En medio del escándalo, reinan el espíritu de cuerpo y el cálculo electoral

Gustavo Ybarra
Gustavo Ybarra LA NACION
El bloque del PJ manejó las ausencias en el recinto para exponer al oficialismo, que no logró el quorum
(0)
16 de agosto de 2018  

Cristina Kirchner demostró ayer que una porción importante del peronismo aún le responde y que, para los gobernadores del PJ, todavía pesan más el espíritu de cuerpo y el cálculo electoral que pagar el costo político de defender a la expresidenta, aun cuando el escándalo de los cuadernos de las coimas no deja de crecer.

Como suele ocurrir en estos casos, no hay una sola causa que explique el fenómeno. De hecho, Cambiemos también tuvo su cuota de responsabilidad en el fracaso de la sesión.

La ausencia de dos senadores fue clave para que no se alcanzara el quorum, pero ayer también se escuchó a voces oficialistas admitir que varios senadores de la bancada que comparten la UCR y Pro prefirieron forzar el papelón. "Fue una forma de mantener el foco de la atención pública en otro lado, para que no se vea que no hay plan, que el Gobierno no tiene brújula", confesó un funcionario macrista del Senado a LA NACION.

Si el fracaso en aprobar el allanamiento de sus domicilios fue el canto del cisne o una señal de recuperación de su liderazgo todavía es una incógnita, pero ayer en el Senado era un secreto a voces que el faltazo de 16 senadores del bloque que conduce Miguel Pichetto fue producto del paciente hilván político de la expresidenta con varios mandatarios peronistas.

Solo así se entiende que senadores como los entrerrianos Pedro Guastavino y Sigrid Kunath, que responden al gobernador Gustavo Bordet, y los pampeanos Daniel Lovera y Norma Durango, soldados de Carlos Verna, estuvieran ausentes. Otra provincia que aportó dos ausentes fue San Juan, comandada por Sergio Uñac.

Las causas que explicarían el peso de la expresidenta en esta pulseada son varias. Algunos casos se podrían entender en la fuerte vinculación de esos mandatarios en los años en que el kirchnerismo campeó a sus anchas en la política argentina.

El ejemplo más fuerte es el de Formosa y su eterno gobernador Gildo Insfrán, quien no solo fue leal al kirchnerismo, sino que se encuentra amenazado por la injustificada contratación de la consultora The Old Fund, la misma que participó en la compra ilegal de Ciccone, en la renegociación de la deuda de la provincia con la Nación. Es un caso por demás extraño, si se toma en cuenta que ambas partes eran gobernadas por el mismo color político.

Otros, como el pampeano Verna, estarían reaccionando a una lógica amigo-enemigo. "Estoy con cualquiera antes de apoyar al Gobierno", sería la dinámica que mueve los pasos del veterano gobernador por estas horas. Aunque lógica, la postura del mandatario de La Pampa provoca más de una sorpresa en el interior del propio PJ en el Senado, en el que todavía se recuerdan las jugadas que intentó Cristina Kirchner para tratar de expulsar a Verna de ese mismo cuerpo en 2002.

La razón más extendida es, tal vez, aquella que sostiene que gobernadores y senadores peronistas están cuidando su propia supervivencia. Las réplicas del terremoto de los cuadernos de las coimas amenazan con seguir incrementándose y no es bueno andar sentando precedentes que, después, podrían volverse en contra.

Por último, el cóctel se completa con una cuota de picardía. "Si hubiéramos tenido uno más, ellos habrían tenido uno menos", dijo Federico Pinedo (Pro-Capital) para justificar la ausencia de su compañero de bloque Esteban Bullrich (Pro-Buenos Aires).

Deslizó, así, las sospechas extendidas en Cambiemos de que Pichetto jugó al ajedrez legislativo para dejar al descubierto el error político del oficialismo manejando el número de senadores que sentó en el recinto. Esta teoría conspirativa explicaría ausencias como la del chubutense Alfredo Luenzo, quien había dicho que estaba a favor de autorizar los allanamientos, pero ayer prefirió quedarse en su despacho.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.