Peligrosos juegos de pasión y de guerra

Verónica Chiaravalli
(0)
19 de agosto de 2018  

Hay que tomarse un tiempo para leer a Roberto Bolaño. Sortear sus juegos literarios. Entrar en clima. Dejarse llevar, dejarse conducir de manera sutil, casi imperceptible, al corazón de su mundo extraño donde las cosas (los hechos, los personajes, las relaciones humanas) se van revelando al lector en sucesivas capas. El humor emparentado con la ironía y el desapego suele acompañar el viaje. Un tono falsamente apacible para situaciones falsamente banales de una cotidianidad que, de a poco, va descubriendo sus aristas feroces.

Insólitamente, la novela El Tercer Reich, que ahora reedita Alfaguara, permaneció inédita hasta después de la muerte del autor. La historia progresa a medida que se suceden las entradas que cada día consigna en su diario el joven alemán Udo Berger, modesto empleado a la hora de ganarse la vida pero brillante cuando se entrega a su pasión: es campeón en complejos juegos de estrategia militar que se dirimen en largas partidas sobre tableros enormes.

Udo comparte sus primeras vacaciones con su bella novia, Ingeborg, y ha elegido un sitio que frecuentaba todos los veranos con sus padres y hermanos, durante su infancia y su adolescencia: el hotel Del Mar, en playas españolas, regenteado por una compatriota, la enigmática Frau Else.

Todo es miel al comienzo. Udo está enamorado, su vida no puede ser más plena y lo aguarda un horizonte inmediato de reposo y ocio creativo: además de asolearse, debe escribir y estudiar exhaustivamente las flaquezas estratégicas de uno de sus intrincados juegos. Pero el descanso se complica cuando entran en el círculo de los novios Charly y Hanna, tan jóvenes y tan alemanes como ellos, igualmente enamorados, pero salvajes. Un espejo que refleja la cara dionisíaca de la apolínea pareja que forman Udo e Ingeborg.

Desde ese momento Bolaño empieza a ajustar lentamente el lazo de la tragedia en torno a sus protagonistas. Entre borracheras de las que también empieza a participar Ingeborg -cada vez más violentas, cada vez más peligrosas- Charly suma al grupo a tres lúmpenes locales que merodean los hoteles de la playa: el Lobo, el Cordero y el Quemado. Todos tienen un secreto, y la pericia de Bolaño logra que el misterio sea amenazante.

El libro incluye un apéndice tan atractivo como curioso. "Apuntes de Roberto Bolaño para la escritura de El Tercer Reich" incluye imágenes de las libretas en las que el escritor bocetó la trama y los personajes de su novela, con letra regular y prolija, en minuciosas anotaciones que alternaba con reflexiones personales, dibujos e ideas para otros libros. Una ventana indiscreta a la fascinante trastienda de la creación literaria.

El Tercer Reich, Roberto Bolaño, Alfaguara

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.