Suscriptor digital

La crisis no perdona ni a los celulares, que en junio cortaron la racha positiva

El negocio, que ostentaba un alto nivel de inelasticidad, fue impactado por la devaluación y el encarecimiento del crédito
El negocio, que ostentaba un alto nivel de inelasticidad, fue impactado por la devaluación y el encarecimiento del crédito Fuente: Archivo
Sofía Diamante
(0)
13 de agosto de 2018  

Si bien en los últimos años el teléfono celular se volvió un producto casi indispensable, el sector no se quedó fuera de la caída de ventas en junio y julio, explicado por la suba de precios posdevaluación y por el encarecimiento de los planes de financiación que provocaron las altas tasas de interés.

En la Argentina se venden, solamente en el mercado legal, entre 9 y 11 millones de celulares por año, sin contar los teléfonos que compran en el exterior los argentinos y los que se venden en el sector informal. Un número no menor para un país de 45 millones de habitantes. Este año, el segmento finalizará con ventas de 9,8 millones de equipos, estiman en el sector.

El uso del celular se volvió tan necesario que en la industria se habla de un bien inelástico: un producto de primera necesidad que es poco sensible a los cambios de precio. Sin embargo, la dos devaluaciones bruscas del primer semestre impactaron en las ventas, que cayeron en unidades un 16,5% en junio con respecto al mismo mes del año pasado, según datos de la consultora GfK.

En cuanto a facturación por venta de celulares, mientras en el acumulado del primer semestre aumentó un 47% en comparación con los primeros seis meses del año pasado, solamente en junio cayó un 25,2% interanual.

"La realidad es que en junio todo el mercado no fue muy bueno, sacando los televisores, que por ser un año de Mundial tienen otra foto", dice Stefania Gilardenghi, project manager de GfK para el segmento de celulares.

El ticket promedio, por su parte, pasó de crecer un 45% interanual en el primer semestre a caer un 50% en junio. "En cuanto a precios, sabemos que aun en meses en los que el mercado se ajusta hay una participación de los smartphones con un ticket promedio más bajo (un agrupado de varios modelos, en su mayoría 3G, de diferentes marcas), que se mantiene constante o hasta crece un poco su participación cuando el mercado se resiente. Esto explica en parte por qué cuando el volumen se ve afectado al comparar contra junio de 2017 se ve además una disminución del ticket promedio", explica Gilardenghi.

De hecho, los celulares de la gama premium fueron los que más cayeron en unidades en junio, con una baja del 60%, mientras que los de gama alta cayeron 36%; los de gama media, un 22%, y los más bajos, un 11%, según aportó una empresa del sector. "En junio, a pesar de tener al Día del Padre, cuando siempre las ventas crecen un 10% contra mayo, este año cayeron un 20% en unidades. Además, hubo una gran discrepancia entre canales: el de operadoras de telefonía, que trasladó más rápido a precios la devaluación, cayó un 30%, mientras que en el canal retail, que no reflejó los nuevos precios, las ventas bajaron un 2% en comparación con mayo", indicó.

Pero las ventas de celulares no solo cayeron por la suba de precios, sino que también las altas tasas de interés encarecieron también el financiamiento, a pesar de que las ofertas de 12 cuotas se mantienen con fuerza los fines de semana.

"Aparte de venderse menos, los retailers, que normalmente trabajaban con un determinado nivel de stock para abastecer la demanda, lo reducen, porque tener ese inventario significa tener inmovilizada la plata, y no la podés tener inmovilizada con los niveles de interés que hay", explica Federico Hellemeyer, de Afarte (cámara que agrupa a los fabricantes de electrónica), que indica que la producción cayó un 16% en el segundo trimestre del año. "Tuvimos un primer trimestre con alza y el segundo con caída, y si le agregamos los datos de julio aun es peor", agregó.

Por su parte, Germán Greco, gerente general de Motorola, indicó que las ventas "se mantuvieron flat año contra año de enero a junio, aunque se espera una caída en el segundo semestre de entre 10 y 15%". Además, señaló que la industria creció un 22% en 2017 contra el año anterior. "Motorola creció un 102% en volumen puro, lo que nos permitió aumentar el share del mercado de 14 a 22%", dice. Bruno Drobeta, director comercial senior de la división de Mobile de Samsung Argentina, dice que "el mercado de celulares se volvió anticíclico en los últimos dos o tres años, porque es un producto de primera necesidad", e indicó que si bien las ventas no bajaron, pasaron de crecer a un ritmo del 20% a uno del 5% en junio.

"Nuestra proyección es que vamos a terminar en volúmenes similares a 2017, pero invirtiendo en mayores promociones y más comunicación en la segunda parte del año", concluyó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?