Tres grupos empresariales, entre ellos Metrovías, se disputan la nueva concesión del subte porteño

Fuente: Archivo
14 de agosto de 2018  • 14:29

Tres consorcios son los que finalmente competirán por quedarse con la concesión del servicio del subte porteño y del Premetro desde 2019 y durante al menos 12 años. Se trata de RATP Dev Argentina S.A.; Keolis S.A./Helport S.A. (sociedad entre la operadora del Metro de Lyon y la Corporación América de Eduardo Eurnekián); y la empresa Metrovías S.A./Benito Roggio Transporte S.A, con asesoría de Siemens y la Deutsche Bahn, empresa estatal ferroviaria alemana. Esta última se disputará la retención del servicio. En octubre se conocerán las ofertas económicas.

Hasta hoy al mediodía, las compañías interesadas tenían tiempo de presentar dos sobres cada una, de acuerdo al pliego de la licitación: uno con una propuesta técnica y otro con la oferta presupuestaria. Durante las siguientes semanas, distintas áreas de la empresa estatal Subterráneos de Buenos Aires (Sbase) evaluarán los aspectos jurídicos, técnicos y económicos y financieros de cada postulante. Fuentes relacionadas con el servicio contaron a LA NACION que miembros de cada grupo interesado en el proyecto visitaron, durante estos últimos meses, los talleres del subte y analizaron el estado actual de la infraestructura.

Una comisión evaluadora conformada por representantes del gobierno de la Ciudad, del ministerio de Hacienda, del ministerio de Desarrollo Urbano y Transporte y de Sbase, con el asesoramiento del Metro de Barcelona y de la Cátedra de Transporte de la Universidad de San Martín (Unsam), será quien emitirá un informe sobre cada propuesta- que se estima ocurrirá a principios de octubre próximo - y será el Directorio de la empresa quien decidirá cuáles pasarán a la segunda instancia. Será en ese nuevo paso donde se abrirán los sobres con el presupuesto económico financiero.

Quien se adjudique la nueva concesión no sólo se encargará de operar las líneas existentes del subte y el premetro, sino que también deberá hacerse responsable de las nuevas líneas o extensiones que se habiliten en el futuro. Por ejemplo, el plan de obras incluye la apertura, dentro de un año según estimaciones oficiales, de tres estaciones en la línea E para extender el recorrido desde la Plaza de Mayo hasta Retiro.

Otras obligaciones del operador: mantenimiento de infraestructura, material rodante e instalaciones en general; cobranza y gestión de ingresos tarifarios y gestión general de estaciones.

Desde que se anunció el inicio del proceso de licitación, en febrero de este año, compañías de Inglaterra, Alemania, Italia, Francia y Canadá y dos de la Argentina - entre ellas Metrovías, la última compañía que estuvo a cargo del servicio durante 25 años- se mostraron interesadas por operar las seis líneas de subte y el Premetro. El subte de Buenos Aires transporta todos los días 1,2 millones de personas, un total de 320 millones por año.

La licitación

Desde Sbase explicaron que si bien estaba permitido que los ofertantes se presentaran como asociaciones de empresas, el socio mayoritario debe acreditar experiencia como operador de alguna red de subterráneos. De hecho, parte de los requisitos que se les exigió a las empresas que se presentan a la licitación fue que tuvieran, al menos, 15 años de antigüedad manejando, como mínimo, 30 kilómetros de extensión de alguna red. También se les pidió experiencia en transportar 180 millones de pasajeros por año entre 2015 y 2017 y en mantener infraestructura y material rodante.

El contrato que firme la nueva concesionaria tendrá una duración de 12 años, con la posibilidad de prórroga por otros tres años más. El costo para la Ciudad no será fijo, como hasta ahora, sino que dependerá de la cantidad de kilómetros mensuales recorridos por los coches, aunque el programa de frecuencias lo propondrá Sbase.

TEMAS EN ESTA NOTA