Alimentos congelados asociados con un brote, en un limbo de control

Son los 100 lotes de maíz, arvejas y mix de vegetales importados de Hungría asociados con un brote de listeriosis en Europa; cruces entre la Anmat y el Senasa por su ingreso al país
Son los 100 lotes de maíz, arvejas y mix de vegetales importados de Hungría asociados con un brote de listeriosis en Europa; cruces entre la Anmat y el Senasa por su ingreso al país Fuente: Archivo
Fabiola Czubaj
(0)
16 de agosto de 2018  

Más de 100 lotes de productos congelados de 12 marcas a la venta en góndolas del país fueron elaborados con más de 520.000 kg de granos de maíz, arvejas y mezcla de vegetales importados desde diciembre pasado de la planta de la empresa Greenyard Frozen en Hungría. Recién ayer, en el Boletín Oficial, se publicó la disposición 8084 de la autoridad regulatoria nacional, que prohíbe la comercialización de esos alimentos.

Hace dos semanas, LA NACION publicó la existencia en el país de alimentos congelados a la venta que habían sido elaborados con esos productos. Entonces, la Administración Nacional de Alimentos, Medicamentos y Tecnología Médica (Anmat) difundió una alerta a la población que buscó replicar a través de usuarios de las redes sociales.

Esa materia prima -de la que aún se desconoce la cantidad que se pudo recuperar de supermercados, el consumo particular y la elaboración industrial- está asociada con un brote de listeriosis en cinco países de Europa que causó por lo menos nueve muertes, de acuerdo con la información de las autoridades regulatorias europeas.

Ayer, en el texto sobre el trabajo que hizo el Instituto Nacional de Alimentos (INAL), que depende de la Anmat y es la autoridad a la que le corresponde el control de los alimentos importados para consumo humano, se lee que, luego de que consultó sobre el ingreso al país de esos productos congelados de Hungría a otras dependencias, incluidas sus delegaciones Mendoza, Paso de los Libres y Posadas, el Departamento de Vigilancia Alimentaria del organismo "concluye que los productos involucrados no ingresaron a través del INAL, por lo que se solicitó al Servicio Nacional de Sanidad y Calidad Agroalimentaria (Senasa) que informe al respecto".

La respuesta del Senasa, de acuerdo con el texto, fue que "efectivamente existen envíos de importación certificados, cuyo origen e importador corresponden con los notificados por Infosan", que es la Red Internacional de Autoridades en materia de Inocuidad de los Alimentos. Fue a través de Infosan que el INAL conoció, hace por lo menos 15 días, sobre el ingreso al país de esos lotes.

Sobre la responsabilidad del Senasa en el control de los alimentos importados, el organismo respondió ayer a LA NACION que el control de los establecimientos que importan esos productos corresponde al INAL, como también las mercaderías que puedan distribuir en el mercado. "Todos los alimentos procesados que vienen del exterior los controla el INAL, pero la Anmat está consultando al Senasa porque el importador solicitó un certificado para hacer el ingreso -indicaron-. Ahora, la mercadería está siendo interdictada, y se están haciendo el retiro del mercado y la trazabilidad de los productos". Y agregaron: "Los controles del Senasa se hicieron y funcionaron bien. La otra parte, que es descubrir que la mercadería estaba contaminada, le corresponde al INAL, que la somete a estudios para eso. En el Senasa solo hacemos controles fitosanitarios para que no ingresen plagas al país".

La bacteria que causó el brote en Europa entre 2016 y este año es Listeria monocytogenes, que provoca una enfermedad de transmisión alimentaria conocida como listeriosis (ver aparte).

En el país, la lista de productos congelados que se elaboraron con esos lotes de la empresa de Hungría incluye choclo, arvejas, ensalada primavera, relleno para tarta de verduras, sopa y wok de pollo y vegetales supercongelados. Se trata de 128 lotes que Nutrifrost, Compañía Industrial Frutihortícola y Frío Polar elaboraron para las marcas locales Cifsa, Arganic, Aro, Día, Erin, Jumbo, La Anónima, Molto, Nelo, Maglia, Carrefour y Great Value, como publicó LA NACION hace dos semanas. Ingresaron al país 527.400 kg entre diciembre y junio de este año.

El "retiro inmediato y preventivo" de esos productos del mercado es de clase I debido a que su consumo puede tener consecuencias graves para la salud.

Hace poco más de dos meses que el Sistema Europeo de Alerta Rápida para Alimentos está trabajando con la Organización Mundial de la Salud, a través de Infosan, para advertir a los países que retiren del mercado productos vegetales congelados que se producen desde agosto de 2016 en la planta de Hungría y se importaron a más de 100 países, como la Argentina. "Dados la vida prolongada de estos productos congelados (algunos con fecha de vencimiento hasta mediados de 2020) y el período de incubación también prolongado de la listeriosis (entre una y tres semanas y hasta 70 días), el riesgo para los consumidores se mantendrá durante algún tiempo y podrían detectarse más casos en los próximos días o semanas", según informó Infosan.

Una enfermedad de transmisión alimentaria

¿Qué es?

La listeriosis es una enfermedad transmitida por alimentos, causada por la bacteria Listeria monocytogenes. Puede ser muy grave en las embarazadas (hasta inducir el aborto sin la atención oportuna), los bebés, los adultos mayores y las personas con el sistema inmunológico debilitado

¿Cómo se transmite?

Al consumir alimentos contaminados con la bacteria. Los más riesgosos son los que no requieren cocción previa, como los congelados. La bacteria se puede multiplicar en el frío, por lo que puede mantenerse viable y reproducirse en la heladera, pero se destruye con la cocción. Los alimentos de mayor riesgo son los fiambres y los embutidos, los lácteos elaborados con leche sin pasteurizar, los quesos blandos, los vegetales crudos y los pescados crudos y ahumados

¿Cuáles son los síntomas?

Diarrea, fiebre, dolores musculares, dolor de cabeza, rigidez de cuello, confusión, pérdida del equilibrio y convulsiones. La incubación puede durar entre 1 semana y 2 meses. Los síntomas aparecen entre 1 y 4 semanas después de haber ingerido el alimento contaminado. Pero hay quienes tuvieron síntomas el mismo día o hasta 70 días después

¿Cómo se previene la enfermedad?

Lavarse las manos antes y después de manipular alimentos. Usar agua y jabón durante por lo menos 20 segundos. Lavar las superficies y los utensilios, antes y después del contacto con alimentos de riesgo. Separar los alimentos crudos de los cocidos. Cuidar la higiene en la heladera. Lavar las verduras y las frutas. Cocinar los alimentos a más de 70°C

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.