Durísima contra las formas y nada del fondo

Fuente: LA NACION - Crédito: Emiliano Lasalvia
Paz Rodríguez Niell
(0)
14 de agosto de 2018  

Cristina Kirchner fue durísima contra las formas del proceso. Claudio Bonadio es un "juez enemigo", se adjudicó esta causa "a dedo" y la armó como un "expediente mellizo" de otro anterior, que tiene Julián Ercolini, al que debió haber remitido los cuadernos. También con Mauricio Macri : integrante de una familia que es "la quintaesencia de la patria contratista", patria que sí cartelizó la obra pública desde la última dictadura. Y hasta con Diego Cabot, el periodista que dio con las pruebas que sacudieron la causa: armó un "grupo de tareas" contra ella.

Pero Cristina Kirchner no dijo ayer ni una sola palabra sobre el contenido de los cuadernos .

Sobre los bolsos y las rutas de las coimas que dejó anotadas el chofer Oscar Centeno y que en la carrera por evadir la cárcel van confesando, cada vez con más detalles, los empresarios involucrados en las recorridas de los cobradores por la ciudad.

Cristina Kirchner tiene argumentos para creer que Bonadio está empeñado en llevarla a la cárcel. Es el juez que la mandó a juicio por haber firmado el memorándum con Irán -caso en el que pidió su primer desafuero- y por sus políticas con el dólar futuro.

La llegada de Cristina a Comodoro Py - Fuente: C5N

1:25
Video

Pero esta vez el juez tiene pruebas directas de una gigantesca trama de corrupción de una entidad nunca vista. Y día tras día suma más.

Primero, fueron los cuadernos; después, la ratificación de su autor. "En la época de Cristina Kirchner también llevábamos los bolsos con dinero. En estas ocasiones se la veía a ella en jogging, que desde la casa donde vivía se cruzaba hasta el chalet donde se dejaba el dinero", dijo Centeno.

Por último, las admisiones de los propios protagonistas de los pagos. Relatos en primera persona. Lo más inusual es que algunos fueron "fuego amigo" -o examigo-, como la confesión de Carlos Wagner, expresidente de la Cámara Argentina de la Construcción, que fue durante años uno de los empresarios más elogiosos del kirchnerismo. En su nuevo rol de colaborador de la Justicia, Wagner dijo que la expresidenta estaba al tanto de todo lo que pasaba y que sabía al detalle cómo marchaba la recaudación entre los empresarios.

Ni siquiera su propio gabinete cerró filas con ella. Juan Manuel Abal Medina , jefe de ministros entre 2011 y 2013, reconoció que Roberto Baratta reunió fondos "informales" para la campaña de 2013 . Aunque dijo que él siempre había entendido que eran aportes voluntarios y "de ninguna manera exigidos bajo coerción".

Así se iba Cristina Kirchner de Comodoro Py, tras presentarse ante Bonadio

1:06
Video

"El confesionario del padre Carlos atiende las 24 horas", dijo ayer un fiscal en referencia al despacho de Stornelli . Anoche, un exultrakirchnerista como Claudio Uberti eligió esa oficina como el lugar para ponerles fin a sus días de prófugo de la Justicia.

Cristina Kirchner insistió ayer en la denuncia del forum shopping para pedir la nulidad de la causa o, al menos, el cambio de juez. Los cuadernos entraron en este expediente -que Bonadio instruía desde hacía tiempo- porque allí se estaba investigando ya a Centeno, explican los investigadores. Este caso se inició por una denuncia de presunta corrupción en la compra de gas licuado.

La expresidenta y su abogado dijeron en sus escritos que primero Bonadio había formado dentro del caso un "incidente" separado para investigar el contenido de los cuadernos y que después le había dado a ese incidente carácter (y número) de expediente independiente, sin enviarlo a sorteo.

Ninguno de los consortes de Cristina Kirchner que hacen fila para "colaborar" con Stornelli parece confiar en que la denuncia del forum shopping vaya a modificar su suerte.

En cuanto al destino de la expresidenta, si la Cámara Federal no corre a Bonadio de la causa, él va a procesarla como jefa de una presunta asociación ilícita, el delito del que la acusa. Si lo hace, será con prisión preventiva, pero esa prisión solo podría hacerla efectiva el Senado , aprobando su desafuero.

Por ahora, la política no le factura a Cristina Kirchner el costo de esta nueva causa y la "doctrina Menem" se mantiene intacta: los senadores no permitirán una detención sin condena firme. Hoy, la expresidenta tiene una preocupación menos que sus compañeros de causa. Ella parece lejos de la cárcel.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.