Como en el traumático 2001, Turquía vuelve a golpear a la Argentina

José Luis Brea
José Luis Brea LA NACION
(0)
14 de agosto de 2018  

"¿La crisis turca de 2001? Uh, la verdad que mucho no me acuerdo...". La frase se repite, con lógicos matices, entre analistas y exfuncionarios ante la consulta de LA NACION. Es cierto que el tiempo transcurrido ayuda al olvido, pero también parece haber algo de mecanismo de defensa ante un episodio que solo trae recuerdos traumáticos. Al igual que ahora, la fuerte devaluación de la lira turca hace 17 años y medio golpeó a todos los mercados emergentes, pero en la Argentina el castigo se sintió aún más fuerte y dio paso al año más dramático de su historia reciente.

El comienzo de 2001 le había traído al gobierno de Fernando de la Rúa cierta calma, producto de la breve luna de miel que había proporcionado el anuncio del blindaje financiero por casi US$40.000 millones, en diciembre de 2000. Esa sensación de alivio fue la que hizo que el entonces ministro de Economía José Luis Machinea decidiera tomarse una semana de vacaciones tras 15 meses de trabajo ininterrumpido. En eso andaba, en una estancia de Villa La Angostura, localidad donde actualmente suele vacacionar el presidente Mauricio Macri, cuando una crisis lejana le arruinó el descanso.

El 21 de febrero, Turquía abandonó la fijación del tipo de cambio y dejó que su moneda, la lira, flotara libremente, lo que provocó una abrupta devaluación del 30%. A partir de entonces los inversores empezaron a irse a los mercados desarrollados en busca de seguridad y la volatilidad financiera se extendió a todo el mundo emergente, aunque la Argentina llevó la peor parte.

Veían similitudes con la situación turca: ambos países tenían un déficit importante de cuenta corriente, un reciente acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (en el caso turco, también de fines de 2000) y un tipo de cambio fijo. Turquía había tenido que abandonarlo a la fuerza. La Argentina llevaba 10 años de convertibilidad.

El gobierno argentino entonces tuvo que salir a las apuradas a intentar marcar diferencias, pero los mercados no distinguían. Empezaron a plantear dudas sobre la capacidad real de pago de la deuda por parte de la Argentina. El riesgo país, indicador que pronto empezaría a seguirse a diario como si fuera la hora o la temperatura, oscilaba por entonces entre 720 y 740 puntos, un nivel en el que volvió a colocarse en los últimos días (ayer cerró en 748).

Machinea se vio forzado a dar una curiosa conferencia de prensa remota desde el sur a través de un teléfono del Palacio de Hacienda puesto en manos libres. Los periodistas se arremolinaban en torno del aparato y lo bombardeaban con preguntas. El entonces ministro confiaba en que el cimbronazo pasaría en unos meses y que el país resistiría gracias al blindaje. Incluso prometió una gira por el exterior para explicarles a los inversores las diferencias entre la Argentina y Turquía. Circunstancias disímiles que seguramente también el gobierno de Macri querrá dejar bien claras ahora en esta crisis turca modelo 2018. Pero aquella misión de Machinea nunca llegó a concretarse. Una semana más tarde, presentó su renuncia ante el presidente De la Rúa. Días después, asumía como ministro Ricardo López Murphy, y semanas más tarde, Domingo Cavallo.

Tanto la Argentina como Turquía tuvieron un 2001 muy difícil. En el primer caso, la economía cayó ese año 4,5%, con deterioro de todos los indicadores económicos y sociales; en el segundo caso, con una baja del PBI aún mayor, del 6%.

En 2002, en cambio, ya con Eduardo Duhalde presidente, cuando nuestro país aún atravesaba la debacle -que llevó a un desplome del producto del 10,9%-, Turquía empezaba a ver la luz: creció 6,4%. El año siguiente encontró a ambos países en franca recuperación. La economía argentina, con Néstor Kirchner en la presidencia, cerró 2003 con una expansión del 8,8%; la turca, con el actual presidente, Recep Tayyip Erdogan, como nuevo primer ministro, con un avance del 5,6%. En diciembre de ese año, a la lira le eliminaron seis ceros.

Caminos similares

Los caminos de las dos naciones siguieron muy emparentados, con fuerte crecimiento económico todos los años, solo interrumpido por la crisis global de 2008/2009. La recuperación llegó para ambos en 2010. Turquía creció hasta el año pasado; en cambio, en la Argentina, según las revisiones que hizo recientemente el Indec, el PBI cayó en 2012, 2014 y 2016. Ahora están otra vez unidas por la desconfianza de los inversores globales, que miran las tendencias negativas de ambos, en particular el déficit de cuenta corriente, del 6% en el caso turco y del 5% en el de la Argentina, y del déficit fiscal, del 3,5% en Turquía y del 2,7% aquí, según lo comprometido con el FMI para 2018.

En cuanto a la inflación , en diciembre de 2017 había llegado en Turquía al 10% interanual; en junio era del 15%, y durante el próximo trimestre se espera que alcance el 20%, según datos de la consultora Fimades. La actividad económica acusa una fuerte desaceleración: finalizó 2017 con un alza de 7,4% y en el primer semestre de este año creció 2,1%. La tasa de interés, durante muchos años en un nivel del 8%, está ahora en 17,75%. La Argentina también muestra tendencias negativas similares en materia de inflación, actividad y tasa de interés.

La devaluación de la moneda local es otra de las cosas que emparientan a Turquía y la Argentina. Entre mayo y junio pasados, la lira se depreció entre 25% y 30%, según datos de Fimades, mientras que el peso resignó 45% de su valor. Para comparar, el resto de las monedas de mercados emergentes se devaluaron, en promedio, un 8,5%.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.