El Central sube los encajes para que haya menos pesos disponibles que presionen sobre el dólar

El objetivo es limitar la pérdida de reservas por el desarme de Lebac
El objetivo es limitar la pérdida de reservas por el desarme de Lebac Fuente: LA NACION
Javier Blanco
(0)
16 de agosto de 2018  • 12:37

El Banco Central (BCRA) resolvió hoy elevar por cuarta vez en los últimos dos meses y en otros 3 puntos porcentuales la porción de dinero captado de terceros que los bancos deben mantener inmovilizados como encajes en un intento por evitar que los pesos liberados por el inicio del proceso de desarme de Lebac causen una presión extra sobre el dólar y lo obliguen a sacrificar más reservas.

La medida se conoció hace minutos y llega después de una jornada en la que la entidad que conduce Luis Caputo usó US$981 millones de las reservas con ese propósito, lo que ayudó a que ese activo caiga en US$1617 millones en el día, dado que en la jornada también debió devolver una cuota por US$404 millones del préstamo (Repo) que había recibido de bancos internacionales para reforzarlas, a lo que se sumaron otros pagos.

Con el nuevo aumento, los bancos que actúan en la zona metropolitana y ciudades importantes del país (para la normativa caracterizados como Grupo A), ya no pueden disponer de $31 de cada $100 que capten, una medida que afecta su capacidad prestable y tiende encarecer el costo del dinero. Hasta mitad de junio esa imposición estaba en el 20% lo que deja a la vista la magnitud de torniquete monetario.

El BCRA explicó en la circular que hizo pública que el nuevo porcentaje (dispuesto por la Comunicación A 6560) alcanza a "todos los depósitos en pesos, tanto a la vista como a plazo para las entidades financieras" mencionadas y que la medida implica una absorción extra "de liquidez de $60.000 millones", cifra que se eleva a $220.000 millones si se toman en cuenta los sucesivos aumentos desde mediados de junio.

Especificó además que entra de vigencia "a partir de hoy", lo que muestra la intensión de hacer un nuevo ajuste al torniquete monetario tras el alto costo en reservas que implicó ayer tratar de mantener bajo control del dólar, en un contexto desfavorable del mercado global, ahora que el dato oficial de inflación de julio (3,1%) mostró que el traslado a precios del fuerte salto que tuvo en los últimos meses el dólar fue mayor al que esperaban.

La decisión generó algo de inquietud en el mercado, dado que se interpretó como una "reprimenda" a los bancos por haberse mostrado reacios a suscribir Notas del Banco Central (Nobacs) en la licitación del martes, es decir, el día en que comenzó a regir la prohibición para que compren Lebac, ya sea en la colocación primaria o por operaciones de mercado secundario.

Ese día los bancos presentaron ofertas de compra por algo menos de $12.000 millones, cifra que representa el 6% de la deuda que les vencía en Lebac, y pidieron tasas que el BCRA consideró inadecuada para recolocar esos pesos a plazos mucho más largo. "Es que ni siquiera sabemos si estos títulos van a tener un mercado líquido. Si esto se arregla, como queremos, y necesitamos disponer de esa liquidez, ¿qué pasa?", comentó a LA NACION un banquero privado nacional.

Desde el BCRA negaron que el objetivo del nuevo incremento en los encajes ea "disciplinar". A criterio del Central, un control más firme de la liquidez en el mercado de dinero es "fundamental para reforzar el compromiso anti inflacionario de la entidad"

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.