Las reuniones nudistas del invierno porteño, una curiosidad urbana

No solo viven en la playa, tienen eventos todos los meses del año y las actividades son variadas
No solo viven en la playa, tienen eventos todos los meses del año y las actividades son variadas Crédito: Shutterstock
Pablo Damián Mascareño
(0)
23 de agosto de 2018  • 17:16

Los seguidores del nudismo pueden llevar adelante su práctica también en invierno. ¡Y en plena ciudad de Buenos Aires! Desafiando las bajas temperaturas, el colectivo Color Natural organiza reuniones bajo techo y bien calefaccionadas donde los asistentes desarrollan su afición por la desnudez sin tener que esperar a que el clima permita incursionar en piscinas, quintas o playas aptas para esta modalidad. "El nudismo tiene que ver más con una cuestión interna que externa. Uno se despoja de la ropa, pero, en realidad, lo que se quita es el prejuicio. Esta es la actividad más sana que puedas ver", dice a LA NACIÓN Daniel, uno de los integrantes de Color Natural, mientras organiza la próxima reunión que coincidirá con la celebración del inicio de la primavera. Daniel prefiere no dar su apellido ni fotografiarse para evitar que sus otras actividades se vean afectadas debido a que, aún, la sociedad no tiene tan naturalizado este hábito. "Uno, sin ropas, se encuentra en estado de vulnerabilidad y esto lleva a contactar de otra manera con el otro. Al estar desnudos, se mira a los ojos a la otra persona y eso genera una comunicación profunda, diferente. Comunicarse con la mirada posibilita un punto de encuentro muy importante", explica el organizador, de 45 años, que descubrió el nudismo hace casi una década y lo practica fervientemente.

Las reuniones cuentan con asistentes de 45 años en adelante, aunque la gente más joven suele acercarse ocasionalmente. Hombres y mujeres disfrutan por igual, y no es necesario llegar en pareja. En cuanto al perfil socioeconómico, las actividades congregan un target variopinto que puede incluir desde jueces hasta amas de casa. "Algún mail nos ha llegado con la extensión del Senado de la Nación, por eso preservamos mucho la privacidad de los que llegan a cada evento", explica Daniel.

Dejar todo en el guardarropa

El nudismo no solo es para épocas de climas cálidos
El nudismo no solo es para épocas de climas cálidos

Una vez por mes, Color Natural organiza sus reuniones sabatinas en horario nocturno. Se trata de fiestas temáticas con la particularidad que, ni bien se ingresa, todo el mundo debe quitarse la ropa. A eso se va. A disfrutar de un momento con amigos, a pasarla bien, y como Dios nos trajo al mundo. Como en cualquier reunión social, se puede comer algo, tomar un buen trago y conversar animadamente mientras se aguarda el comienzo del espectáculo. En cada fiesta, el arte no está ausente. Así, los asistentes pueden disfrutar de un show de stand up, el recital de alguna banda, una representación teatral o una performance con eximios bailarines. La idea es que los artistas también realicen sus números liberados de sus ropas. La mayoría así lo hace y, en no pocos casos, la experiencia se convierte en iniciática. Luego de la medianoche, llega el momento de participar de algún juego grupal para acrecentar el vínculo entre los presentes y más tarde, no falta el DJ que levantará a todos de sus sillas.

"En las reuniones hay un ambiente no sexualizado, entonces el morbo con el que se puede llegar, se desmorona inmediatamente. En nuestra sociedad, el cuerpo desnudo está relacionado a lo sexual, porque el erotismo pasa por el cerebro. En este sentido, somos muy claros en la consigna: las actividades no tienen nada que ver con lo sexual ni con lo erótico. No permitimos la presencia de menores de edad, pero podría haber chicos porque lo que sucede no afecta a su psiquis", explica Daniel, quien además desarrolla actividades artísticas en el campo teatral. "Son reuniones muy sanas, de aceptación de uno mismo y de los otros. Y donde tratamos de encontrarnos espiritualmente". Tal es el clima de camaradería que se vivencia en las reuniones que, en noviembre del año pasado, el espacio fue el elegido por un pareja para contraer enlace simbólicamente. "Sano" es una definición a la que Daniel vuelve una y otra vez. Allí encierra conceptualmente este universo que para muchos genera curiosidad, pero al que no todos se atreven a ingresar. "Para mí es sumamente placentero estar sin ropas. Me parece que el cuerpo se expresa mejor y es la forma natural que tiene el ser humano. Taparse es un hábito cultural posterior que fue incorporado por la mayoría de las sociedades", explica María del Carmen, una docente de 55 años que concurre con su marido.

Las reuniones se llevan a cabo en diversas locaciones. En las últimas fechas, un teatro bar de Recoleta fue el lugar escogido para desarrollar la actividad. Los asistentes deben llevar una toalla para colocar en los asientos y preservar la higiene de sus zonas más íntimas y, en caso de desearlo, está permitido el acarreo de una riñonera para tener consigo los objetos de valor, documentación y dinero. Y si, bolsillos no hay. Los organizadores coinciden en que existen muchos prejuicios que sobrevuelan en torno al nudismo de parte de quienes no conocen esta cultura. Por esa misma razón, a la hora de buscar espacios para la actividad, los responsables de los lugares les consultan si se trata de algo legal. Federico es arquitecto y adquirió la modalidad nudista en un viaje a Europa: "Cuando descubrí este mundo, no me despegué más. Es un grito de libertad que todos deberían ejercitar alguna vez. Practicarlo en invierno en Buenos Aires es un privilegio".

Código ético

Apanna (Asociación para el Nudismo Naturista Argentino) es la "entidad civil, de bien público, y sin fines de lucro", según se detalla en su sitio web, que regula la actividad y la promueve. Esta Asociación es también la que, a modo de declaración de principios, esgrime los sí y los no de la práctica nudista. Los códigos éticos son ineludibles. No se permite la falta de respeto ni ningún tipo de situación de acoso. Los organizadores de los eventos de Color Natural son enfáticos en destacar que no se trata de reuniones donde se toleren las prácticas sexuales ni el intercambio de parejas. El mensaje es claro: se trata de deconstruir toda connotación sexual que se le otorga al cuerpo desnudo. Para quienes tengan estos intereses, algunas quintas en el conurbano bonaerense aceptan un vínculo más íntimo e, incluso, la modalidad swinger. En la web de Apanna se describen los considerandos de ética naturista y sus aspectos legales.

Así mismo, y preservando a los asistentes, en las reuniones de Color Natural está terminantemente prohibido tomar fotografías. Las que ilustran esta nota fueron proporcionadas por los organizadores y con el cuidado de no revelar la identidad de las personas que aparecen en las mismas.

Una de las consultas más frecuentes entre los varones que jamás practicaron el nudismo, es qué sucede si el cuerpo comienza a dar indicios de algún tipo de excitación. Puede suceder. En ese sentido, las mujeres corren con ventaja y un organismo menos delator, al menos para el afuera. Daniel desarma fantasmas y tranquiliza: "No hay que sentir vergüenza, pero tampoco exponerse por demás. Lo único que se pide, es no hacer ostentación de la situación". Si sucede, a sentarse y esperar que todo regrese a la normalidad.

Práctica ancestral

La realización del nudismo se encuentra irradiada en buena parte del mundo. Asociada a la temporada estival y ejercida en lugares al aire libre, es común observar adeptos en playas europeas no demasiado camufladas, sino todo lo contrario, bien incorporadas en la dinámica pública del descanso veraniego. En nuestro continente, y sobre todo en el cono sur, la cosa es diferente. Por estos lares, aún sigue siendo una experiencia minoritaria. Con todo, cada vez son más los adeptos que deciden incursionar en este tipo de modalidad asociada también al naturismo. Uruguay cuenta con la conocida Playa Chihuhua. En Argentina, quintas y playas ofrecen, en la época de calor, opciones para los que deciden pasar su día al aire libre y sin el camuflaje de las ropas. Cientos de adeptos colman, cada temporada, las playas La Escondida de Chapadmalal y Querandí de Villa Gesell. Aunque en menor número, cada reunión invernal de Color Natural cuenta con una muy buena concurrencia dispuesta a vencer timideces, prejuicios y vivenciar la libertad no encorsetada. Cada vez son más los que se animan y los que eligen esta vida vinculada al naturismo en todas sus aristas, incluida la alimentación, convirtiendo el nudismo invernal en un verdadero fenómeno urbano.

"En nuestros encuentros, nadie se siente observado por las características de su cuerpo. Las mujeres no se inhiben ante cuestiones como la celulitis ni los hombres por las panzas prominentes. Nadie está pendiente de esas cosas. Acá no corren los prejuicios". Fernando Botero afirmaba que, en los cuerpos que pintaba, exploraba la belleza del volumen. Más aún, el genial artista, nacido en Medellín, afirmó, más de una vez, que veía a sus mujeres y hombres "esbeltos". Algo de eso sucede en las prácticas nudistas donde el foco está puesto en la comunicación energética más que en todo aquello vinculado a lo visual y tangible.

Agenda de actividades

El colectivo Color Natural está integrado por cinco miembros, casi todos vinculados a alguna rama del arte. Además de las reuniones sociales de frecuencia mensual, se realiza el Taller de Expresión Corporal y Movimiento que incluye técnicas de relajación y métodos teatrales. Los mismos duran cinco horas e incluyen una merienda. El próximo sábado 18 de agosto será el próximo encuentro y el eje estará puesto en la educación postural. Además, en pocas semanas, se inaugurará un espacio para la práctica de yoga. Regularmente, también se organiza el Taller Vivencial, que introduce en el nudismo a quienes nunca lo practicaron. En estos encuentros, luego de una extensa charla introductoria con coordinadores y asistentes vestidos, se permite realizar la experiencia de hacer alguna actividad breve bajo la modalidad nudista. Aunque no es obligatorio tomar esta segunda parte del taller, dado que está dirigido a personas aún no familiarizadas con este mundo.

Alguna vez, alguien que practicó nudismo por primera vez agradeció con lágrimas en los ojos el espacio. Otros son consuetudinarios asistentes que viven la libertad de comunicarse a su modo. "Lo que buscamos es el mayor estado de sensibilidad que implica nuestra propia desnudez, es descubrir las distintas posibilidades de nuestro cuerpo y nuestro universo interno con las diferentes técnicas y recursos. Y, en las reuniones de los sábados, además, pasarla muy bien". Como debe ser en una verdadera fiesta de amigos. Música, tragos, shows, baile. Pero sin ropa.

  • www.colornatural.com.ar
  • www.facebook.com/colornaturalnudismo
  • info@colornatural.com.ar
  • www.apanna.org.ar

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?