Miércoles de ley de aborto y Libertadores

Ezequiel Fernández Moores
(0)
14 de agosto de 2018  • 23:40

Miércoles 8 de agosto de 2018. Ocho de la noche. Juega Boca. Ya van once años sin ganar la Copa. Y hay que revivir al Boca de Bianchi, Román y Palermo. Jugar a sentirse el mejor del mundo. La Bombonera promete fiesta. Está anunciado Mauro Zárate, fichaje estrella. Sin embargo, ninguno de los televisores de las pizzerías, parrillas y demás restaurantes de la zona del Congreso se suma a la ola azul y oro. La TV solo muestra a senadores debatiendo la ley de Interrupción Voluntaria del Embarazo (IVE). El Congreso de la Nación le gana por goleada a Boca. En esos bares, refugios de la lluvia, el fútbol, al menos por una noche, no le interesa a nadie.

Hay ilusión en la Bombonera. El fútbol suele ser una formidable máquina de ilusiones. También hay ilusión, otra, en los bares que rodean el Congreso. A un lado, dominio de pañuelos celestes que se oponen a la despenalización. Al otro, calles y bares de pañuelos verdes que simbolizan apoyo a la ley por un aborto legal, seguro y gratuito. Sorpresivamente, en uno de los televisores, aparece el partido de la Bombonera. En las tribunas también se ven pañuelos verdes. Lo confirman las hinchas en las redes sociales. "Acá -cuestiona enojado otro hincha desde la Bombonera- es azul y oro nena". "Volá de mi casa abortera, no vuelvas más", exige otro. "¿Y por qué no venís también con camiseta de River?", provoca un tercero. Hinchas de Racing y de Newell's también escriben que fueron a la cancha con pañuelos verdes. "Nunca me putearon tanto", cuenta una de ellas.

"Puede ser Messi o Mascherano y vos los querés matar", cantaban el miércoles pasado frente al Congreso, al otro lado de la plaza, con pañuelos celestes. Los jugadores estaban en pleno Mundial de Rusia cuando Diputados dio media sanción al proyecto de ley. Antes del debut, en conferencia de prensa, le preguntaron por el tema a los arqueros Willy Caballero (se pronunció en contra) y Nahuel Guzmán (a favor). El aborto no fue tema en Rusia, que lo aprobó ya en 1920, antes que cualquier otro. Hay aborto legal en 24 países de las 32 selecciones que juegan el Mundial, en algunos a simple petición de la mujer, en otros bajo condiciones más o menos estrictas. "Yo les pediría a los que están votando -responde Diego Maradona a Víctor Hugo Morales en su programa desde Moscú- que le den la posibilidad de elegir a la mujer". Su hija Dalma está en la plaza cuando Diputados da el sí. "Educación sexual para todos, anticonceptivos para no abortar, aborto legal para no morir", tuitea Juan Pablo Sorín, ex capitán de la selección, comentarista en Moscú. "Aquel que habla de aborto -escribe en cambio en su Instagram el boquense Lisandro Magallán- es el que tuvo la posibilidad de vivir".

El fútbol, acusado de primitivo, suele ser fiesta pagana, "la religión laica del trabajador", como lo define Eric Hobsbawn
El fútbol, acusado de primitivo, suele ser fiesta pagana, "la religión laica del trabajador", como lo define Eric Hobsbawn Crédito: Sebastián Domenech

La participación del fútbol crece cuando se acerca la votación del Senado. Leonardo "Tiki Tiki" Di Lorenzo (Temperley) es aplaudido por doscientas personas que colman con sus pañuelos verdes la sede de Ferro Carril Oeste, invitado por la Coordinadora de Derechos Humanos del Fútbol Argentino. "El fútbol -le dice Mónica Santino, pionera del fútbol femenino- nos enseñó a ser mejores libres y mujeres libres de violencia". TyC Sports y Olé invitan al debate. "Yo también lo hice", comienza su crudo relato Evelina Cabrera, cofundadora y presidenta de la Asociación Femenina de Fútbol Argentino. "Estábamos ahí sentadas, como condenadas, y cada una que entraba no sabía si salía". Evelina se subió a un banco. "El tipo" le ató los brazos para asegurar estabilidad. La anestesió. "Lo último que recuerdo -cuenta Evelina- fue que miré al costado y vi palanganas con sangre. Ahí cerré los ojos". El sábado, el mismo día que católicos y evangélicos coparon el Obelisco en contra del aborto legal, unas doscientas pibas de veintiséis equipos cerraron la Copa Mafalda en Almagro. Cantaban "aborto legal en el hospital".

Un senador justifica su abstención el miércoles porque el debate, afirma, "parece la Argentina del Boca-River". Hay redoblantes y cantos de cancha en la avenida Callao. Desde la Bombonera, con Boca ya ganador, llegan miembros de "Boca es pueblo". Quieren "la Libertadores y el aborto legal". El fútbol, acusado de primitivo, suele ser fiesta pagana, "la religión laica del trabajador", como lo define Eric Hobsbawn. En el Congreso, en cambio, un senador afirma que "somos devotos de María". Otro arriesga que hay violaciones que no son "violencia clásica". La votación final rechaza el derecho a elegir. Salud pública para reducir la mortalidad y la morbilidad materna que, dice la Organización Mundial de la Salud (OMS), produce el aborto clandestino. Desde su micrófono abierto, la vicepresidenta estalla con celebración futbolera. "¡Vamos todavía, vamos!". "El Senado de Argentina -titula el diario El País, de España- dice 'no' al aborto y deja al país con una ley de 1921". "Yo -leo en un poema del peruano Augusto Tamayo Vargas pegado en una pared de Callao- tengo los pies puestos en el camino del tiempo que se viene. ¡Y he de llegar a verlo!".

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?