Dulce país: atractivo western australiano

Trailer de Dulce país - Fuente: YouTube

2:08
Video
Javier Porta Fouz
(0)
16 de agosto de 2018  

Dulce país (Sweet Country, Australia, 2017, hablada en inglés y aborigen australiano) / Dirección: Warwick Thornton / Guión: Steven McGregor, David Tranter / Elenco: Bryan Brown, Hamilton Morris, Sam Neill, Luka Magdeline Cole / Distribuidora: IFA Cinema / Duración: 113 minutos / Calificación: Apta mayores 16 / Nuestra opinión: muy buena

El western no es un género de los más representados en los cines del mundo; hace rato que pasó su época de gran producción y lo que hay son siempre excepciones, reversiones, actualizaciones. Pero su raíz es tan poderosa, tan específicamente cinematográfica, que bastan unos pocos planos y unas pocas coordenadas para situarnos y, cuando estamos bien llevados como en este caso, fascinarnos. Estamos aquí ante la variante "western australiano": hace casi un siglo, en los intentos de los blancos por establecerse en un territorio que está lejos de ser un vergel amigable, y en su convivencia cargada de prejuicios y violencia con los aborígenes. El hecho central, el conflicto, es que un aborigen mata a un blanco en defensa propia. Alrededor de ese momento se arma esta película presentada en Venecia y Toronto en 2017, y se estructura con una propuesta nada habitual, que puede descolocar en un principio: hay no pocos flash forwards, que nos hacen previsualizar hechos que ocurrirán más adelante en el tiempo de la historia. Las imágenes, en términos de encuadres e iluminación, se cobijan a la sombra del cine de John Ford pero le agregan un manierismo que no solo logra no ser un mero adorno sino además resignificar la relación de los personajes entre sí y con el paisaje. Con actores dignos de aparecer en un western, como Bryan Brown, Sam Neill y Hamilton Morris, Dulce país cuenta, con lazos visibles con Un tiro en la noche de Ford, una de esas historias acerca del nacimiento doloroso de una nación.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.