Marcha neonazi ante la Casa Blanca a un año de Charlottesville

Fuente: AFP
(0)
12 de agosto de 2018  • 16:02

WASHINGTON.- Al cumplirse un año de los choques entre los supremacistas blancos y los contra-manifestantes en Charlottesville, Virginia, que fueron embestidos por un simpatizante neonazi que causó la muerte de una persona y heridas a otras 19, hoy varios centenares de neonazis y supremacistas blancos marcharon frente a la Casa Blanca , en una nueva concentración de la red de extrema derecha "Unite the Right".

Asimismo, se convocó una contramanifestación en la plaza Lafayette, ubicada frente a la residencia presidencial. Ante esta situación, las autoridades buscarán impedir que los dos grupos entren en contacto con un importante dispositivo policial.

Por su parte, en Virginia las autoridades declararon el estado de emergencia para ayudar a la movilización de agentes y recursos tanto en la ciudad como en el estado. En Charlottesville se dispuso una importante presencia de agentes de seguridad con patrullajes y vallados en el área circundante al centro, con sólo dos puntos de ingreso para peatones.

Los incidentes de 2017

La red ultraconservadora "Unite the Right" había obtenido en aquel momento autorización para una concentración en Charlottesville en protesta contra un proyecto de la alcaldía de retirar una estatua del general confederado Robert E. Lee. Al culminar la marcha se desencadenaron choques entre los supremacistas blancos y los contra-manifestantes. Ese día Heather Heyer murió cuando un hombre de Ohio, James Fields, embistió con su vehículo a una multitud de contramanifestantes.

Aquella marcha había comenzado el 11 de agosto con cientos de simpatizantes neonazis, hombres portando rifles, lanzando consignas nacionalistas y empuñando antorchas, en escenas que evocaron los mítines racistas del sur de Estados Unidos antes del surgimiento del movimiento por los derechos civiles universales.

La postura de Trump

Tras la protesta y los incidentes, el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, recibió duras críticas por haber establecido inicialmente una equivalencia moral entre ambos grupos de manifestantes, sin condenar directamente a los supremacistas blancos.

Al día siguiente, dijo que había "culpa de ambas partes" por la violencia en Virginia, que los antirracistas llegaron "con palos en sus manos", y consideró que "había muy buena gente en ambos bandos".

Pero ayer, el mandatario expresó su condena a todo tipo de racismo. "Los disturbios en Charlottesville de hace un año causaron muertes insensatas y división", escribió en Twitter. "Debemos estar unidos como nación. Condeno todo tipo de racismo y acto de violencia. Paz para TODOS los estadounidenses", añadió.

Ivanka Trump también se refirió a los incidentes. La hija mayor del republicano dijo en sus redes sociales. "Hace un año en Charlottesville fuimos testigos de una desagradable muestra de odio, racismo, intolerancia & violencia. Mientras los estadounidenses tienen la bendición de vivir en una nación que protege la libertad, la libertad de expresión y la diversidad de opinión, no hay lugar para la supremacía blanca, el racismo y el neonazismo en nuestro gran país".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?