Martín Lanatta, en el inicio del juicio: "Era más riesgo quedarse que fugarse"

Juicio a los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci
Juicio a los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford
(0)
13 de agosto de 2018  • 12:34

El mismo día del décimo aniversario del hallazgo de los cuerpos de las víctimas del denominado Triple Crimen de General Rodríguez, múltiple homicidio vinculado con el negocio ilegal de la efedrina, comenzó en la ciudad de La Plata el juicio oral y público contra los hermanos Martín y Cristian Lanatta y Víctor Schillacci, tres de los condenados por los asesinatos, por la fuga del penal de General Alvear que protagonizaron los últimos días de diciembre de 2015.

El debate, a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N° 1 de La Plata, presidido por el juez Juan José Ruiz y que prevé la declaración de 100 testigos, comenzó con la indagatoria de Martín Lanatta. Después de las palabras del acusado se pasó a un cuarto intermedio hasta pasado mañana.

Los acusados fueron trasladados desde la cárcel de Ezeiza, donde están detenidos, por el Servicio Penitenciario Federal (SPF) en medio de un imponente operativo de seguridad. En el edificio de Tribunales, se sumaron las tareas de custodia 15 integrantes del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB).

Al salir de la sala de audiencias los hermanos Lanatta y Schillacci se tuvieron que colocar chalecos antibalas.

"[nos fugamos] porque era más riesgoso quedarse que fugarse. Si no me retractaba de las acusaciones me iban a matar", afirmó Lanatta ante los jueces y los representantes del Ministerio Público.

Juicio a los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci
Juicio a los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Al hablar de "retractarse" de las acusaciones, el condenado a prisión perpetua por los homicidios de Sebastián Forza, Damián Ferrón y Leopoldo Bina se refería a lo que afirmó en una entrevista con el programa de Jorge Lanatta, Periodismo para Todos, donde incriminó en el triple crimen a Aníbal Fernández, por entonces candidato a gobernador por la provincia de Buenos Aires. El funcionario kirchnerista nunca fue imputado ni procesado.

Según fuentes judiciales, Lanatta comenzó su declaración indagatoria halagando al presidente del TOC N°1 de La Plata, que lo interrumpió y le dijo que sus palabras no iban a alivianar su situación procesal.

Pedro Martino, abogado de Lanatta, adelantó que pedirá la absolución.

"Rescato el reconocimiento, allá de los motivos que escrimió, de que se evadieron de la cárcel", afirmó la fiscal Silvina Langone, representante del Ministerio Público en el juicio.

El jueves 28 de septiembre, la fiscal Virginia Bravo solicitó la elevación a juicio de la causa por la evasión de los tres condenados por el triple crimen de la efedrina en General Rodríguez. Junto a ellos será juzgada Susana Elvira Martínez, la suegra de Cristian Lanatta, bajo la sospecha de haber tenido algún grado de participación en la fuga como haberle dado dinero y facilitado una camioneta utilitaria..

La fiscal dio por probado que el 27 de diciembre de 2015 los Lanatta y Schillaci estaban en el sector Sanidad de la Unidad Penitenciaria 30 y a la 1.45 golpearon a un guardia que había ingresado a hacer el recuento.

Luego, lo ataron de pies y manos, lo amordazaron y le robaron los borceguíes, una tricota y las llaves de un Fiat 128 y del penal. Cuando iban a salir por el "túnel" de la prisión, amenazaron con lo que aparentaba ser un arma a otro guardia, que les abrió la reja; fue reducido y atado con precintos.

"Quedate tranquilo, si hacés un movimiento en falso atrás vienen 60 más", lo amenazó uno de los tres; siguieron hasta la oficina de guardia, donde estaba el jefe de turno, al que le colocaron la supuesta arma en la espalda.

Juicio a los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci
Juicio a los hermanos Lanatta y Víctor Schillaci Fuente: LA NACION - Crédito: Santiago Hafford

Antes de ganar la calle redujeron al guardia de la puerta, le robaron una pistola ametralladora con cargador y cartuchos y lo llevaron un par de cuadras mientras uno de ellos hablaba por celular y gritaba: "¡Dónde estás, dónde estás, hacé señas de luces!". Unos metros más allá, finalmente, ataron al guardia, subieron a una camioneta 4x4 negra doble cabina y escaparon.

La triple fuga causó conmoción y fue la primera prueba de fuego para María Eugenia Vidal, que había asumido 17 días antes. Los evadidos se convirtieron en los delincuentes más famosos de la Argentina y a las fuerzas policiales provinciales y federales les demandó dos semanas recapturarlos en Cayastá, Santa Fe.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.