Agricultura Familiar: temen por la continuidad laboral de 600 técnicos

Desde principios de 2016 los despidos en el ámbito de la Secretaría de Agricultura Familiar superan los 300, ahora los rumores plantean la posibilidad de 600 cesantías
Desde principios de 2016 los despidos en el ámbito de la Secretaría de Agricultura Familiar superan los 300, ahora los rumores plantean la posibilidad de 600 cesantías Fuente: Archivo
Dante Rofi
(0)
13 de agosto de 2018  • 11:00

La posibilidad de nuevos despidos en el ámbito de la Secretaría de Agricultura Familiar (SAF) reavivó la incertidumbre entre los técnicos y las técnicas de terreno del organismo, luego de los más de 310 despidos ejecutados por las autoridades del Ministerio de Agroindustria de la Nación desde inicios de 2016, con la última tanda de cesantías en abril pasado.

Desde la Mesa de Coordinación Nacional de la Asociación de Trabajadores del Estado (ATE), rama SAF, dijeron a LA NACION que la noticia de despidos inminentes fue confirmada por los coordinadores provinciales de la SAF de varias provincias. Y que, frente a esa novedad surgida el jueves pasado, "las asambleas de trabajadores han resuelto que mañana se haga una jornada nacional de lucha, con paro de actividades por 24 horas, contra los eventuales nuevos despidos y por la reincorporación de los trabajadores que fueron despedidos con anterioridad".

Agregaron que desde el interior los delegados provinciales "nos transmiten que se están viviendo horas de mucha angustia e incertidumbre" por la cantidad de versiones que circulan. "En algunas provincias los coordinadores no aparecen y donde sí dan la cara cuentan que desde el Ministerio les piden listas de trabajadores prescindibles, que algunos ya las han hecho y que otros no las quieren dar; que el ajuste es un hecho, y que el número sería el que circula, 600 técnicos y técnicas en la SAF, pero que también habría despidos en otras áreas de Agroindustria", señalaron.

Añadieron que en enero de 2016 el cuerpo de técnicos y de técnicas territoriales para atender las necesidades de las comunidades de agricultores familiares de todo el país era de 1300 trabajadores. "Si a los casi 310 despidos ya sucedidos se le agregan 600 bajas más, directamente habrán desmantelado la red de asistencia para los pequeños productores", precisaron.

Encuentro en Catamarca

El viernes pasado, el ministro de Agroindustria de la Nación, Luis Miguel Etchevehere, y el secretario de Agricultura Familiar, Coordinación y Desarrollo Territorial, Santiago Hardie, estuvieron en la provincia de Catamarca para la inauguración de un frigorífico avícola y de una planta de alimento balanceado de cooperativas de agricultores familiares y para entregar fondos del Programa de Desarrollo Rural Incluyente (Proderi) a pequeños productores. En ese ámbito, y frente a los rumores de despidos, los trabajadores de la SAF se manifestaron en el lugar del acto y lograron que dos delegados de ATE se reunieran con los funcionarios nacionales.

"Ellos defendieron el ajuste y repitieron que 'es lo que hay que hacer porque el Estado es una cueva de ladrones' y que nuestro trabajo es 'un peso fiscal que impide que les llegue la ayuda a los pequeños productores'. Esos dichos, además de ser falsos, son la más clara expresión del desconocimiento y del desprecio que sienten por la agricultura familiar quienes hoy están al frente del organismo nacional", dijo a LA NACION Melina Zocchi, delegada de ATE SAF en Catamarca e integrante de la Mesa de Coordinación Nacional, que estuvo presente en la reunión.

La trabajadora marcó el contrasentido de las palabras de los funcionarios, dado que quienes ellos presentan como "una carga" formaron parte de los equipos de trabajo junto con las familias de agricultores familiares que generaron el frigorífico avícola y la planta de balanceado. "De igual modo, parte de los aportes que Etchevehere y Hardie entregaron desde el Proderi contaron con la participación de los trabajadores de la SAF en su formulación. Más aún, uno de los técnicos que trabajó para que los pequeños productores pudieran recibir esos fondos entregados el viernes fue despedido en abril", explicó Zocchi.

Señaló que, durante la charla, Etchevehere "nos dijo claramente que él no está de acuerdo con que el Estado deba tener agentes de asistencia técnica para el sector de la agricultura familiar, campesina e indígena. Resulta evidente que quiere un Estado que sea funcional solo a los intereses del campo que él representa y que el resto desaparezca".

La delegada de ATE indicó que en Catamarca hoy trabajan 35 técnicos y técnicas para asistir a más de 7000 familias de agricultores familiares. "Los reclamos que hicimos el viernes frente a las autoridades no fueron solo por lo que ocurre en la provincia, sino por lo que sucede en el nivel país; por la necesidad de frenar los despidos, y para que se valore el trabajo de quienes estamos en los territorios, a la par de los productores", dijo Zocchi.

Desde ATE SAF Formosa informaron que el coordinador provincial "confirmó que habrá despidos en Formosa y que desde Agroindustria pretenden que la Delegación se transforme en una Agencia, para lo cual están proponiendo quedarse con 16 de los 47 trabajadores que somos actualmente para atender las necesidades de los agricultores familiares de toda la provincia".

Un esfuerzo desde el interior

Así como muchos productores medianos y grandes suelen trabajar en regiones alejadas de los centros urbanos, los agricultores familiares campesinos e indígenas se ubican en el interior más profundo. Para ellos, llegar a los centros urbanos es un esfuerzo que implica mucho tiempo y dinero. De igual modo, lograr conectarse con otros campesinos para trabajar de manera conjunta y mejorar los resultados representa una quimera, tanto como acceder a tecnologías que favorezcan sus procesos productivos, algo casi imposible desde el aislamiento en los territorios.

Para atender esas problemáticas surgió la figura del trabajador "territorial" de la SAF, para romper con el aislamiento de miles de pequeños productores de alimentos, para fortalecer el arraigo y la defensa de sus territorios, facilitarles los trámites con organismos nacionales y provinciales, lograr articular desarrollos comunitarios, acercarles las mejores tecnologías e iniciativas adaptadas a las realidades del agricultor familiar y generar instancias de comercialización de sus productos por fuera del usual circuito de intermediarios.

LA NACION consultó en el Ministerio de Agroindustria sobre la veracidad del rumor sobre nuevos despidos y la respuesta fue: "No hay ninguna definición todavía. No hay nada para informar".

Por: Dante Rofi
Esta nota se encuentra cerrada a comentarios