Mi obra maestra: el mundo del arte en la mira

Trailer de Mi obra maestra - Fuente: YouTube

2:05
Video
Diego Batlle
(0)
16 de agosto de 2018  

Mi obra maestra (Argentina-España/2018) / Dirección: Gastón Duprat / Guión: Andrés Duprat / Fotografía: Rodrigo Pulpeiro / Música: Emilio Kauderer y Alejandro Kauderer / Edición: Anabela Lattanzio / Elenco: Guillermo Francella, Luis Brandoni / Duración: 100 minutos / Calificación: Apta para mayores de 13 años con reservas / Nuestra opinión: buena

Las miradas impiadosas y marcadas por el humor negro; las contradicciones, especulaciones e imposturas en el mercado del arte -que pueden llegar incluso al pequeño fraude o la gran estafa- no son nuevas en las carreras del guionista Andrés Duprat y de su hermano Gastón, autor y realizador, respectivamente, de Mi obra maestra.

Ambos -con Mariano Cohn como codirector- habían concretado hace ya una década El artista y algunas de esas obsesiones reaparecen en esta película bastante más ambiciosa en su propuesta. Construida como un largo flashback, la película tiene como protagonistas a Arturo Silva ( Guillermo Francella ), un marchand encantador y sofisticado, aunque bastante inescrupuloso, que tiene como cliente a Renzo Nervi ( Luis Brandoni ), artista plástico que disfrutó de alguna lejana época de gloria pero que hace una década no vende una pintura. Mientras Arturo es un galerista que se codea con millonarios coleccionistas, Renzo es un tipo huraño y resentido que vive prácticamente recluido en su decadente casa-taller y se niega a adaptarse a las exigencias de un mercado al que considera arbitrario y esnob.

La llegada de Alex (Raúl Arévalo), un neohippie español que dice ser un admirador incondicional de este gran maestro incomprendido por las nuevas generaciones (la obra que aparece en la película es de Carlos Gorriarena) y la aparición en escena de otra experta en el negocio (interpretada por Andrea Frigerio) empezarán a modificar la situación.

La película se maneja con bastante soltura dentro de los cánones de la comedia farsesca, aunque en ciertos pasajes la mirada que se pretende despiadada sobre los excesos y abusos del mundillo de la artes visuales termina apelando al trazo grueso. Con un buen despliegue de producción (las locaciones van del Museo de Arte Contemporáneo de Niterói al bellísimo altiplano jujeño), una vuelta de tuerca en su segunda mitad que genera cierto suspenso y una indudable química entre sus dos protagonistas (opuestos complementarios) a la hora de construir esa improbable amistad, Mi obra maestra termina sobreponiéndose a cierta superficialidad que se desprende de los conflictos trazados desde el guion.

ADEMÁS

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.