Los postres de frutas ¿son más sanos que los que tienen chocolate o dulce de leche?

Las frutas son siempre el postre preferible, pero no tenés por qué olvidarte de otras alternativas
Las frutas son siempre el postre preferible, pero no tenés por qué olvidarte de otras alternativas Crédito: Stocksnap.io
Sofía Orsay
(0)
13 de agosto de 2018  • 13:22

¿Flan con dulce de leche o torta de manzana? ¿Galletita de chips de chocolate o de avena y pasas? Si te estás cuidando, es probable que tiendas a elegir la segunda opción, por parecer más saludable o menos calórica, incluso si preferías la primera.

El problema: no solo es posible que nos equivoquemos al elegir el postre más sano, sino que, además, ¡nos quedaríamos con las ganas de probar el que nos tentaba!

Para que no te pase, dos nutricionistas nos enseñan a disfrutar del postre, eligiendo la mejor opción.

Postre, ¿sí o no?

A la hora de mantener una dieta saludable, ¿vale comer postre? Para la nutricionista y magíster en efectividad clínica Giselle Balaciano, disfrutar de algo dulce está permitido en todos los almuerzos y cenas. Eso sí: "siempre pensando que la gran mayoría de los postres van a ser frutas o yogures. Estos alimentos tienen un aporte importantísimo de vitaminas, minerales y fibra", sostiene.

Por eso, la experta propone optar principalmente por frutas y, de vez en cuando (unas dos veces por semana), elegir algo dulce que nos tiente mucho. "Como regla fundamental, lo que elijamos para darnos un gustito nos debe dar placer", dice.

Una torta de chocolate, un postre siempre tentador
Una torta de chocolate, un postre siempre tentador Crédito: Stocksnap.io

Que sea muy (pero muy) rico

La comida no solo cumple el rol de nutrirnos, sino que también tiene una parte placentera que es importante saciar, según Balaciano. Y cuando buscamos postre, buscamos justamente eso.

Pero para cuidarnos, a veces comemos algo que nos parece menos calórico que lo que nos gusta, y después seguimos con ganas de eso que nos tentaba. "Comemos dos postrecitos light, en lugar de un chocolate y, más tarde, ¡también nos terminamos comiendo el chocolate! Por eso, es mejor comer lo que realmente nos tienta, en su justa medida", dice.

"Todo está permitido. Lo importante son las porciones y la frecuencia", agrega el nutricionista especializado en deportes y obesidad Javier Rodríguez. "Si el sábado como una porción de cheesecake y el domingo vuelvo a alimentarme bien, no pasa nada. El problema ocurre cuando tenés la torta en la heladera y comés todos los días", explica.

Ante la duda, una fruta
Ante la duda, una fruta Crédito: Stocksnap.io

¿De frutas o de chocolate?

El lemon pie, la tarta de frutillas, el budín de banana. ¡no necesariamente serían más sanos que una torta de chocolate y dulce de leche! "La torta de manzana, por ejemplo, tiene azúcar, huevo, manteca. Es equivalente a una mousse de chocolate, porque la diferencia de calorías es mínima. Mejor elegir lo que más nos guste", afirma Balaciano.

Otro dato importante: lo "light" no siempre es mejor. "Light significa 'reducido en'. Entonces, puede ser que el producto tenga menos sodio, grasa, calorías o azúcares. Siempre es importante considerar a costa de qué algo es light. ¿De procesos químicos que pueden alterar el sabor del alimento?", advierte.

Además, ofrece dos claves importantes a la hora de elegir algo rico:

  • Ojo con lo que compramos en la dietética buscando bajar de peso. Que un postre esté hecho de harina de algarrobas, no quiere decir que tenga menos calorías, porque para compensar suele tener más azúcar.
  • Los panificados integrales suelen tener más grasa, porque son más secos. Por eso, no siempre son más sanos.

Vale comer una torta de vez en cuando, siempre que no se transforme en el postre de todos los días
Vale comer una torta de vez en cuando, siempre que no se transforme en el postre de todos los días Crédito: Stocksnap.io

6 estrategias para disfrutar de un rico postre, sin culpa

  • Para todos los días elegí frutas, ensalada de fruta, brochettes, compota y frutas asadas, sin agregados de azúcar, sugiere Balaciano.
  • También podés "sacarte el gusto" de algo rico, preparando recetas con menos calorías, dice Rodríguez. Buenos ejemplos son los "coquitos saludables", hechos con coco rallado, huevos, azúcar mascabo y leche descremada, o los muffins de avena caseros, con dulce de leche sin azúcar.
  • Dos veces por semana elegí algo que te encante, sea lo que sea. "Puede ser una golosina, un postre de chocolate, o lo que más placer te brinde, y medite en la cantidad", agrega.
  • 4. Si salís a comer afuera, compartí el postre.
  • 5. Si te vas a dar un gusto, que sea como reemplazo de la fruta de siempre. "No vale comer primero una fruta y luego un flan con dulce de leche", advierte la nutricionista.
  • Buscá buena calidad en lo que te guste, independientemente de si es orgánico, natural, de la dietética, o si es light. Si podés prepararlo en casa para saber qué ingredientes contiene, mejor.

Las frutas son siempre el postre preferible, pero no tenés por qué olvidarte de otras alternativas
Las frutas son siempre el postre preferible, pero no tenés por qué olvidarte de otras alternativas Crédito: Stocksnap.io

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.