Magnetto: "La versatilidad de nuestros recursos nos tiende a menudo la trampa de creernos más ricos de lo que somos"

Héctor Magnetto, CEO del Grupo Clarín
Héctor Magnetto, CEO del Grupo Clarín Fuente: LA NACION - Crédito: Ricardo Pristupluk
(0)
16 de agosto de 2018  • 11:50

El CEO del Grupo Clarín, Héctor Magnetto, sostuvo hoy en el marco de una reunión organizada por la Asociación de Empresarios Argentinos ( AEA ) que "la extraordinaria versatilidad de nuestros recursos nos tiende a menudo la trampa de creernos más ricos de lo que somos y de gastar a cuenta".

La última parte de su afirmación parece haber dado en el punto justo de la discusión que propuso la política (el presidente Mauricio Macri había hecho una referencia directa más temprano en este encuentro) y está recogiendo una parte del empresariado. Se trata del déficit fiscal y sus consecuencias negativas sobre los negocios en el país.

El CEO de Clarín recordó que partiendo de niveles no tan lejanos en 1962, el PBI per cápita es hoy casi un cuarto del de Australia y que en el mismo período, el crecimiento local estuvo un punto por debajo del promedio de América Latina.

"Sin duda hemos desaprovechado oportunidades. Para intentar no repetir frustraciones, quizás sea útil indagar en las razones de las mismas. A mi juicio, el cortoplacismo y el sectarismo son dos de esas razones. Por un lado, la extraordinaria versatilidad de nuestros recursos nos tiende a menudo la trampa de creernos más ricos de lo que somos y de gastar a cuenta. Sujetos además a la volatilidad de los términos de intercambio y a la necesidad de sostener una estructura fiscal enorme y en muchos casos ineficiente", sentenció.

Si bien mencionó cifras y comportamientos históricos, Magnetto hizo también un análisis conceptual de la realidad argentina. A partir de allí, dio sus recetas: "Creo que para caminar hacia un modelo de desarrollo de largo plazo es indispensable seguir avanzando en la normalización de la infinidad de variables institucionales y estructurales que fueron trastocadas en tantos años de lógica de emergencia. Se trata obviamente de seguridad jurídica, respeto de las libertades y división de poderes. Y al mismo tiempo de variables regulatorias, cambiarias, impositivas, comerciales, laborales, logísticas. En definitiva, la recuperación de reglas de juego claras y estables es una precondición ineludible".

Además, criticó la "inercia pendular" de la Argentina, dominada por "una antinomia histórica entre conservadurismo y populismo. Entre creación de riqueza e inclusión de grandes mayorías. Llevada al terreno productivo, entre industria y sector agropecuario, entre generación de empleo y generación de divisas".

El CEO del Grupo Clarín también hizo una fuerte defensa del sector privado. "Es indudable que el sector privado debe ser el dinamizador. Cuanto más peso específico gane en la actividad económica, más fácil será mejorar el ingreso de los habitantes. Y dentro del sector privado, el capital nacional está llamado a crecer aún más si queremos un modelo de inserción global alineado a nuestros intereses. El impulso a las pymes, pero también a las multinacionales argentinas debiera ser un objetivo estratégico. Por su efecto inspirador y multiplicador en términos de empleo de calidad y capacidad de innovación", completó.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.