Suspenden las licencias y el uso de celulares a policías de Santa Fe

Centro Judicial Penal de Rosario
Centro Judicial Penal de Rosario Fuente: LA NACION
Germán de los Santos
(0)
12 de agosto de 2018  • 22:22

El gobierno de Santa Fe dispuso a través de un decreto la suspensión de las licencias de policías debido a las recientes ataques contra jueces. El martes próximo comenzarán las audiencias de apelación en el juicio contra Los Monos en el Centro de Justicia Penal, que fue tiroteado el sábado de la semana pasada. Toda la zona está cortada al tránsito desde hace siete días.

Esta decisión del gobierno no cayó nada bien en las filas policiales. La medida requerida por el Secretario de Seguridad Pública Omar Pereyra y firmada por el gobernador Miguel Lifschitz establece la suspensión de licencias "ordinarias, extraordinarias o excepcionales", salvo en los casos de mujeres que estén en periodo de lactancia o cursen un embarazo.

El decreto también prohíbe la utilización de teléfonos celulares y cualquier tipo de dispositivos electrónicos en el horario de trabajo para quienes realizan tareas de custodia, seguridad y patrullaje a pie, debiendo cada efectivo dejar esos elementos en la dependencia en que vayan a tomar servicio.

Otro hecho llamativo se produjo el viernes a la tarde en la cárcel de Piñero, donde están detenidos los miembros de la banda de Los Monos. En el penal, que está ubicado a unos 25 kilómetros de Rosario, se produjo un principio de motín, luego de que los internos comenzaron a prender colchones en repudio a las requisas que se incrementaron durante los últimos días. Los incidentes se desencadenaron en el Pabellón N°1, donde dos presos sufrieron quemaduras tras prender fuego unos colchones.

El viernes la ministra de Seguridad Patricia Bullrich anunció que se implementará en Santa Fe, a través del Ministerio de Justicia, un programa destinado a controlar de manera más estricta a líderes de bandas narcocriminales que siguen manejando el negocio dentro de las cárceles.

"Consideramos que las personas que adentro de una cárcel siguen manejando una banda como si estuvieran afuera tienen que entrar en un programa especial, tener restricciones distintas a otros presos cuyo objetivos es la resocialización y que vuelvan a la sociedad sin volver a delinquir", afirmó la funcionaria.

La ministra apunta a los controles sobre las visitas y el incremento de requisas para evitar que los presos tengan teléfonos celulares dentro de los penales, con los que pueden seguir manejando los hilos de las organizaciones criminales.

Bullrich hizo alusión puntualmente sobre el caso del líder de Los Monos, Ariel Máximo Cantero, a quien acusan de ser el ideólogo de los atentados contra los jueces y funcionarios judiciales. Unas horas antes de la llegada de Bullrich se produjo un nuevo ataque al domicilio del padre de la magistrada Marisol Usandizaga, que ya sufrió cuatro atentados.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.