López se negó a declarar por los cuadernos y desfilaron testigos en el juicio por los US$9 millones

Como el último viernes, López volvió a tribunales, pero esta vez no declaró
Como el último viernes, López volvió a tribunales, pero esta vez no declaró Fuente: AFP - Crédito: Eitan Abramovich
El exfuncionario había sido acusado de recaudar dinero; el vecino del convento que lo denunció dejó dudas
Hernán Cappiello
(0)
15 de agosto de 2018  

José López , el exsecretario de Obras Publicas del kirchnerismo que está preso luego de intentar esconder 9 millones de dólares en un convento, volvió ayer a tribunales. Por un lado se negó a declarar en el juzgado de Claudio Bonadio que investiga los cuadernos que describen la recaudación ilegal de la obra pública, y por otro, asistió al juicio que se le sigue por enriquecimiento ilícito.

Con el suéter beige que viste cuando sale de su celda del penal de Ezeiza, sobre el que se acomoda un chaleco antibalas, cada vez que es trasladado por un grupo especial del Servicio Penitenciario Federal, López se presentó ante Bonadio. Con la asistencia del defensor oficial Gustavo Kollman, con quien tuvo una larga entrevista, López se negó a declarar en el casos de los cuadernos escritos por Oscar Centeno, el chofer de Roberto Baratta , mano derecha de Julio De Vido .

Su actitud no es la que tiene en el juicio oral por los bolsos, donde sí aceptó hacer una declaración, pero solo para declararse víctima de una serie de amenazas que le impiden dar detalles sobre el dinero. Solo dijo que la plata no era suya y que se la dieron personajes de la política.

En el caso de los cuadernos directamente se calló la boca. Llegó hasta ese expediente porque su nombre aparece mencionado por Centeno como participando en reuniones sobre las que se discutieron aspectos de la recaudación ilegal.

Pero quien lo terminó de involucrar directamente es el exsecretario de Vivienda Germán Nivello, que declaró como imputado y colaboró con la Justicia. Nivello dijo que entregó a Baratta 1.250.000 dólares y que era dinero de la campaña electoral. Explicó que esa plata se la dio López y así terminó indagado.

Apenas terminó ese trámite en el quinto piso de Comodoro Py 2002, los custodios del Servicio Penitenciario Federal lo llevaron esposado y con chaleco antibalas hasta el primer subsuelo del edificio donde se desarrolla el juicio oral en su contra. Los jueces Adrián Grumberg, José Michilini y Ricardo Basílico empezaron a escuchar a los testigos. El primero fue el vecino del convento de General Rodríguez que avisó a la policía cuando vio la noche del 14 de junio de 2016 a López arrojando los bolsos por encima de la tapia. Jesús Omar Ojea dejó dudas con su relato a los abogados defensores, pero también al fiscal Miguel Ángel Osorio. El hombre que se dedica al negocio de la cría de pollos, ante las preguntas de las partes, explicó que la casa que habita frente al convento no es suya, que el auto tampoco. Deslizó que su padre era policía tiempo atrás. Todos datos que suman susceptibilidad entre los abogados. Luego declaró Fernando Sei, el policía que participó del operativo del secuestro de los bolsos y la detención de López, que más allá de dejar en evidencia fallas de procedimiento, habló de 4 o 5 bolsos, cuando fueron seis los que se secuestraron.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?