Lousteau, la sorpresa en la comitiva que acompañó a Macri en Paraguay

El exembajador en Washington retomó su vínculo con el Gobierno tras el acuerdo para formalizar Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires
El exembajador en Washington retomó su vínculo con el Gobierno tras el acuerdo para formalizar Cambiemos en la Ciudad de Buenos Aires Fuente: Archivo
Jaime Rosemberg
(0)
16 de agosto de 2018  

Su nombre y su figura llamaron la atención en medio de una gira tan veloz como protocolar. En la comitiva oficial a Paraguay que encabezó el presidente Mauricio Macri , y que participó ayer de la asunción de Mario Abdo Benítez como nuevo presidente del país vecino, apareció el radical y exembajador Martín Lousteau , toda una novedad luego de largos meses de distanciamiento y frialdad con el Presidente y las principales espadas de Cambiemos .

El exministro de Economía de Cristina Kirchner no fue, por cierto, la única sorpresa en la lista de invitados, que nunca es azarosa y responde a motivaciones políticas. Los gobernadores peronistas Domingo Peppo (Chaco) y Juan Urtubey (Salta), dos de los interlocutores del Gobierno en las negociaciones por el presupuesto del año que viene, también formaron parte de la comitiva, al igual que la diputada del massismo Graciela Camaño, cuyo jefe político -Sergio Massa- ya conversa con altos referentes de Cambiemos de cara a las leyes que se vienen.

Pero más allá de los nombres de los peronistas, la presencia de Lousteau representó todo un gesto hacia un exaliado que, de a poco, parece ir volviendo al redil oficialista. Si bien desde el Gobierno le bajaron el tono a la presencia del diputado radical y exembajador en Washington -"siempre van diputados, pero fueron por separado", respondieron voceros oficiales-, la inclusión de Lousteau en la gacetilla oficial enviada por Presidencia habla de una reconstrucción de la relación.

Lousteau viajó anteanoche a Paraguay junto a otros diputados oficialistas (el presidente de la Cámara baja, Emilio Monzó, y el radical Mario Negri) y opositores, como el peronista Diego Bossio y Camaño. En el Tango 04, un rato después, viajaron el Presidente y su mujer, Juliana Awada; el vocero presidencial, Iván Pavlovsky, y legisladores del oficialismo como el senador Humberto Schiavoni y la diputada Cornelia Schmidt-Liermann. Al regreso se repitió el esquema, aunque Macri invitó a Urtubey a volver con él en el avión presidencial, contaron fuentes del oficialismo.

"Martín estuvo bien, se lo vio contento, aunque siempre parece un poco incómodo con nosotros", evaluó un legislador del oficialismo que compartió charlas con el economista y diplomático.

En relación con el peronismo, las presencias de Urtubey y Peppo se entienden en el contexto de la discusión con el PJ en torno al ajuste previsto para el presupuesto del año que viene, de acuerdo con lo pactado con el FMI. El salteño, de hecho, criticó la desaparición del Fondo Federal Solidario, que el Poder Ejecutivo eliminó por decreto a principios de esta semana. "Son los peronistas con los que podemos conversar", los distinguió un miembro del oficialismo.

Acercamiento

En relación con el futuro de Lousteau, los partidos que componen Cambiemos en la ciudad de Buenos Aires firmaron días atrás un acuerdo que incluye la realización de internas para la elección a jefe de gobierno. Lousteau, que intentó sin éxito competir en 2015 contra Horacio Rodríguez Larreta -elegido por Macri su sucesor- está anotado para participar de la próxima contienda interna contra el hoy jefe de gobierno porteño, a mediados del año que viene.

"Va a competir contra Pro, ese es el plan", afirmaron cerca del diputado del frente Evolución, desde donde parten críticas a la situación económica del Gobierno. "Tiene sus diferencias, no se las va a callar, pero va a ser prudente", agregaron a su lado. Margarita Stolbizer (GEN) sueña con sumar a Lousteau a una confluencia de centroizquierda compartida con el PS y radicales díscolos.

Además de compartir el viaje a Paraguay, Macri y Lousteau volvieron a hablar en privado. Hace un mes, según fuentes cercanas a ambos, el Presidente lo invitó a la quinta de Olivos y lo consultó sobre la coyuntura económica. Fue, tal vez, el inicio de una recomposición en el vínculo, deteriorado por su renuncia al cargo de embajador, en abril de 2017.

En la delegación oficial había coincidencias en elogiar el discurso de Abdo Benítez, muy duro contra la Justicia paraguaya, "que defiende a los que más tienen", y su promesa de pelear contra el narcotráfico en su país. "Hay que ver si lo puede lograr", comentó un integrante de la delegación argentina. Antes de llegar a la explanada de la Bahía del Palacio de López, donde se llevó a cabo la ceremonia, Macri tuvo un breve contacto con la prensa local. "Tenemos la vocación de seguir trabajando juntos por el bien de nuestros pueblos", dijo.

Durante la ceremonia, Macri compartió el escenario con sus pares de Brasil, Michel Temer; Uruguay, Tabaré Vázquez, y Bolivia, Evo Morales, entre muchos otros. No pudo ver a Horacio Cartes, su amigo y presidente saliente, quien por internas con Abdo Benítez no participó de la ceremonia ni le entregó el mando, a pesar de pertenecer ambos al Partido Colorado.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?