La empresa de la mujer de De Vido comenzó a perder plata cuando su marido dejó el poder

Alessandra Minnicelli, esposa de Julio De Vido. Su empresa Fonres perdió plata en 2016 por primera vez desde 2008, cuando fue creada.
Alessandra Minnicelli, esposa de Julio De Vido. Su empresa Fonres perdió plata en 2016 por primera vez desde 2008, cuando fue creada. Fuente: Archivo
Pablo Fernández Blanco
(0)
17 de agosto de 2018  • 10:30

La cercanía al poder suele generar buenos negocios, según una verdad no escrita que maneja la política desde hace años. Pero el alejamiento de los centros de decisión genera el efecto contrario.

Ambas afirmaciones parecen quedar corroboradas por los números de Fonres, una empresa dedicada a la responsabilidad social empresaria que pertenece a Alessandra Minnicelli, mujer del exministro de Planificación, Julio De Vido, preso desde hace meses por manejos sospechosos en la importación de gas, acusado de desviar fondos de la mina carbonífera Río Turbio y señalado por los cuadernos del chofer Oscar Centeno como líder de un grupo encargado de recolectar coimas de empresarios.

Después de siete períodos de ganancias sostenidas, la empresa de Minnicelli perdió plata en 2016, el primer año de ese período en que su marido no estuvo en el poder, según los libros contables de la compañía que analizó LA NACION. Tuvo un rojo de $257.727. Sólo había anotado un resultado negativo en 2008, cuando Minnicelli fundó la empresa junto a Marta Cascales, la mujer del exsecretario de Comercio Interior, Guillermo Moreno, que luego salió del negocio.

En cambio, los honorarios a los directores crecieron pese al quebranto en los resultados.

En el kirchnerismo, Fonres organizó varias exposiciones de Responsabilidad Social Empresaria (RSE) junto a la Fundación Observatorio de Responsabilidad Social (FORS), también de Minnicelli. Se trató de eventos multitudinarios que contaron con el apoyo de muchas empresas. Varias de ellas señalaron que los comercializadores acudían a venderles espacios mencionando el nombre de la mujer de De Vido con el objetivo presumible de "predisponerlos" favorablemente a la oferta. En ningún caso mencionaron ningún tipo de coerción directa.

El apoyo no fue sólo privado, sino también estatal. Una investigación de este diario mostró que empresas públicas que dependían de De Vido destinaron recursos a participar de los eventos que organizaba Minnicelli. Más aún: el propio Ministerio de Planificación llegó a pedirles a firmas estatales que participaran de esos encuentros, para lo cual debieron desembolsar sumar importantes.

Quizás eso pueda explicar parcialmente la caída en las utilidades de tras el alejamiento de De Vido del poder. Nucleoeléctrica Argentina (NASA) es la empresa estatal que maneja las centrales Atucha I, Atucha II y Embalse. Una nota interna con fecha del 31 de agosto de 2015 que vio LA NACION sostiene: "El Ministerio de Planificación Federal, Inversión Pública y Servicios ha requerido la participación de Nucleoeléctrica Argentina en el Tercer Congreso Internacional de Responsabilidad Social". El encuentro fue organizado por Minnicelli entre el 10 y el 11 de septiembre de ese año en La Rural. Dicho de otra manera, la cartera de De Vido le ordenó a una de las empresas que estaban bajo su órbita que comprara los servicios que había ofrecido la compañía de su mujer.

La columna de Pablo Fernández Blanco

07:22
Video

La empresa puso $1,14 millones más IVA entre 2013 y 2015 ($ 300.000 en 2013, $ 490.000 en 2014 y $ 350.000 en 2015) por un stand de 74 metros cuadrados. En total, suman $1,379 millones. En dólares, según el tipo de cambio del día en que se emitieron los pedidos, son US$ 176.000,54.

Hay más ejemplos. La Entidad Binacional Yacyretá (EBY), que maneja del lado argentino la central hidroeléctrica del mismo nombre, autorizó el 4 de octubre de 2013 la participación de la empresa pública como expositora en el 1er. Congreso Internacional de Responsabilidad Social entre el 14 y el 16 de octubre de ese año en el hotel Holiday Inn, según el expediente que vio LA NACION.

Los registros de Yacyretá, que dependía del Ministerio de Planificación, "conforme la propuesta presentada" por el Congreso, pagó $100.000 por un stand de 14 metros cuadrados en la exposición. Según el tipo de cambio del 22 de octubre, día en el que se pagó la factura emitida por Be Singular, fueron algo más de US$ 17.000 que puso la hidroeléctrica, otra de las grandes favorecidas con los subsidios del Estado en los 12 años del kirchnerismo.

La relación entre De Vido y Fonres va más allá de Minnicelli. El último aviso de la empresa en el Boletín Oficial señala a la mujer del exministro como presidenta, y a Julio De Vido -el hijo de ambos- como director.

LN+

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?