozarteum Argentino) nos permiten poner el foco en la manera como se construyen carreras artísticas exitosas como las de ellas, que pertenecen a la generación X y a la de las millennials, respectivamente.

Si bien la música clásica exige mucho esfuerzo, compromiso y horas de estudio, las formas de encarar una carrera artística o la manera de subrayar ciertas características van cambiando con los años. En las compañías discográficas además de talento se busca belleza para la portada de un disco, un atributo que décadas atrás quizá no haya tenido tanto peso. Al momento de grabar a un guitarrista se impone más el perfil de un Milos Karadaglic que el que hace décadas surgía con Narciso Yepes.

Pero además de belleza se necesita actitud. "¿Cuál fue la impresión que me dejó la primera vez que la vi? -contaba Yusif Eyvázov, el actual marido de Anna Netrebko, al sitio especializado Bachtrack-. La de una loca prima donna". Anna seguramente sea una prima donna del siglo XXI, que fue tallando su vida artística y privada a medida que fue ganando experiencia y dejando atrás la juventud. Fue la Violetta de La Traviata el año pasado, con 45 años, en La Scala de Milán. "Pero, ¿Violetta a los 50? ¡No! Ella es más joven", contaba Anna en la misma entrevista donde participó su marido.

Maduración y evolución por partes iguales guiaron la carrera de esta soprano nacida en 1971, en Krasnodar, una ciudad del sur de Rusia, que comenzó su carrera muy joven, en el Teatro Mariinski de San Petersburgo. Con 24 años hizo su primer papel en los Estados Unidos, y con el tiempo se convirtió en una de las intérpretes más requeridas por el MET de Nueva York y por las principales salas europeas. Desde que grabó su primer CD en 1995, lleva publicados casi dos docenas de álbumes.

Anna fue la soprano veinteañera y treintañera sensual que ha hecho recordados dúos con tenores de su generación como el mexicano Rolando Villazón. Ahora es la señora de las cuatro décadas, la mamá de Tiago (de su relación con el bajo barítono uruguayo Erwin Schrott) y la actual pareja de su compatriota Yusif Eyvázov, con quien vive un romance que trasciende lo personal y llega a los discos y los escenarios. De hecho, llegan juntos a la Argentina, en el marco de una gira sudamericana.

La carrera de Netrebko mutó de los papeles livianos a los que requirieron mayor compromiso vocal, como Lady Macbeth, Leonora, Aida y Manon Lescaut. "Sé que los papeles que estoy cantando ahora acortan mi carrera vocal. Son exigentes y arruinan tu cuerpo, tu alma, tu voz, todo. Cada actuación requiere mucho de ti, por lo que hay un tiempo de recuperación más lento, pero estos roles valen la pena, ¡supongo!".

La gira sudamericana que viene realizando junto a Yusif Eyvázov le da tiempo de recuperación porque no se trata de obras completas, sino de selecciones de arias y porque tiene algunos días de descanso entre un recital y el siguiente: "Mi vida es increíble debido a todos los viajes que hago, así que solo comparto lo que veo", posteó un día, disfrazada de Sherlock Holmes en Instagram.

Y hay más pruebas en las redes sociales, especialmente en Facebook, donde documentó su paso por Chile y Brasil, antes de llegar a Buenos Aires. Este domingo y el miércoles Anna ofrecerá junto a Yusif una gala lírica en el Teatro Colón, con temas de Nabucco, La forza del destino, Manon Lescaut, Cavalleria Rusticana y de I Pagliacci, entre otras óperas.

Princesa china

Nada más alejado del C-Pop (esas canciones que suenan en los supermercados chinos de toda la Argentina) que Yuja Wang. Ella es pianista clásica y lo suyo son los recitales de piano, las actuaciones con grupos de cámara y los conciertos con orquestas sinfónicas. "Mi vida es mi iPad", decía en un breve documental que han hecho sobre su vida, hace algunos años, cuando empezó a deslumbrar por su virtuosismo sentada al teclado. Se convirtió en esas intérpretes que dan un centenar de conciertos por año, en los lugares más distantes del mundo. Que pasan gran parte del tiempo en aviones, por esos sus tablets se convierten en hogares ambulantes. Yuja es joven y multitasking, es capaz de convertir el "rondó alla turca" de Mozart en una especie de ragtime. Y no solo puede hablar de las obras de Chopin, Liszt o Rachmaninov, durante una breve entrevista.

"¿Rihanna o Beyoncé?", le preguntaron en la señal Medici.TV para un ping-pong de un minuto. "Rihanna", dijo sin dudarlo, entre otras respuestas que van mucho más allá del mundo clásico. ¿Ejercicios matinales o happy hour? Happy hour. ¿Té o café? Café. ¿Chopin o Tchaicovsky? Chopin. ¿Pancho o hamburguesa? Hamburguesa. ¿Nueva York o París? París. ¿Hacer música o hacer el amor? "Ah, no hay respuesta para eso", explicó. "¿Pekín o Shanghai?". "Pekín, porque soy de ahí".

Nació en Pekín en 1987. Estudió música en su país y luego, a los 15, continuó su formación en los Estados Unidos. Tiene siete discos grabados y un currículum de conciertos con orquestas de todo el mundo. Staatskapelle Berlín, China Philharmonic, Filarmonica della Scala, Toronto Symphony, Israel Philharmonic, London Philharmonic, Orchestre de París, Orquesta Nacional de España, Orquesta Sinfónica Simón Bolívar, NHK Symphony en Tokyo, Real Concertgebouw Orquesta, Orquesta Mozart , Orchestra dell'Accademia Nazionale di Santa y varias de los Estados Unidos (Boston, Chicago, Cleveland, Los Ángeles, Nueva York, Filadelfia, San Francisco y Washington).

Yuja no pasa inadvertida cuando toca, ni con sus respuestas durante una entrevista ni mucho menos con los vestidos y los zapatos que elige para subir al escenario. Se lleva todos los premios con lo llamativo y ceñido de su vestuario y el calzado de diseño que suele lucir y que debe ser parte de una pasión y obsesión. Rompe esquemas con su temperamento extravertido y su gran talento.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.