Cuentos de la selva: el centenario de un clásico salvaje

Las ficciones de Horacio Quiroga, protagonizadas por animales, nutrieron la imaginación de muchas generaciones de lectores; autores y especialistas en literatura infantil explican su vigencia
Las ficciones de Horacio Quiroga, protagonizadas por animales, nutrieron la imaginación de muchas generaciones de lectores; autores y especialistas en literatura infantil explican su vigencia Crédito: https://chicos.congreso.gob.ar/
Natalia Blanc
(0)
13 de agosto de 2018  

Cuentos de la selva, de Horacio Quiroga, cumple cien años, y los amantes de la literatura infantil (y de la buena literatura en general) lo siguen recomendando a las nuevas generaciones. Por la fuerza del lenguaje y de las imágenes, por el realismo y la potencia con que plantea los conflictos humanos, el libro es un clásico único y salvaje, de esos que no ofrecen moralejas, sino que hacen de la lectura una experiencia inolvidable.

"La primera edición la publicó la Sociedad Cooperativa Editorial Limitada de Buenos Aires en 1918 con el título Cuentos de la selva para los niños. Muchos de esos textos se habían publicado en revistas como Billiken y Caras y Caretas -dice Pablo Medina, fundador de la librería La Nube y referente de LIJ en el país-. Quiroga no escribió para los niños de Buenos Aires ni para los de Montevideo: escribió para sus hijos Eglé y Darío. Los cuentos son realistas, hablan el lenguaje cerrado, hermético, de la selva. Recuperó el modo, las variantes lingüísticas de la región misionera, donde se cruzan el español con el guaraní y el portugués. Hablar de los Cuentos de la selva es hablar de Misiones, su misterioso paisaje, sus animales y sus hombres en medio de esa naturaleza hostil, difícil y -a veces- impenetrable".

Como dice Ana María Shua, los ocho cuentos que integran el libro "son perfectos, de la más alta calidad". "Los disfruté cuando era chica y los disfrutaron mis hijas treinta años después. Son geniales. La naturaleza es paisaje, pero, también, personaje. Los animales hablan y sienten como personas, pero no están groseramente humanizados. Al contrario, parte del atractivo de los textos es el minucioso realismo con el que se cuentan sus características y sus hábitos: qué comen, dónde viven, cómo cazan, cómo juegan. Quiroga no necesita demorarse en ninguna descripción. Es siempre a través de la acción que el lector se entera de todo lo que necesita saber".

Quiroga, antes del viaje inspirador a Misiones
Quiroga, antes del viaje inspirador a Misiones

Desde que los derechos son de dominio público se publicaron muchas ediciones: ilustradas (Medina rescata la de Alcalá Grupo Editor, de España), económicas para la escuela (Planeta Lector y Grandes Obras de la Literatura Universal, de Norma) y de colección como la edición aniversario de Loqueleo, con ilustraciones de la artista plástica Alejandra Knoll. "Tiene un dossier con textos de Liliana Bodoc y Ricardo Mariño, entre otros. Hay fotos, una biografía muy completa, tapas de ediciones históricas. Vendimos más de 6000 ejemplares solo en el primer semestre porque lo piden de muchas escuelas", cuenta la editora María Fernanda Maquieira. Y agrega: "Es un libro fundamental, que se sigue leyendo porque Quiroga ha construido un universo auténtico, fuerte y emocionante. Gusta a chicos y a grandes porque los hace entrar en una aventura increíble, pero además hay una forma de contar esas historias sin ornamentos, directa y visual, sin ñoñerías ni moralejas. Para su época, Quiroga fue un avanzado, un maestro del cuento".

La periodista y autora Graciela Melgarejo lo leyó por primera vez en el secundario, en la edición de Losada de 1956, "que era de mi padre y que hoy todavía conservo, encuadernada, en la biblioteca". "Más tarde, regalé el libro muchas veces, y por tradición y por gusto siempre en ediciones de Losada -recuerda-. Sé que estos textos perduran porque son perfectos y tan inolvidables como los Cuentos de amor, de locura y de muerte, pero los 'de la selva ' están escritos con amor, ternura y humor".

Sobre la vigencia cien años después, Medina concluye: "Releer hoy en día Cuentos de la selva es un desafío a la imaginación y al placer de encontrarse con uno de los mejores narradores del relato para niños en lengua española".

Tres ediciones para la biblioteca

1956 - Editorial Losada
1956 - Editorial Losada

2010 - Norma
2010 - Norma

2018 - Loqueleo
2018 - Loqueleo

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.