Crecen las sospechas de complicidad policial con los ataques a jueces en Rosario

Fuente: LA NACION - Crédito: Marcelo Manera
Germán de los Santos
(0)
15 de agosto de 2018  • 11:19

ROSARIO. Un día después del tiroteo contra la sede de la Fiscalía de esta ciudad, policías de Santa Fe y efectivos de la Gendarmería realizaron 40 allanamientos en busca de los autores del 14° atentado contra objetivos judiciales relacionados con la banda de Los Monos. A los dos policías detenidos este martes por las fuerzas federales se sumó otro efectivo más y un prefecto retirado. En la investigación empieza a asomar la complicidad de las fuerzas de seguridad en esta ola de atentados que empezó el 29 de mayo pasado, después de las fuertes condenas que recibieron los líderes de la banda de Los Monos, que fueron apuntados como autores intelectuales de estas intimidaciones a balazos.

En los allanamientos que se produjeron esta madrugada, la Policía de Investigaciones y Gendarmería incautó más de 50 celulares, 200 gramos de marihuana, computadoras, tablets, municiones y cuatro armas de fuego.

Los domicilios de los policías detenidos el martes a la madrugada por Gendarmería también fueron allanados. Allí se secuestraron chips, computadoras, tablets, tarjetas de memoria, más de 30 celulares, documentación, municiones calibre 45, 9 milímetros, 12/70, armas de fuego y prendas de la policía santafesina.

En medio de este clima de tensión ayer comenzaron las audiencias de apelación en el juicio a Los Monos. Por cuestiones de seguridad ninguno de los imputados fue trasladado al Centro de Justicia Penal, que fue tiroteado el sábado de la semana pasada. Los presos participaron de los debates a través de videoconferencia. Hubo hasta francotiradores en los techos del segundo piso.

Los defensores de los principales cabecillas de la organización cuestionaron varios puntos de la condena que se conoció el pasado 9 de abril, que impuso una pena de 37 años para Ramón Machuca y 22 para Ariel "Guille" Cantero.

Los abogados defensores de la banda hicieron hincapié en la supuesta parcialidad de dos de los jueces del tribunal y de los encargados de instruir la causa tras el asesinato de Martín "Fantasma" Paz.

Los letrados argumentan que los magistrados Ismael Manfrín, que sufrió dos ataques a balazos en domicilios donde vivió anteriormente, y María Isabel Más Varela, ya habían tomado contacto con parte del material probatorio antes del juicio por haber integrado el tribunal que juzgó a Luis Bassi, Facundo Muñoz y Milton Damario por el asesinato de Claudio Cantero, alias "Pájaro".

En esa causa -remarcaron- accedieron a escuchas telefónicas que en aquel momento fueron consideradas legítimas y que meses después, en el juicio que terminó el 9 de abril, fueron objeto de debate por, justamente, la legitimidad.

Fuente: LA NACION

El abogado Carlos Edwards destacó el momento en el que se aceleró la investigación contra Los Monos: cuando detuvieron por segunda vez a Hugo Tognoli, ex jefe de la Policía, a principios de 2013.

El abogado, que fue defensor de Tognoli, tomó declaraciones del ex gobernador Antonio Bonfatti tras la absolución del ex jefe de la fuerza de seguridad en el juicio por encubrimiento a narcos del sur provincial.

"Bonfatti dijo que se hizo justicia porque fue una causa armada por cuestiones políticas. Estoy de acuerdo, fue acertado. Con el mismo criterio hicieron esta investigación a través de un juez parcial", sostuvo. Su argumento apuntó a que la causa de Los Monos tuvo una motivación política.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?