La posverdad del tango y algunos personajes muy milongueros

El ensayo fotográfico de Nora Lezano, con bailarines de Cachirulo
El ensayo fotográfico de Nora Lezano, con bailarines de Cachirulo Crédito: Nora Lezano
De la muestra de bailarines de Nora Lezano al concierto de Juan Pablo Navarro, un paseo por el festival y mundial del género
Mauro Apicella
(0)
17 de agosto de 2018  

A nadie que le guste milonguear querrá perderse las semifinales del Campeonato Mundial del BA Tango, que se realizarán este fin de semana en la Usina del Arte (tampoco las finales en el Luna Park, del martes y miércoles de la semana que viene). El mayor encuentro porteño dedicado a la música y la danza de Buenos Aires tiene todavía muchas actividades por delante. Para los que prefieren escuchar, el espacio cultural Adán Buenosayres programó para mañana a la tarde un interesante encuentro guitarrero y muy actual. Y aquellos que optan por lo clásico podrán elegir los espectáculos dedicados a José Colángelo, Raúl Lavié, Walter Ríos, Néstor Fabián o el concierto de cierre que darán la cantante Susana Rinaldi y el bandoneonista, arreglador y director Osvaldo Piro, el próximo lunes.

Todo esto no solo es gratuito, ni siquiera se necesita que el clima sea bueno. De hecho, un fin de semana frío y nublado puede estar hecho a la medida del Festival de Tango. En sus comienzos, días así eran sus principales enemigos, porque este encuentro se realizaba en época primaveral. Desde hace más de una década, es un festival invernal, y en una tarde gris no dan ganas de llorar, sino de visitar algunas de sus sedes o pasar varias horas en su punto de encuentro principal: la Usina del Arte. El último fin de semana, un concierto del grupo del guitarrista César Angeleri, el festejo que el Sexteto Mayor hizo de sus 45 años o la milonga del salón mayor fueron algunas de las alternativas para una tarde y nochecita de frío, pero no de hastío. Ayer por la tarde, en la sala de cámara de la Usina del Arte, estaba agendada la celebración de los 20 años del tema "Pompeya no olvida", canción emblemática de una nueva camada de músicos y letristas que comenzaron a expresarse con el tango, desde mediados de la década del noventa.

Hasta el final del festival se puede visitar la muestra Milongueros, de la fotógrafa Nora Lezano. Quien fue (y es) considerada una de las principales fotógrafas del rock, desde hace al menos diez años viene ampliando su espectro visual. Fue así que un día se metió en una milonga y retrato a su público habitué. De eso resultó esta muestra, que forma parte del proyecto Social Tango y que es muy interesante por varios motivos. En primer lugar, porque es una mirada actual del presente milonguero. Y los que no tengan idea del hábitat y su fauna al ver estas imágenes podrán despejar prejuicios. Como los retratos son posados y sobre un fondo blanco, más allá de algunos personajes característicos, la muestra es bien tanguera mientras sea expuesta en un ámbito tanguero. Como el público es actualmente tan variado y no hay más información que la que los retratados traen consigo, en otro ámbito se trataría de una muestra de gente común.

Que no se malentienda. Los milongueros son gente común. Tanto que costaría definirlos como milongueros fuera de su ámbito. Pero hay algo que distingue, si no a todos, al menos a la mayoría: no son los trajes cruzados o a rayas ni los zapatos, sino la actitud y el estilo de baile. Las ganas de mostrarse.

Todos bailan por el placer de bailar. Está claro. Pero eso también se puede hacer en la intimidad hogareña con un CD sonando. Si se elige la milonga es por la posibilidad de interactuar y por ese deseo (inconfesable o no tanto) de mostrarse. No en un plan de exhibición, sino para que esos pasos que dan solo dos (y representan un estilo) puedan ser compartidos con todos los que se sientan a las mesas en torno a la pista. Eso los distingue (entre otras cosas, claro) de los bailarines eventuales que ganan las pistas de una milonga o del festival.

Tangos de la posverdad, el disco que presentó el contrabajista Juan Pablo Navarro en la sala de cámara de la Usina de Arte, quizá mantenga una relación con lo anterior. Si el CD de Navarro tiene bandoneón y se escucha en el Festival de Tango, podríamos pensar que es un disco de tango y asegurar que sí, que realmente lo es. Pero tal vez eso sea solo una "posverdad".

Visto de otro modo, puede ser un disco de tango por el simple hecho de que tango es todo aquello que consideremos como tal, más allá de que tenga, o no, síncopa y marcato.

De una u otra manera, Juan Pablo Navarro compuso temas y grabó con su grupo un disco sobresaliente de música popular argentina contemporánea (y de cámara) que resume todas sus influencias. Es un músico sumamente versátil. Toca con orquestas sinfónicas, con grupos de chamamé, de jazz y de tango.

Postango

Tangos de la posverdad sonará a todo eso (y con algún procedimiento melódico más emparentado a la música contemporánea académica que a la popular). Y si toma formas definidas, será más por lo que el oyente quiera escuchar que por los elementos concretos que usó el compositor. O porque haya una preferencia especial por un lenguaje, anunciada con la palabra tango en el título.

Si le cambiáramos el fondo (o sea, el título del CD y el escenario, que es del festival de tango; como si a las imágenes de Nora Lezano les cambiáramos la escenografía neutra), esta música tendría otro significado para quien la escucha, más allá de las particularidades de algunos temas (el minimalismo rioplatense de "Cínico", el policial tanguero que se asoma en "Tacleatta Nº 1", la melancolía de "Perú y Belgrano").

No todo es lo que se escucha ni lo que queremos escuchar. Este es un sexteto de siete, en total. Juntos han hecho este excelente disco, que va un paso más allá en el terreno de la música popular contemporánea, en un sentido amplio de la definición (o, simplemente, tanguero, si alguien prefiere construir su posverdad).

Ellos son Juan Pablo Navarro (contrabajo, composición, arreglos y dirección), Nicolás Enrich (bandoneón ), Bruno Cavallaro (violín), Esteban Falabella (guitarra eléctrica), Sebastián Tozzola (clarinete bajo), Emiliano Greco (piano) y Sergio Verdinelli (batería).

Agenda seleccionada

Hoy

Orquesta del Tango de la Ciudad de Buenos Aires. A las 20, en el Auditorio de Belgrano, Virrey Loreto y Cabildo.

Mañana

Tarde de guitarreros. A las 18, en el Espacio Cultural Adán Buenosayres, Av. Asamblea 1200, se presentarán el trío de Dipi Kvitko, el trío de Román Vergagni, y el grupo de cantor y guitarras que integran Tape Rubín con Lacruz-Heller Nikitoff.

Pasado mañana

A las 21, en la Usina del Arte, Caffarena 1. La noche de José "Pepe" Colángelo. Un espectáculo dedicado a este prócer del tango.

El lunes

A las 21, en la Usina del Arte, Caffarena 1. La cantante Susana Rinaldi y el bandoneonista Osvaldo Piro serán los encargados del concierto de cierre del festival. Pero el mundial continúa con el certamen de baile y otros espectáculos.

Martes y miércoles

Finales del campeonato de baile en el Luna Park (a las 19, previo retiro de entradas). La primera fiesta (con la actuación de Gabriel Mores y la Gran Orquesta Lírica Popular que era de su abuelo Mariano) será para elegir a los ganadores de la categoría Tango Pista. Al día siguiente se elegirá a los ganadores de Tango Escenario.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?