Cóndor de Plata: los premios del cine se tiñeron de verde

Noche de premios y sororidad, en la entrega de los Cóndor de Plata
Noche de premios y sororidad, en la entrega de los Cóndor de Plata Crédito: Gerardo Viercovich
María Fernanda Mugica
(0)
14 de agosto de 2018  • 10:16

El color de la noche de los premios Cóndor de Plata fue el verde. Se vio en la blusa de Érica Rivas , en el vestido de Moria Casán y en los pañuelos atados a muchas muñecas. La tendencia no es el resultado del capricho de un diseñador, ni sacada de la semana de la moda de Nueva York, es el símbolo de una lucha que la comunidad del cine argentino parece apoyar a pleno.

La ceremonia en la que se entregaron los premios de la Asociación de Cronistas Cinematográficos de la Argentina estuvo repleta de discursos con carga política, tanto referidos a la ley de interrupción voluntaria del embarazo y la reivindicación de los derechos de la mujer como a la situación actual de la producción de cine en el país.

Moria Casán junto a su hija, que recibió un premio por su trabajo en Alanis
Moria Casán junto a su hija, que recibió un premio por su trabajo en Alanis Crédito: Gerardo Viercovich

La gran ganadora de la noche fue Zama, de Lucrecia Martel, que se llevó los premios a mejor película de ficción; mejor dirección; mejor guion adaptado; mejor fotografía a cargo del portugués Rui Pocas; mejor sonido para Guido Beremblun; mejor diseño de vestuario a cargo de Julio Suárez, mejor diseño de arte para Renata Pinheiro y compartido con Mercedes Alfonsín por Los que aman odian; y mejor maquillaje y peluquería para Marisa Amenta y Alberto Moccia.

"Quiero dejarles una frase de una salteña que nos va a hacer bien a todos -dijo Martel, al subir al escenario para aceptar el último premio de la noche-. Quizás de la salteña más valiente que no pude conocer. Valiente como las madres de los pañuelos blancos y las chicas de los pañuelos verdes. La frase nos va a servir, vamos a salir de acá todos contentos: 'Ser libres, ser fuertes, ser desobedientes, ser'. Dedico este premio a Lohana Berkins, una líder, una luchadora travesti salteña que es un ejemplo para todos los salteños".

La directora ya había dedicado el premio al guion adaptado a la gente de su provincia, mirando directamente a la cámara para mandarles un mensaje en el que decía que no van a bajar los brazos hasta "que sea ley", la misma frase que se repitió varias veces en el escenario, como un mantra, durante toda la noche.

Inés Estévez ofreció un número musical durante la ceremonia
Inés Estévez ofreció un número musical durante la ceremonia Crédito: Gerardo Viercovich

La lucha feminista estuvo presente en todo: desde la canción de El color púrpura que Inés Estévez , que llevaba un vestido de lentejuelas verde, eligió para cantar al principio de la ceremonia; pasando por el recuerdo de Loren Acuña, la ganadora del premio a revelación femenina por Madraza, de la fuerza que le dio su madre antes de morir; Sabrina Farji comentando que sólo hay un 27 por ciento de directoras y pidiendo un aplauso de pie de todas las mujeres de la industria para festejarse a sí mismas; y el reclamo de la productora Vanesa Ragone para que el año que viene haya más directoras de fotografía nominadas; entre otros.

Las actrices ganadoras también dedicaron su discurso al tema de los derechos de la mujer. Érica Rivas y Marilú Marini recibieron el premio ex-aequo a mejor actriz de reparto, por La cordillera y Los que aman odian, respectivamente. "Vamos a seguir hablando; vamos a hacer películas para las pibas; vamos a seguir denunciando la violencia -dijo Rivas, haciendo casi una declaración de principios en la que también apuntó contra el ajuste en el INCAA y el FMI-. Vamos a seguir poniendo nuestro arte al servicio de este nuevo mundo que estamos creando entre todos, todes, todxs".

"Vamos a seguir hablando; vamos a hacer películas para las pibas; vamos a seguir denunciando la violencia", aseguró Rivas
"Vamos a seguir hablando; vamos a hacer películas para las pibas; vamos a seguir denunciando la violencia", aseguró Rivas Crédito: Gerardo Viercovich

Cuando le tocó el turno de recibir el premio a mejor actriz a Sofía Gala Castiglione por Alanis, de Anahí Berneri, apareció espontáneamente Moria en el escenario para felicitarla y se dio un momento divertido entre madre e hija "peleando" por la atención del público. Aunque no fue tan curioso como cuando Martel se sacó una selfie con Moria en el escenario, una postal de unión femenina más allá de las diferencias.

"Hace casi un año cuando me dieron un premio en San Sebastián dije que el futuro era nuestro -dijo Castiglione en su agradecimiento-. Esto está pasando tan rápido, somos tan fuertes y poderosas que el futuro ya llegó y es feminista. Que sea ley".

Moria Casán junto a su hija, que recibió un premio por su trabajo en Alanis
Moria Casán junto a su hija, que recibió un premio por su trabajo en Alanis Crédito: Gerardo Viercovich

Diego Lerman fue el protagonista de un momento incómodo cuando ganó el premio de Signis, la oficina católica para la comunicación, por su película Una especie de familia, que también fue elegida como mejor guion original, compartido con Nadie nos mira, de Julia Solomonoff. El director agradeció el reconocimiento pero no dudó en sentar su posición diciendo que "sería importante separar la Iglesia del Estado", algo que Solomonoff también repitió al subir al escenario.

El punto máximo de los discursos políticos llegó con el homenaje a La hora de los hornos, de Pino Solanas. Los aplausos acompañados por una ovación de pie con los que el público reunido en el CCK recibió al cineasta tuvieron causas cinematográficas pero también políticas.

Noche de premios y sororidad, en la entrega de los Cóndor de Plata
Noche de premios y sororidad, en la entrega de los Cóndor de Plata Crédito: Gerardo Viercovich

"No puedo dejar de expresar mi honda preocupación y mi serio reclamo a la conducción del INCAA -dijo Solanas-. No pueden dejar de cumplir con la ley de cine. No pueden tomar fondos del Instituto colocarlos en plazos fijos cuando hay películas sin terminar. En los 90 como diputado fui parte del grupo con realizadores como Luis Puenzo y otros productores con quienes trabajamos para abrir y engrosar el fondo de fomento cinematográfico. Se consiguió que la cuarta parte de los que pagan de canon las televisoras fuera a ese fondo, que también se constituye con el diez por ciento de impuestos que pagan los espectadores de todas las películas. Ese fondo es sagrado. También estoy muy preocupado de que se privilegien las grandes producciones. No, nosotros construimos una ley de cine para asegurar la pluralidad y para que los jóvenes realizadores y los autores tuvieran la independencia y libertad de escribir, pensar, soñar y realizar la película que quieren hacer. Ese cine hoy es el más olvidado".

Solanas también se refirió a la ley de interrupción voluntaria del embarazo, de la que fue férreo defensor en la sesión del 8 de agosto en el Senado. "Después de haber visto tanto verde en la sala, felicito y quiero compartir este premio de La hora de los hornos porque ese espíritu de rebeldía por ampliar los derechos, por acabar con la represión, el miedo y por una Argentina más democrática y libre; ¡bravo, chicas! Va a ser ley".

Los pedidos por la protección y el fomento al cine nacional fueron otra constante en los discursos de agradecimiento de varios de los ganadores. Uno de ellos fue Leonardo Sbaraglia, ganador por su trabajo en El otro hermano, de Israel Adrián Caetano, del premio a mejor actor, compartido con Jorge Marrale, por su labor en Maracaibo. El actor, que se encuentra trabajando en España, envió un discurso por medio de su madre, Roxana Randón, en el que felicitó al cine argentino por las cifras de público que está cosechando y expresó su deseo de poder seguir haciendo películas como la que le valió el premio.

La Asociación de Cronistas celebró la trayectoria de la actriz Thelma Biral
La Asociación de Cronistas celebró la trayectoria de la actriz Thelma Biral Fuente: LA NACION - Crédito: Gerardo Viercovich

En lo que respecta a las nominaciones y los premios, hubo nominadas muy valiosas que se fueron con las manos vacías o un solo premio, como El futuro que viene y Temporada de caza, que se llevó el de revelación masculina para Lautaro Bettoni. La novia del desierto, de Ceclia Atán y Valeria Pivato, se quedó con el premio a mejor opera prima, mejor música original, a cargo de Leo Sujatovich, y el de mejor actor de reparto para Claudio Rissi. Pablo Barbieri recibió el premio a mejor montaje por El otro hermano, Un gallo para Esculapio, de Bruno Stagnaro fue elegida como el mejor audiovisual para plataformas digitales y c uatreros, de Albertina Carri como mejor documental. El otro lado de la esperanza, de Aki Kaurismaki, y Manchester junto al mar, de Kenneth Lonergan fueron las películas en lengua extranjera premiadas y el premio para la mejor película Iberoamericana fue para Aquarius, de Kleber Mendonça Filho. Además de estos premios, la Asociación de Cronistas celebró la trayectoria de la actriz Thelma Biral, el actor Víctor Laplace y el historiador César Maranghello, quienes recordaron en el escenario a quienes los ayudaron a construir sus brillantes carreras.

Jazmín Stuart, con el pañuelo verder
Jazmín Stuart, con el pañuelo verder Fuente: LA NACION - Crédito: Gerardo Viercovich

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios