La exmujer de Vandenbroele, Laura Muñoz: "Pensé que lo iban a matar"

La exmujer de Vandenbroele, Laura Muñoz: "Pensé que lo iban a matar"

4:48
Video
(0)
12 de agosto de 2018  • 01:32

Laura Muñoz, la exmujer de Alejandro Vandenbroele , el supuesto testaferro del ex vicepresidente Amado Boudou , estuvo en La Noche de Mirtha y reveló cómo atravesó ella y su familia el caso Ciccone . Explicó: "Para mí en lo personal era muy importante que se declare como arrepentido. Yo le insistí muchísimo para que lo haga porque pensé que lo iban a matar antes de que llegue a declarar en el juicio. No quería que mi hija, que ya había perdido tanto, se quede sin padre".

Según dijo, también quería que el abogado y empresario "vuelva a tener un poco de dignidad a los ojos" de su hija de 10 años. Y, en línea con esto, celebró que, tras la declaración de Vandenbroele como arrepentido, la niña repite: "Nunca es tarde para decir la verdad". Además, otro de sus hijos, al conocerse la condena, le dijo a Muñoz: "Ahora vamos a tener una vida normal, vamos a tener que aprender a tener una vida como la de los demás".

En diciembre de 2017, la mendocina había declarado ante la Justicia que su exmarido le había dicho que " trabajaba para Boudou y [que] el nexo era [José María] Nuñez Carmona en un negocio para Formosa". En la mesa de Mirtha admitió que "temió por mi vida, muchísimas veces".

Para la mujer esta causa "fue el camino hacia el infierno" dado que en el medio "perdió todo" y sufrió persecuciones y "un ataque feroz" por parte, incluso, de la Justicia. Además, reveló que su familia no le creyó. "Toda, íntegra, se fue con Vandenbroele", lamentó y agregó que su madre le dijo: "Si yo tengo que elegir un hijo, lo elijo a él".

Tal como relató, después de esta causa se rompió la relación con su madre quien atestiguaba en contra suyo en los expedientes. "Era una situación muy violenta. Cada uno tiene la escala de valores que quiere tener. Cada uno elige, quizás ella eligió más el poder y el dinero, sobre los afectos, yo no la voy a juzgar".

En esa época el fiscal federal Carlos Rívolo allanó dos veces su casa. "Dios me lo puso en mi camino", opinó y dijo: "Salía en las entrevistas diciendo que yo era confiable, me respaldó. Ese era el peor momento porque para la Justicia yo estaba para internarme en un psiquiátrico".

Confesó, también, que se sentía aislada. En ese entonces, vivía en Mendoza y, según denunció en el programa, Vandenbroele había hecho "toda una campaña con los vecinos" para desacreditarla. "Nadie me saludaba y yo deseaba que suene el teléfono, aunque fuera equivocado, para hablar con un adulto".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.