Insaciable: Rafael Nadal ganó el Masters 1000 de Toronto y llegó a los 80 títulos en su carrera

Rafael Nadal campeón del Master 1000de Toronto
Rafael Nadal campeón del Master 1000de Toronto
Sebastián Torok
(0)
12 de agosto de 2018  • 19:19

Todavía tiene el corazón latiendo como una locomotora, el cuerpo sudado y el pelo revuelto tras quitarse la vincha. Rafael Nadal , que acaba de lograr, en Toronto , el título número 80 de su enorme carrera, se desajusta los cordones de la zapatilla izquierda con una mano; con la otra enciende el teléfono celular y empieza a buscar información con mucha curiosidad. La encuentra, deja en paz el aparato por un momento y termina de acomodarse el calzado. Se ríe. Se pasa una mano por el cabello. Toma el fibrón con el que los tenistas suelen firmar el lente de las cámaras de la TV luego de un éxito y cuenta: "Quería ver lo que está haciendo Tiger". ¿Hay otro Tiger que no sea Woods? No, claro que no. El español, fanático del golf y admirador del jugador estadounidense, ostenta tal categoría que se da el gusto de prestarle atención a la definición del PGA Championship cuando el cemento canadiense todavía está caliente. El Nº 1 del ranking está más allá de lo terrenal. Acaba de derrotar por 6-2 y 7-6 (7-4) al explosivo griego Stefanos Tsitsipas para embolsar la 33a corona de Masters 1000 (ostenta el récord; Novak Djokovic lo sigue con 30).

El día de su 20º cumpleaños, Tsitsipas (1,93 metro y 85 kilos, diestro, revés de una mano) tuvo el mayor desafío de su carrera: jugar su primera final de Masters 1000 ante una leyenda como Nadal. Y lo hizo después de convertirse en el tenista más joven en vencer a cuatro integrantes del Top 10 en forma consecutiva. Para alcanzar la definición en Canadá, Tsitsipas batió al austriaco Dominic Thiem (8º) en la segunda ronda, a Djokovic (10º) en los octavos de final, al alemán Alexander Zverev (3º y defensor del título; este resultado le permitió a Juan Martín del Potro llegar al podio del ranking) en los cuartos de final y al sudafricano Kevin Anderson (6º) en las semifinales. "Estoy viviendo un sueño, estoy jugando en un nivel asombroso y lo estoy disfrutando más que nunca. Nunca me hubiera imaginado vencer a cuatro Top 10 en un solo torneo. Es un gran logro para mí", señaló el jugador que empezó la temporada en el puesto 91º y hoy ascendió hasta el 15º.

Para Nadal, que había reaparecido en el circuito en Canadá luego del mazazo anímico que sufrió perdiendo en las semifinales de Wimbledon ante Djokovic después de una batalla tenística y emocional de cinco horas, enfrentarse con un jugador fresco y con confianza como Tsitsipas representaba todo un desafío. Pero el mallorquín ya había batido por paliza al griego esta temporada: en la final de Barcelona, por 6-2 y 6-1. Y durante el arranque de la definición de Toronto pareció que la historia se iba a repetir. Nadal se adjudicó el primer parcial (6-2) con extremada comodidad, ganando el cien por ciento de los puntos con el primer saque y el 88% con el segundo, quebrándole dos veces el servicio a Tsitsipas. Los organizadores del sexto Masters 1000 del año se empezaban a apurar para tener todo preparado para la premiación.

Pero Tsitsipas, con actitud desafiante, demostró coraje y lucha. Nadal sacó para partido (5-4), pero el jugador nacido en Vouliagmeni, al sur de Atenas, le rompió el servicio al español y lo puso en aprietos. Sin embargo, en el tie-break, el líder del ranking superó un set point en contra y logró resolver la situación. "Este título significa mucho para mí. Creo que he jugado muy mal en el final del partido; los nervios me han hecho fallar algunos tiros. Tsitsipas es un gran jugador que seguro va a tener una gran carrera", expresó Nadal, el primer clasificado para la Copa de Maestros de Londres, el exclusivo certamen donde actúan las mejores ocho raquetas del año.

Tsitsipas jamás olvidará su actuación en Toronto. Si ya venía demostrando en el circuito buenas aptitudes para considerarlo un peligro, en Canadá consiguió la graduación. Ya nadie lo enfrentará sin tener los dientes apretados; aquel que lo haga seguramente perderá. "Tuve la semana de mi vida", sentenció el jugador que posee un perfil vinculado con las redes sociales, con su propio canal de Youtube (cuenta con más de 5000 suscriptores). En marzo pasado, en Miami, estuvo envuelto en un escándalo: Daniil Medvedev, furioso, dijo que lo había llamado "ruso de mierda". Pero el griego ya no quiere volver sobre aquello. Su foco está puesto en tratar de seguir evolucionando en el tenis de elite.

"Si me decían que iba a ganar el torneo hace dos semanas, no lo habría creído. Es una gran manera de empezar la temporada de canchas duras. Ganar en Toronto es muy importante. Además, no ganas un Masters 1000 frecuentemente. Es una victoria muy valiosa", añadió Nadal, que se sumó a Jimmy Connors, Roger Federer e Ivan Lendl como los únicos jugadores de la Era Abierta en conquistar 80 títulos.

El zurdo de Manacor iba a ser el primer favorito en Cincinnati y esperaba por el ganador del canadiense Milos Raonic vs. el croata Dusan Lajovic. Pero decidió cancelar su participación en el torneo para cuidar su físico y apuntarle al US Open , donde defiende el título.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.