La Feria de Editores cerró con más público, mucho fervor y ventas moderadas

La FED terminó ayer en el Konex y superó las expectativas de los organizadores
La FED terminó ayer en el Konex y superó las expectativas de los organizadores Crédito: Feria de Editores
Daniel Gigena
(0)
13 de agosto de 2018  • 16:05

El cambio de sede de la Feria de Editores, que este año se hizo por primera vez en el Centro Cultural Konex, fue una decisión acertada. "Superó nuestras expectativas", comunicaron los organizadores. El número de asistentes este año casi duplicó el de 2017: de 6000 personas se pasó a 11.000. "Hubo público nuevo y mayor cantidad de expositores. Es muy probable que el año que viene volvamos al Konex", dijo a LA NACION Víctor Malumián, coorganizador de la feria con Hernán López Winne, su socio en el sello Godot.

El catálogo gratuito de expositores, librerías del país y bibliotecas públicas de la ciudad de Buenos Aires se agotó: los cuatro mil ejemplares no fueron suficientes para el público heterogéneo que se acercó a la feria, compró libros y participó de las actividades del encuentro. Tanto la entrevista pública de Flavia Pittella a la filósofa eslovena Renata Salecl como el diálogo entre Claudia Piñeiro y el escritor puertorriqueño Eduardo Lalo, que presentó Historia de Yuké, su nuevo libro publicado por Corregidor, colmaron la sala. "El Caribe ha sido un laboratorio de pruebas para el resto del continente", dijo Lalo. Se refirió también a la cuestión del aborto: "Desde siempre el cuerpo de la mujer ha sido un territorio a conquistar por parte del Estado o de la Iglesia". En la mesa de Corregidor, su novela Simone fue uno de los títulos más vendidos.

El escritor puertorriqueño Eduardo Lalo con Claudia Piñeiro, frente a una sala colmada
El escritor puertorriqueño Eduardo Lalo con Claudia Piñeiro, frente a una sala colmada Crédito: Feria de Editores

Entre los visitantes durante el último día de la feria, estuvieron María Sonia Cristoff, Daniel Guebel, Elvio Gandolfo, Peto Menahem, Martín Kohan y Graciela Speranza con Marcelo Cohen. Todos querían saber si sus libros estaban en las mesas. Estaban, y la literatura argentina actual, según confirmaron varios expositores, estuvo entre lo más buscado de la FED. En la mesa de Mardulce, además de las novelas de Ariana Harwicz y Selva Almada, los lectores se llevaban las novedades firmadas por Damián Tabarovsky ( Fantasma de la vanguardia) y Pablo Maurette ( La carne viva), mientras que en la de la sanisidrense Notanpuan buscaban La lengua alemana, novela de Julieta Mortati, y Cero Gauss, de Denis Fernández. En 17Grises, Una vida en presente, de la narradora Paula Puebla, fue el libro más vendido, y el elegido del sello rosarino Iván Rosado fue Un filósofo, de César Aira. La editorial Muerde Muertos hizo lo mismo con una novela del recordado Alberto Laiseca: Manual sadomasoporno, que tiene ilustraciones de Carlos Marcos. Club 5 Editores, que vuelve a poner en circulación obras que estaban fuera de catálogo, vendió a precio de promoción libros de Esther Cross e Inés Garland. Y en la mesa de Leteo, el sello de Jorge Consiglio y Christian Kupchik, uno de los preferidos por los lectores fue el libro de cuentos de Pedro B. Rey, Katsikas, con ilustraciones de Eduardo Stupía. Interzona presentó en la FED un nuevo título de John Berger, Un séptimo hombre, con fotografías de Jean Mohr; en esa obra publicada por primera vez en 1975, ambos registraron por escrito y con imágenes la existencia precaria de los trabajadores inmigrantes.

Pese a que el público creció, la compra promedio de este año no superó a la del anterior, que había sido de $ 330. Este año, rozó los $ 380. Esto se explica en parte porque los libros de las editoriales independientes no ajustaron los precios al ritmo frenético de la inflación y porque las editoriales ajustaron costos para no llegar con precios elevados en un panorama de caída del consumo. Hubo también grades descuentos. Como dijo Martín Maigua, poeta y editor de Nudista, "lo que pasa en la FED no es un reflejo de lo que pasa afuera, pero hay que alentar encuentros como este". En su mesa, el libro más vendido fue Acá había un río, de Francisco Bitar. Leandro Donozo, editor de Gourmet Musical, confió que había participado de las siete ediciones de la FED y que en 2019 volvería a hacerlo. "Hubo mucha gente, pero no tantas compras", contó. El libro más vendido de su sello, que publica libros para paladares melómanos, fue Días distintos. La fabulosa trilogía de fin de siglo de Andrés Calamaro, de Walter Lezcano.

En pocos días se dará a conocer el resultado de una encuesta realizada entre los lectores el último fin de semana
En pocos días se dará a conocer el resultado de una encuesta realizada entre los lectores el último fin de semana Crédito: Feria de Editores

Responsables de las editoriales chicas que participaron por primera vez de la FED estaban satisfechos, pese a que algunas de ellas no habían llegado a cubrir los gastos de alquiler de la mesa y los costos de estar durante tres días, de 14 a 21, en la feria. No obstante, editoras de sellos recién nacidos como Qeja, que vendió bien la antología de cuentos Narrar lo extraño además de presentar la nueva novela de la tucumana María Lobo ( El interior afuera), o la rosarina Le Pecore Nere, que trajo a Buenos Aires Maternidad intratable, relatos de Luisina Bourband, indicaron que la FED permite mayor visibilidad y presencia de sus libros en un ambiente de entusiasmo y reconocimiento por un trabajo que persiste incluso en una situación económica tan desfavorable como la actual. Para Abre Cultura, que se especializa en publicar contenidos de autores que tienen comunidades en Internet, también fue la primera vez en la FED. La casa editorial de El Gato y la Caja publicó recientemente Cuaderno de escritura, con cien ejercicios para iniciarse en el arte de escribir, a cargo de Natalia Rozenblum.

En pocos días, los organizadores de la feria darán a conocer el resultado de la encuesta que llevó adelante el Grupo de Estudios sobre el Libro y la Edición, coordinado por Alejandro Dujovne. Se conocerán entonces las preferencias de los lectores, las vías por las que se enteran de las novedades editoriales y el dinero que destinan a la compra de libros.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?