Un policía fue herido a los tiros y otro se salvó por llevar el chaleco antibalas

Se trata de Walter Barrios Lara, de 39 años, instructor de la División de Canes de la fuerza de seguridad de la Ciudad. Imagen ilustrativa Fuente: Archivo
14 de agosto de 2018  • 21:01

LA PLATA.- Una vez más, otro policía fue alcanzado por las balas de los delincuentes que intentaron asaltarlo cuando llegaba a su casa, en Isidro Casanova, partido de la Matanza. En esta oportunidad, se trata de Walter Barrios Lara, un instructor de la División Canes de la fuerza de seguridad de la Ciudad que se desempeñaba en el instituto Superior de Seguridad Pública (ISSP).

Barrios Lara, de 39 años recibió cuatro balazos y, hasta el momento, su estado permanece reservado. Todo ocurrió el domingo pasado cuando Barrios y su mujer, también oficial de la Policía de la Ciudad, llegaban a su casa sobre la calle Chañar al 4900. Ambos sospecharon de los movimientos de cuatro hombres que circulaban en un vehículo de color blanco.

El policía intuía que algo no estaba bien por eso aceleró su automóvil y dejó a su mujer cerca de la puerta para que entrara rápido a la casa y tomará su arma reglamentaria para defenderse. Pero esa maniobra no fue suficiente: los delincuentes no tuvieron piedad y, tras exigirle que se bajara del auto, le dispararon a quemarropa.

Después de escuchar los balazos, la mujer corrió para ayudar a su marido. Pero ya era tarde. Barrios Lara estaba tendido en el piso, sobre un charco de sangre. Rápidamente lo subió al auto y lo llevó hasta el Hospital Italiano de San Justo, a unas 30 cuadras del lugar del ataque.

Tras fusilar al policía, los delincuentes escaparon sin concretar el robo y, según fuentes de la investigación, una cámara de seguridad privada los divisó en el momento en que iniciaban la fuga en automóvil blanco cuyo modelo no trascendió.

"El policía fue alcanzado por un proyectil que ingresó en la zona abdominal: lesionó parcialmente el colon", dijeron fuentes policiales a LA NACION, y agregaron: "Barrios Lara se encuentra en observación en el shock room de la guardia de dicho nosocomio, encontrándose estable, inducido en coma farmacológico y a la espera de evolución por termino de 48 horas".

En otro ataque, también ocurrido el domingo pasado, un oficial de la bonaerense recibió tres balazos en el pecho cuando cuatro delincuentes le sustrajeron el arma reglamentaria. El hecho ocurrió en las calles 4 y 43, cuando el efectivo se dirigía a la terminal local. En ese momento fue interceptado por cuatro hombres que se movilizaban en un Chevrolet Corsa negro sin chapa patente

"Uno de los delincuentes descendiendo y sin mediar palabra abrió fuego: las balas impactaron en el pecho pero fueron frenadas por el chaleco antibala que tenía puesto el efectivo. Sin embargo, los impactos derribaron al oficial, identificado como Nahuel Garzo, y en ese momento el delincuente aprovechó para robarle el arma reglamentaria: una bersa thunder 9mm de la cual no recuerda numeración", contaron fuentes policiales a LA NACION.

Según esos informantes, el oficial se salvó gracias al chaleco y no sufrió lesiones.

TEMAS EN ESTA NOTA