El arte del cuarteto según Barenboim

No es un secreto que cuando Mozart decidió componer el primero de sus cuartetos con piano no tenía prácticamente antecedente en esa formación (apenas, quizá, la Sonata para clave con instrumentos acompañantes, de Carl Philipp Emanuel Bach) y esa condición casi inaugural explica que eludiera la distribución convencional de "piano con acompañamiento". Todo es aquí nuevo.
Pablo Gianera
(0)
17 de agosto de 2018  

De las tres piezas que Mozart había planeado escribir quedaron únicamente dos, puesto que, tras el primero de los cuartetos, el editor Hoffmeister rescindió el contrato alegando que era demasiado difícil para el público amateur veinés de la época. Mozart estuvo de acuerdo.

Evidentemente, la austeridad epigramática del Cuarteto en sol menor K. 478 era un poco demasiado para cualquier expectativa (y la verdad es que nadie esperaba un cuarteto así). Como sea, tanto este cuarteto como su sucesor, el K. 493 en mi bemol mayor, son dos obras maestras en el sentido más literal; masterpieces que nunca brillaron tanto como en esta grabación de Daniel Barenboim junto con su hijo Michael en violín, Yulia Deyneka en viola y Kian Soltani en chelo.

Este cuarteto ya había tenido una preparación con el trío Barenboim-Barenboim-Soltani, que escuchamos el año pasado en Buenos Aires en un programa dedicado íntegramente a Beethoven. Michael y Soltani integran la Orquesta del Diván, mientras que Deyneka es primera viola en la Staastkapelle Berlin -la otra orquesta de Barenboim-, además de docente en la Barenboim-Said Akademie. El maestro argentino está en confianza, y esa es probablemente la condición de posibilidad para cualquier formación de cámara y para este cuarteto en particular.

Fuente: LA NACION

Ya desde sus grabaciones de los años sesenta con Jacqueline du Pré y Pinchas Zukerman sabemos que Barenboim es también un maestro del repertorio de cámara. Aquí vuelve a demostrarlo. Hay que escuchar el Cuarteto en sol menor, esa tonalidad que Mozart reservaba para ocasiones especiales (pensemos en sus dos sinfonías y en el quinteto). Ya desde la insistencia de las cuerdas sobre la que se recorta el comentario del piano en el primer movimiento, rara vez fue Mozart tan a fondo en la exploración del material, y esa singularidad es precisamente la que esta versión saca a la luz, con todas sus asperezas armónicas y su tremenda ambigüedad entre la tragedia y el lirismo.

El Cuarteto en mi bemol mayor K. 493 es todavía más arduo. Barenboim padre e hijo/Deynekeva/Soltani despliegan la mayor elegancia en el Allegro, con una cierta lasitud en la cuerda que contradice el élan de la parte para piano. En el Larghetto, el carácter meditativo queda desmentido por algunos arrebatos en la interacción entre cuerdas y piano. El sentimiento cantabile de Barenboim padre es sencillamente fuera de serie, lo mismo que, en el Allegretto del finale, el maravilloso diálogo entre Michael, Deynekeva, Soltani.

La piezas se registraron en concierto en la Pierre Boulez Saal, diseñada por Frank Gehry. Por razones inexplicables, la grabación de Deutsche Grammophone se editó solamente en CD (no hubo esta vez vinilo) y, aunque no llegó en formato físico al país, se puede comprar en digital y está disponible además en Spotify. Cualquiera sea el soporte que se prefiera, es una grabación para toda la vida.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.