Elegí una carta de Tarot y descubrí qué te quiere decir hoy

Pensá en algo que quieras resolver y elegí una de estas 3 cartas para poder entender cuál es la actitud correcta para afrontar esa situación. Abajo vas a encontrar la respuesta.
Pensá en algo que quieras resolver y elegí una de estas 3 cartas para poder entender cuál es la actitud correcta para afrontar esa situación. Abajo vas a encontrar la respuesta. Fuente: OHLALÁ!
(0)
16 de agosto de 2018  • 12:55

Según Macarena Godoy, tarotista terapéutica y escritora, el origen del Tarot es muy lejano: "Se dice que nació en el antiguo Egipto y se diseñó para atesorar el conocimiento de muchos escritos sintetizado en pocas cartas, como una manera de almacenar el conocimiento fundamental para el desarrollo humano".

Enterate de qué dice la carta que elegiste acá:

Fuente: OHLALÁ!

Si elegiste la carta 1, esto es lo que tenés que saber:

Oráculo del día

0:50
Video

Si elegiste la carta 2, esto es lo que tenés que saber:

Oráculo del día

0:49
Video

Si elegiste la carta 3, esto es lo que tenés que saber:

Oráculo del día

0:47
Video

3 MENTIRAS SOBRE EL TAROT

Por Macarena Godoy .

Terminemos con algunas falsas creencias sobre el Tarot para poder acceder al conocimiento que existe en sus cartas, alejando mitos para utilizarlo como lo que verdaderamente es: una excelente herramienta de autoconocimiento.

1. No hay cartas buenas o malas.

Lo primero que me preguntan en las consultas, es si veo en las cartas algo bueno o malo. Ya es momento de salirnos de la dualidad bueno y malo, sabemos que cada situación que aparece trae algo que necesitamos aprender. La vida nos regala oportunidades para expandir las fronteras de nuestras propias limitaciones para transformarnos en personas más sabias. Muchas de las situaciones dolorosas que transitamos alojan en el centro de la experiencia una oportunidad de expansión, si somos capaces de aceptar lo que está sucediendo, podremos integrar este tesoro de sabiduría a nuestros ser. El Tarot nos invita a mirar situaciones específicas de una manera novedosa.

2. El Tarot no es para saber del futuro.

Preocuparnos excesivamente por el futuro, con fantasías o miedos, suele ser una vía de escape, manteniéndonos distraídos de trabajar las situaciones que están en el presente. Querer saber desmesuradamente sobre el futuro, es una ambición de control, una trampa de tu mente. Cuando te des cuenta que la llave sobre cualquier cambio que quieras hacer en tu futuro está en tu presente, podrás sentir el poder que trae saberte creador tu propia realidad. Cada carta del Tarot funciona como un reflejo de nuestra experiencia interna, que te anima a ampliar tu visión sobre determinada situación o sobre vos mismo, mostrándote aspectos invisibles de tu inconsciente. Animate a ver para crecer y crear.

3. El o la tarotista no tiene una verdad máxima irrefutable.

Nunca desestimes tus propias impresiones, ni entregues tu poder personal a nadie. Si estás en una consulta de Tarot tomá lo que te ayuda y descartá lo que no. Tomate el tiempo para procesar la información y sacar siempre, tus propias conclusiones. Tenemos el hábito de buscar la verdad afuera e intentar que nos resuelvan la vida en un abrir y cerrar de ojos. Tomá tu poder en el centro de tu vida y confía en tu maestro interno. Jamás permitas que alguien te condicione o te sugestione sobre tu futuro, sobre lo que podés o no hacer.

El tarotista es una persona igual que vos, abrite a escuchar y recibir pero no eleves sus palabras por encima de todo. Es tu desafío personal el de transitar tu vida e ir abriendo una nueva senda, única e irrepetible, con las dudas y la incertidumbre que esto puede generar, pero confiando, paso a paso, en el camino que elegís hacia una vida auténtica.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.