Koepka lidera el PGA Championship, en una cancha fácil que mantiene abierto el resultado

Brooks Koepka, el líder y que viene de ganar los dos últimos US Open
Brooks Koepka, el líder y que viene de ganar los dos últimos US Open Fuente: AFP - Crédito: Andy Lyons
Gustavo S. González
(0)
11 de agosto de 2018  • 22:22

Para algunos jugadores, la tarde ayer en el PGA Championship fue de 26 hoyos, ocho más de lo normal. La tormenta del viernes les frustró el cierre de la segunda vuelta al estadounidense Rickie Fowler , por caso, y la completó por la mañana, ya con sol, con dos birdies y un bogey, para iniciar la tercera vuelta con 132 (-8).

Esta vez, su indumentaria colorida no se debió solamente a su estilo. La remera amarilla fue en homenje a Jarrod Lyle, el golfista australiano que murió el jueves pasado, a los 36 años, tras una prolongada pelea contra la leucemia que decidió abandonar, luego de casi un par de décadas desde que le diagnosticaron la enfermedad. Erica Stoll, la esposa del norirlandés Rory McIlroy y ex empleada de PGA, fue una de las encargadas de distribuir las cintas color oro que usaron todos los jugadores en sus gorras y también entre los periodistas.

"Tenía programado usar una azul oscuro", había confesado Rickie, que cambió la sugerencia de la marca que lo viste. "Por suerte había una en tonos amarillos. Fue una noticia triste la del jueves. Estoy feliz de que pudiéramos estar aquí para apoyar a la fundación de Lusi y Jemma". Se refería a las hijas de Lyle y a la entidad que recibe donaciones para luchar contra el cáncer (el japonés Hideki Matsuyama contribuyó con 50.000 dólares, por ejemplo). Y tampoco ocultó algunas lágrimas en el campo, algo que alcanzó también a otro australiano, Jason Day , que debió dar por finalizada abruptamente su conferencia de prensa después del primer día de juego. Fowler terminó la vuelta con 201 (-9), a tres golpes de la punta, de la que es dueño el estadounidense Brooks Koepka .

Tiger Woods también debió finalizar la segunda vuelta y lo hizo en con 66 golpes. Enla tercera repitió el score, para ubicarse 6º en el tablero con 202 golpes y -8. En el largo día del californiano se anotaron varios birdies (seis ayer), con un recorrido de ida de alto nivel, sin subir el par. Después, en los segundos nueve hoyos, hizo dos birdies y dos bogeys.

Lo mismo sucedió con Koepka, que anotó cinco birdies en la ida y pareció sentir el cansancio luego, cuando debió defender la punta de los ataques del australiano Adam Scott, el español Jon Rahm (impecable en el día como hace rato no se lo veía, con cuatro birdies y sin bogeys), y el estadounidense Justin Thomas (dos birdies y ningún bogey).

Fue otra muy productiva tarde la de Emiliano Grillo , con una regularidad inusual en él en los últimos tiempos, que lo dejó compartiendo la 21º posición, con 205 golpes (-5). Luego de tres birdies y un bogey en los primeros nueve hoyos, empezó la segunda mitad con un doble bogey, consecuencia de en una salida al rough que obligó a sacar a buena con el segundo impacto, y con el tercero cayó en el bunker pasado de la bandera, lo que finalmente lo obligó a pegar dos putts.

El texano Jordan Spieth , que se había quejado del estado de la cancha en los dos primeros días, pues no ofreció las dificultades acordes a un major, en las que él se siente a gusto sorteándolas -en su propia opinión-, ayer encontró más blando aún el terreno. En el par 4 del 12 enganchó el golpe de salida, envió la pelota a los árboles y tuvo un golpe de penalidad: resultado, triple bogey. Afrontará el domingo a ocho golpes del líder.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.