Luego del cruce con Luis Juez sobre la legalización del aborto, Catherine Fulop pidió disculpas en las redes

La actriz venezolana publicó un descargo en Facebook
La actriz venezolana publicó un descargo en Facebook Crédito: Instagram
(0)
15 de agosto de 2018  • 00:38

El debate en el Congreso sobre la legalización del aborto terminó, pero en la web y en las calles, sigue generando polémica. En los medios, por supuesto, también. Una muestra de eso fue lo ocurrido en Debo decir, el programa conducido por Luis Novaresio. Allí, Catherine Fulop y Luis Juez protagonizaron un tenso cruce que siguió luego en las redes sociales.

Todo comenzó cuando la actriz contó una situación que le tocó atravesar. A los 40 años, acudió a un especialista junto con su marido, Osvaldo Sabatini, con quien quería encarar la búsqueda de un tercer hijo. En la consulta, el médico les aclaró: "A esta edad es probable que venga con alguna enfermedad".

"Nos miramos con Ova y dijimos: 'No, no lo tenemos. Por supuesto que no. Si venía con un problema, yo no lo tengo, porque ¿a quién le cargo ese problema? A mi familia. El Estado no te da nada", contó la actriz que pensó en aquel momento.

Juez, que es padre de Milagros, una adolescente que sufre de hipoxia cerebral, no se quedó callado. "Nosotros creíamos que teníamos un problema... Y tenemos un ángel", expresó.

Con el correr de los días, el tema se trasladó a los medios. Martín, hijo del exintendente de Córdoba, publicó una carta dirigida a la actriz en su muro de Facebook, a nombre de su hermana. Allí, comienza diciendo: "Estimada Sra. Fulop: Seguramente en persona esto no podría decírtelo porque mis capacidades no me lo permiten, pero mi hermano me ayuda a trasmitir mis emociones y sensaciones con respecto a lo que ayer usted dijo y me quedé pensando... ¿Realmente soy un problema para mi familia? ¿Los miles y miles de niños que nacemos con algún tipo de discapacidad somos un problema?".

"Yo no lo veo así y mi familia no me lo hace sentir. Siempre que llegan a casa me miran con una sonrisa , me dan un beso, me abrazan y hasta las veces que tienen los minutos contados se toman el tiempo para ponerse a jugar conmigo. Es más, siempre que ellos tienen un problema me llaman, me abrazan y me buscan a mí. Usted se equivocó por cometer el terrible error del fanatismo, ese error que no le deja ver mas allá de lo que uno piensa, porque esta claro acá que la discusión no es la interrupción voluntaria del embarazo, la cuestión problemática es lo que usted dijo de los niños con capacidades diferentes, que por ser 'un problema' es motivo suficiente para abortarnos o dejarnos de lado", dice en otro fragmento.

"También la escuché decir que el Estado no le brinda los recursos necesarios para tener un hijo con discapacidad y en eso tiene razón. Requerimos de ciertas medicaciones, tratamientos, fisioterapia, etc. que demandan un alto valor, pero... ¿Sabe qué? Estoy segura que ningún Estado ni dinero del mundo te puede dar el recurso mas importante que es el del amor de una familia, ese recurso que viene cargado de solidaridad, respeto, cuidados, desinterés, fraternidad y todo lo que ello implica. O si no, piense cómo viven aquellas familias humildes con niños discapacitados. ¿Usted piensa que para esos padres son un problema? No señora. Usted se equivocó o al menos así lo siento yo", afirma luego.

Luego, Martín cueanta qué se siente tener una hermana con capacidades diferentes. "Se equivocó de verdad, señora. Ahora aprovecho mi espacio para contarle un poco lo que es vivir con una hermana con discapacidad. Es todo tan lindo... Es saber que siempre va haber alguien más importante que uno, es saber que esa persona lucha todos los días con algo que no eligió pero le tocó y aun así tiene una sonrisa en la cara, es saber valorar las cosas importantes que realmente tiene la vida, es saber darse cuenta que la vida nos premió con un ángel, que nos enseña todos los días algo nuevo. Y la verdad que lo escribo con una mezcla de indignación e impotencia porque le pedí a mi papá que lo haga, porque a él seguro lo escuchan y me tuve que conformar con un 'tranquilo hijo, no puedo hacer nada, sino después dicen que la expongo a la Mili'. Y la verdad que tiene razón, pero ¿sabe qué? Me di cuenta que mi hermanita no es un problema, el problema es cómo piensa usted señora. Yo me quedo con la bendición de tener a nuestro ángel llamado Mili con nosotros", finaliza el texto.

Ese texto y las fuertes repercusiones hicieron recapacitar a Fulop y, quien publicó su descargo con unas disculpas en su propia página de Facebook. "Los dichos que he expresado el pasado domingo en el programa Debo Decir no representan mi pensamiento. Luego de verme en una grabación, quede muy conmocionada y arrepentida por mis palabras. Estoy a favor de la legalización del aborto pero lo que dije no es lo que mi accionar de toda la vida me ha representado. Pido sinceras disculpas a la audiencia y a las personas que he lastimado con mis dichos", escribió.

Esta nota se encuentra cerrada a comentarios