En la mira: la Superliga, golpeada por los vicios de siempre

Fuente: Archivo
Alejandro Casar González
(0)
13 de agosto de 2018  • 23:59

Desde hace un año, la Superliga intenta potenciar la imagen que da el fútbol argentino al mundo. Su objetivo es parecerse en algunos años a la Liga Premier, de Inglaterra, o a la de España, que generan miles de millones de dólares por los derechos que pagan desde el exterior. Hacia allí apuntaron al crear el horario del domingo a la mañana. Claro que campos de juego en estados como el de Huracán representan un retroceso en ese camino. Una historia empezó a construirse desde anteanoche.

El pésimo estado del césped del estadio Tomás Adolfo Ducó hará que la Superliga le abra un sumario administrativo a Huracán. Los encargados del trámite serán los integrantes del comité de licencias de la liga de primera división. El procedimiento es simple: le darán cinco días de plazo al club de Parque Patricios para que explique las razones por las que el césped de su estadio lució tan mal. Con todos los argumentos del caso, los integrantes del tribunal emitirán su veredicto. De acuerdo a lo que pudo reconstruir la nacion, el Globo "se expone a una fuerte multa", según avanzaron fuentes de la Superliga.

El expediente administrativo pudo haberse iniciado de oficio, pero las autoridades de la Superliga recibieron el reclamo de la cadena Fox -una de las dueñas de los derechos de TV, que transmitió el encuentro-. La señal televisiva protestará por escrito por la imagen que brindó a sus abonados. La carta de Fox dará origen a la investigación interna de la Superliga.

Los cuatro gerentes legales de la Superliga (Diego Lennon, Mariano Clariá, Marcelo Deluca y Gonzalo Mayo) estudiaron junto al gerente de Licencias, Facundo Cino, si Huracán había infringido alguno de los puntos del reglamento de la Superliga. Las mejoras en infraestructura no están incluidas en los llamados "criterios A", que todos los clubes de la elite del fútbol argentino deben cumplir. En lo relacionado con el estadio y el campo de juego, el reglamento de competencias de la Superliga se complementa con el Reglamento General de la AFA. En su artículo 74 está la respuesta. Dice el inciso 1.2 (que se refiere a las características topográficas del campo de juego): "Superficie uniformemente plana y nivelada; césped: debe cubrir la totalidad de la superficie; drenaje: se debe dotar al campo de un sistema apropiado de drenaje".

Huracán tiene sus propias respuestas, que trasladará a la Superliga en cuanto se lo pidan. Según contaron desde Parque Patricios, la cancha "no pudo recuperarse de los recitales de La Renga". La banda de rock tocó en el Ducó... en agosto de 2017. Pero el césped se vio "muy mal" mucho tiempo después: en el partido con Boca (el 12 de mayo pasado) y "aún peor" en el entrenamiento con público del seleccionado antes de partir al Mundial de Rusia (el 27 de mayo). Así, las autoridades encararon el resembrado del césped, que incluyó la remoción de tierra en muchos sectores donde el pasto no crecía. Pero, según los dirigentes de Huracán, "no se llegó a tiempo con el resembrado, porque la lluvia empeoró todo". Como consecuencia del mal estado del campo, Huracán tomó una medida: contrató como asesor a Roberto Antonio, el ingeniero agrónomo que cuida la cancha de Defensa y Justicia -una de las mejores de toda la Superliga-.

El Globo tendrá que trabajar contra reloj si no quiere sufrir una mudanza en su localía: su próximo partido de local, dentro de dos semanas, es contra Boca. Jugarán el domingo 26, a las 20, por la tercera fecha de la Superliga. Como el domingo pasado, el partido se verá por la señal premium de Fox Sports.

"Hasta ahora no nos pidieron ningún descargo", protestó ayer Luis Sasso, vicepresidente de Huracán. El directivo del Globo añadió: "Me parece muy extraño que piensen en sancionarnos sin darnos la oportunidad de una defensa. Algo está claro: si River ganaba no estábamos hablando de esto". Enojado por la situación, Sasso agregó: "Acá se mezclaron algunas cosas. La cancha se ve mal, pero estaba húmeda. No recuerdo que estuviera desnivelada. Sí tenía dos o tres manchones con arena. Boca y River tuvieron las canchas en las mismas condiciones y a nadie se le ocurrió imponerles ninguna sanción", recordó. Le asiste la razón: tanto el Monumental como la Bombonera pasaron por crisis verdes que recién pudieron sortear cuando el resembrado del pasto estuvo listo.

"Acá se mezclaron algunas cosas -razonó Sasso-.El fútbol argentino tiene muchas deudas con la imagen que da. Damos pena con otras cosas más graves. En España me preguntan cómo es posible que se juegue sin visitantes, o que tengamos a las barras bravas enquistadas en la cancha. El estado del campo de juego evidentemente perjudicó más a River que a Huracán. Y se mezcla el hecho de que Huracán le planteó un partido de combate y eso a River le cuesta", concluyó Sasso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?