Aeromodelismo: el emprendedor que conquista al mundo con sus aviones a escala

Desde Olavarría, Visbeek Aircraft Models exporta réplicas que los coleccionistas elogian por su calidad artesanal

16 de agosto de 2018  
Raúl Visbeek produce cuatro modelos al año

Aviones de la Segunda Guerra Mundial recorren el mundo gracias a una empresa argentina que los reproduce en escala y los exporta.

Visbeek Aircraft Models es una pyme de aeromodelismo artesanal, unipersonal y sustentable, con muy bajo costo en insumos y materias primas, ya que todo el material que se utiliza en la construcción de los aviones proviene de aluminio reciclado de latas de gaseosas o cervezas y es llevado adelante en un taller de la ciudad de Olavarría, provincia de Buenos Aires.

Aeromodelismo: el emprendedor que conquista al mundo con sus aviones a escala - Fuente: YouTube

2:21

Desde allí, Raúl Visbeek, dueño y creador de estos modelos a escala, exporta réplicas de aviones de la Segunda Guerra Mundial a países como Estados Unidos y el Reino Unido.

En su taller, Visbeek cuenta a LA NACION que su empresa nació a partir de un pasatiempo adquirido desde muy chico, asociado a un especial interés por la aviación, su historia y su desarrollo. En ese proceso, las dos guerras mundiales significaron un salto evolutivo significativo en el campo del diseño y la motorización y fueron precisamente los aviones de ese período los que más le llamaron la atención y sobre los cuales comenzó a dar sus primeros pasos en el modelismo estático.

El emprendimiento nació por el interés en los aviones de la Segunda Guerra Mundial

"Cuando empecé, muchos de aquellos aviones legendarios ya se comercializaban en forma de kits de plástico para armar, pero por entonces -a fines de la década del 70 y principios de los 80- en mi ciudad no estaban o no eran económicamente accesibles. Por lo tanto, comencé yo mismo a construir modelos de esos aviones, utilizando para ello madera de cajón, chapa de zinc, cartón y otros materiales disponibles y baratos. Yo no sabía de escalas ni tampoco contaba con planos y fotografías de referencia. Tan solo unas pocas fotos de revistas bastaban para disparar mi imaginación y creatividad en la construcción", cuenta.

Pero para convertir ese hobbie en una actividad profesional, Visbeek tuvo que replantear el modo de producción artesanal, desarrollar una estrategia de promoción y hacer un estudio de mercado que realizó a través de grupos de aficionados por el aeromodelismo, muchos años después, en la red social Facebook. Allí, entendió que su producto tenía un alto valor agregado y que era un bien de lujo para un nicho de mercado "tremendamente entendido y exigente", dice.

"Las innumerables páginas vinculadas con la aviación y con los aviones clásicos me brindaron detalles sobre los gustos y preferencias de la gente vinculada con el tema. Pude definir un ranking de los aviones clásicos mundialmente preferidos y reconocidos y descubrir que, en ese orden, el bombardero cuatrimotor estadounidense B-17 se llevaba gran parte de los laureles", añade.

Su primer avión B-17 en serie fue producido en 2015 en poliuretano y poliéster, y concluyó en 2016. Pero no fue hasta el año pasado que Visbeek comenzó con la construcción en serie de los modelos para la venta en el exterior.

La empresa exporta mediante la herramienta Exporta Simple

"Construir un modelo E: 1/32 del Boeing B-17 me demanda unos tres meses de trabajo, con una dedicación de unas cuatro horas diarias. Una misma pieza se puede lograr en media hora o en cinco horas según el estado de ánimo, la paciencia, la perseverancia y hasta la suerte de quien la ejecuta, razón por la que el trabajo en modelismo es imprevisible y muy difícil de cuantificar temporalmente", cuenta. No obstante, para la comercialización resulta muy importante poder predecir el tiempo que demandará construir un modelo y cumplir con un pedido.

Una vez concretados los pedidos, los costos, los tiempo de entrega y la forma de pago, Visbeek informa al cliente sobre todo el proceso de construcción del modelo mediante fotos.

Debido a las características del producto y al método de trabajo aplicado en su construcción, Visbeek solo puede producir cuatro modelos del B-17 en un año, pero sus creaciones son altamente apreciadas: para este año y el siguiente, Visbeek Aircraft Models tiene sus cuatro pedidos anuales confirmados por clientes de Estados Unidos y el Reino Unido. Esto significa una exportación de 16.000 dólares anuales.

Sus clientes son coleccionistas y profesionales de la aviación, entre otros

El método del envío y la exportación lo hace a través de la herramienta Exporta Simple, pero también tiene una despachante de aduana que le ayuda en todos los trámites, ya que muchas veces tiene que enviar sus productos por exportación tradicional.

Algo muy importante, remarca Visbeek, es que tiene que ser sumamente cuidadoso con el embalaje, por lo que algunas veces lo terceriza a una empresa especializada en embalajes internacionales para exportación.

En su perfil de Facebook crecen los seguidores, así como los elogios a su trabajo.

TEMAS EN ESTA NOTA