Excusas

13 de agosto de 2018  

El famoso "se cayó el sistema" ha logrado merecida fama de ser el ícono de las excusas de empresas, bancos, organismos... Es un escudo casi impenetrable: contra esa fatalidad de origen tecnológico, no humano, no se puede hacer nada. Pero debajo de ella hay infinitas justificaciones más para no hacer lo que corresponde, para no brindar el servicio al que se está obligado. ¿Puedo pagar con tarjeta? "Perdón, pedimos el posnet, pero se ve que están faltando", contesta la cajera de un local de comidas en la Capital. Lleva años echándole la culpa al posnet que no llega. A veces agrega: "Esperemos que sea pronto". ¿Reclamo por un pedido no entregado? El abanico de explicaciones es amplio: la lluvia, el tránsito, el empleado que faltó, la dirección mal anotada, la moto que se descompuso. ¿Reclamo a una remisería por un auto que no aparece? Respuesta: "Me dice el conductor que está en zona".

En un hotel marplatense de 5 estrellas que presentaba como jugo de naranja natural uno que era, claramente, artificial, de bidón, la réplica a los que se sentían defraudados tenía cierto toque de sofisticación: "Es jugo natural: es extracto de pulpa". Más sofisticado, al menos, que decir que no se exprimieron las naranjas porque "se cayó el sistema".

TEMAS EN ESTA NOTA