Cristina Kirchner y el recurso de la tierra arrasada

Sergio Suppo
Sergio Suppo LA NACION
(0)
14 de agosto de 2018  

Contra las cuerdas, o, mejor, contra los cuadernos, el kirchnerismo desafía y salta por encima del "ver para creer", la milenaria máxima de Santo Tomás. Lo que parece negación es en realidad un plan para sepultar las desgracias propias en un derrumbe. Es lo que explica que desde hace varios días, pero en especial desde que la crisis turca repuso la tensión cambiaria en la Argentina, las redes sociales hayan sido saturadas de datos falsos, alertas fatales y cataclismos inminentes.

Ayer, cuando el dólar se acercó a los $31, varias de las primeras figuras del kirchnerismo anunciaron que se había implantado un cepo cambiario. Esa certeza fue replicada por centenares de militantes. No hay tal cepo, ni tampoco un corralito, pero el intento de instalación de una situación tenebrosa en medio de un momento crítico no hace otra cosa que retratar la desesperación del kirchnerismo por la causa de los cuadernos de las coimas.

En el apuro por inventar malas noticias o, como mínimo, potenciar las ya existentes, la gente de la expresidenta no reparó en que durante varios años el cepo fue defendido como una medida revolucionaria contra la "voracidad burguesa" de los ahorristas. El límite al ahorro en dólares y la cotización artificial que creó un dique cambiario peligroso fue celebrado en el discurso del "abuelito amarrete" que Cristina Kirchner dedicó a un jubilado que pretendió comprarle US$100 a un nieto.

El kirchnerismo quedó expuesto por la celebración de desgracias ajenas que, para peor, resultaron inventadas. En un momento bisagra, tal vez irrepetible, el discurso defensivo que baja Cristina se parece a la estrategia rusa de la tierra arrasada. Esa lógica puede resumirse así: cuando los tribunales se le vienen encima, siempre será mejor que a Macri se le derrumbe la economía y, con ella, el mismo gobierno.

Si el país pudiese mirarse a distancia, podría verse a una administración buscando hacer pie y apelando al recurso de ganar credibilidad global apoyada en el bastón de los organismos de crédito. Mientras el Gobierno busca capear una larga crisis cambiaria que se le convirtió en económica y le amenaza el futuro político, una parte importante de la oposición juega a multiplicar la desconfianza. ¿Y el resto del peronismo? Calla y espera mientras Macri busca la credibilidad perdida y Cristina hace todo lo posible para dinamitarla.

El Presidente suele repetir que en los días más tensos de lo que él llama "tormenta" miraba con atención el comportamiento de los pequeños ahorristas. Es ese público el que azuzó el kirchnerismo desde Twitter y Facebook con noticias falsas montadas sobre datos críticos y ciertos.

No es casualidad. La realidad mezcla la inquietud por el dólar con la situación judicial de la senadora. Al mismo tiempo que el kirchnerismo anunciaba el regreso del cepo, Cristina se presentaba en Comodoro Py para recusar al juez y al fiscal que la investigan como presunta jefa de una asociación ilícita, para descalificar al periodista que reveló el caso y para pedir que también sea citado Macri. Fuego y contrafuego. Incendiar la economía y protegerse de las llamas, arrastrando a su condición de acusada a su principal adversario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.