Real Madrid-Atlético de Madrid, la Supercopa de Europa: el equipo de Diego Simeone ganó, se consagró y quebró un maleficio

UEFA Super Cup Final
  • P
Real Madrid

Real Madrid

  • P
Atlético de Madrid

Atlético de Madrid

(0)
15 de agosto de 2018  • 15:30

Atlético de Madrid festejó ante Real Madrid en el primer partido oficial de la temporada y le valió la Supercopa de Europa. Lo hizo en el alargue, al imponerse 4-2 luego de haber terminado igualados en dos tantos en el tiempo reglamentario. Entonces, el equipo de Diego Simeone gritó campeón en el duelo al que llegó como dueño de la Liga de Europa frente al que se coronó en la Champions League.

El encuentro en el estadio Lillekula, de Tallin, la capital de Estonia, había comenzado de manera favorable para el colchonero, con un gol de Diego Costa a los 51 segundos, pero los merengues dieron vuelta el marcador. Primero anotó Karim Benzemá y luego Sergio Ramos, de penal. El propio Costa igualó a 11 minutos del final, tras una falla del brasileño Marcelo, y en la prórroga desnivelaron Saúl Ñíguez, con una gran definición, y Koke.

Griezmann besa otra copa, ahora la Supercopa europea
Griezmann besa otra copa, ahora la Supercopa europea

Con este triunfo, el Atlético de Madrid quebró una maldición que arrastraba ante su eterno rival en las competiciones europeas: nunca había logrado superarlo. Desde que el Cholo tomó las riendas del club en 2011, el conjunto rojiblanco experimentó numerosos éxitos pero también había generado un trauma del que ahora se consiguió liberar.

Especialmente dolorosas para el Atlético fueron las dos finales de la Champions League perdidas frente a los blancos en 2014 y 2016. La primera, disputada en Lisboa, la perdió por 4-1 en una prórroga a la que se llegó con un agónico gol de Ramos a segundos del final, después de que el Atlético lograra la ventaja con un gol de Diego Godín en la primera mitad.

En la segunda, en Milán, la derrota también tuvo un amargo sabor para los rojiblancos: tras empatar 1-1 en los 90 y un tiempo extra sin goles, se quedó sin título en la tanda de penales. Ni la fortuna parecía sonreirle ante Real Madrid. Aquella caída, incluso, llegó a provocar que Simeone se replantease su continuidad al frente del equipo, pero tras varias semanas de vacaciones regresó al trabajo con la ilusión renovada.

Pero la maldición del Atlético ante su vecino en Europa no se limitaba a las finales: tampoco pudo vencerlo en las eliminatorias de Champions League en las que se cruzaron: Primero, en los cuartos de final de la edición de 2015, cuando el único tanto del mexicano Chicharito Hernández sentenció la serie en el Santiago Bernabéu después de un empate sin goles en la ida en el Vicente Calderón. Dos años después, los destinos volvieron a cruzarse, esta vez en las semifinales del mayor torneo continental y los entonces dirigidos por Zinedine Zidane lograron una buena ventaja de 3-0 en su feudo con un triplete de Cristiano Ronaldo, pero los de Simeone se metieron de nuevo en la eliminatoria con dos tantos en los primeros 15' del duelo de vuelta. Sin embargo, un gol de Isco tras una jugada mágica de Benzema por la banda, en la que eludió a tres rivales, sentenció la serie por 2-1 antes del descanso.

Los colchoneros festejaron ante los merengues por primera vez en una definición continental
Los colchoneros festejaron ante los merengues por primera vez en una definición continental

Tampoco pudo anteponerse el Atlético a su vecino en el antecedente más lejano, que data de las semifinales de la Copa de Europa de 1958-59. La ida fue 2-1 para el Real Madrid y la vuelta 1-0 para los rojiblancos, pero como entonces no existía la regla del valor de los goles de visitante se tuvo que jugar un tercer duelo de desempate en Zaragoza que los blancos volvieron a ganar por 2-1.

Hasta que hoy, en Tallin, el destino les sonrió a Simeone y a sus "guerreros", que lograron un triunfo de enormes proporciones que puede significar una liberación. De nuevo en una final agónica ante su eterno rival y vecino, de nuevo en un duelo que se extendió más allá de los 90 reglamentarios, pero con un resultado nuevo: el Atlético se fue campeón de la capital de Estonia con el título, la Supercopa de Europa, esta vez bajo el brazo.

Para Real Madrid fue el estreno oficial de Julen Lopetegui como entrenador, ya sin el portugués Cristiano Ronaldo en el equipo. Y el comienzo fue con un golpe ante su clásico rival.

Los goles del partido

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?