Melina Fleiderman: fútbol y noticias con una risa frescaradio

Crédito: Patricio Pidal/AFV
Fernanda Iglesias
(0)
17 de agosto de 2018  

Después de mucho tiempo de hacer móviles, conducir noticieros y estar siempre detrás de las noticias, este año a Melina Fleiderman le tocó ubicarse al otro lado: luego de la muerte de Déborah Pérez Volpin, ella fue la que habló en nombre de la familia, ya que estaba en pareja con el exmarido. Su aparición en los medios fue tan inesperada como lo que vino después. No solo se separó de Marcelo Funes, sino que encontró un lugar insólito en la radio. Desde marzo, cada viernes en Metro y medio, habla en primera persona del equipo de fútbol femenino que integra los sábados.

-¿Cómo fue esa incorporación?

-Surgió como una invitación a raíz de una columna que hacía Martín Reich en el programa de Sebastián Wainraich. Me llevaron porque jugaba al fútbol. Me veían en la tele presentando noticias. Y querían saber cómo era ese contraste, de los tacos y el maquillaje a la canchita los sábados. Estuve un rato largo hablando del equipo, contando anécdotas, y se divirtieron un montón. Cuando me estoy yendo, me para en la puerta Andrés Spangliera, el gerente de la radio. Me dijo: "Me hiciste pillar de risa. Estaba pegado a la radio escuchándote, qué divertido lo hacés". Y bueno, después Martín Reich se fue y lo mío quedó como una sección fija.

-¿Sos futbolera?

-No es que yo sea futbolera, tengo esa cosa de poder contar los encuentros casi como entregas de una telenovela. Si hay algo que aprendí como periodista, es a contar historias. Entonces le pongo una cuota de dramatismo y tengo al aire características muy propias que no se alcanzan a ver en la tele. En la radio soy más transparente, soy como soy yo en verdad. Hablo con malas palabras y cuento anécdotas vinculadas a situaciones del partido.

-¿Tu entrenamiento es jugar al fútbol?

-No. Yo entreno sola. Soy medio obse. Participo religiosamente cada sábado de un torneo de fútbol con mi equipo. No entrenamos juntas, pero sí jugamos juntas.

-¿Cuál es el equipo?

-Se llama La Base Está. Jugamos fútbol 5, pero somos 10. Fuimos cayendo de distintos grupos de distintas conocidas y nos hicimos superamigas. A muchas de ellas las conocí en el colegio al que van mis hijos. Jugamos en ligas femeninas y el equipo puede participar de cualquier torneo. No es el típico picadito que arman los hombres. Tenemos camisetas, apodos...

-¿Cuál es tu apodo?

-Arsat. Me dicen así porque me cuesta enlazar señal. Soy distraída.

-¿En qué posición jugás?

-Soy defensora y juego por la izquierda. Tengo una patada medio ninja. Soy fuerte de piernas y corro rápido.

-¿Solo hablás de tus partidos o hablás de fútbol en general?

-La columna es prueba y error sobre lo que va prendiendo. Yo llevo entregas de lo que son mis anécdotas en la cancha casi como alguien que no sabe lo que está haciendo. Porque no es que yo me presento como una erudita del fútbol. Si a mí me preguntás lo que es un offside, quizá no te lo sé explicar. La gente que escucha y sigue la columna ya sabe quiénes son todas en el equipo. Es muy divertido y tengo mucha complicidad con Wainraich y Julieta Pink, los conductores. Cualquier cosa que tirás en la mesa, ellos lo realzan. Son muy compañeros. Y se prenden en esa novela que es el fútbol amateur, mi equipo, mis experiencias en la cancha.

-Te hacen lucir.

-¡Un montón! Yo no sé hablar de fútbol, no soy periodista deportivo, no me pidan eso porque voy a hacer agua, claramente. Pero no es eso lo que me piden, sino que hable de mis experiencias. Es algo que produzco yo, que me lleva mucho tiempo.

-¿No improvisás?

-No, para nada. Me armo un guion. O un disparador. En eso la producción es muy exigente. No es que yo me siento a hablar de cualquier cosa.

-Entonces no deberías dejar de jugar al fútbol porque si no se te corta la columna.

-Se me corta la fuente de inspiración. Porque lo que yo trato de reproducir es la experiencia antropológica de una chica más vinculada a los aspectos femeninos como el taquito, la pollerita, el maquillaje a una cancha de fútbol donde tiene que ser más aguerrida, más de barrio. Y transmitir esa cosa de "¿qué hago yo jugando acá?"

-En Morfi tenés otro lugar. No hablás de fútbol.

-No. Hablo de actualidad. Le cuento a la gente la tapa del diario, hago el complemento periodístico de los conductores, Damián de Santo y Zaira Nara.

-¿Cómo te convocaron?

-Gerardo Rozín venía diciéndome que le interesaba que yo estuviera ahí, pero como él era el conductor era redundante que tuviera otra periodista más en el staff. Él ocupaba ese lugar. Cuando él se fue, surgió la posibilidad.

-Sos periodista, pero no le hacés asco al show.

-¡Al contrario! Me redivierte. Es más, el sueño de mi vida era ser actriz.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.