El director de La Masía comparó a Lionel Messi con Michael Jordan: las razones

Lionel Messi en La Masía
7 de septiembre de 2018  • 09:27

Carlos Folguera es el director de La Masía desde 2002. A pesar de no ser quien recibió a Lionel Messi , fue uno de los primeros en asombrarse con ese niño que llegó desde Rosario a probar suerte en las inferiores del Barcelona. Finalmente la suerte la tuvo el club.

El ex arquero de hockey sobre patines del seleccionado de España está al frente de la residencia para jóvenes deportistas de uno de los clubes más importantes del mundo, donde sobra talento hace años. Se ocupó de arropar a jugadores del nivel de Iniesta, Xavi y Piqué. También a Navarro y Gasol, máximos referentes de un seleccionado español de básquetbol que hizo historia. Pero hubo un chiquitín que lo sorprendió más que a nadie, como a todo el mundo.

"Hay un elemento de Leo que lo define: disputa un deporte súper competitivo, cada 3 días tiene una revancha y cada 3 días hace mejores a sus jugadores. Es capaz de definir él solo un partido pero también de mejorar a sus jugadores. Para mí, hay dos jugadores de la historia del deporte colectivo que han logrado esto: Michael Jordan y Messi. Son los dos donde, aparte de los que han podido definir y decidir por sí solos, son los que aportan más calidad a sus compañeros y asistencias, y les transmiten las ganas de jugar", dice Folgueira a LA NACION.

En el momento en que Messi llegó al Barcelona, nadie dudó que había arribado un jugador que muy de vez en cuando aparecen en el fútbol, aunque resaltó qué los convenció de que era un diferente.

"Lo más importante de los jugadores cuando llegan no es solo lo que pensemos con respecto a cómo lo vemos nosotros, sino también qué es lo que piensan sus compañeros sonre él. Todos los comentarios que te llegaban eran 'es increíble', 'no se esconde', 'es un bicho', 'tiene un talento espectacular', 'le gusta entrenar', 'le apasiona el fútbol'. Eso me hacía ver que estábamos delante de un crack. Hasta compañeros que eran tres años más grande que él ya te hablaban maravillas", explica el director de La Masía.

La Masía

No entiende cómo hay gente que lo discute. Que lo tilda de "pecho frío". De no correr. Sabe que en la Argentina, a pesar de ser el máximo goleador de la selección, muchos piden su cabeza por no lograr ningún título en los últimos años, pero admite que en Europa, y más que nada en España, es el "crack de los cracks". "Aquí no solo no se lo discute sino que Leo es nuestro Dios", dice Folgueira, orgulloso.

Encargado de que los jóvenes que llegan a La Masía tengan el mejor entorno para poder desarrollarse como futbolista y como persona, valora mucho la importancia que tuvo la familia de Messi durante sus años en el club.

"Lo quiero mucho porque tiene un entorno y una familia que saben lo que es luchar por un sueño, educarlo para intentar por llegar a lo que llegó. Siempre voy a tener palabras de agradecimiento y orgullo para con él", sostiene.

Entrenador al cuadrado

El Barcelona se caracterizó en los últimos años por su vistoso estilo de juego, que nació con Johan Cruyff y se viralizó por el mundo de la mano de Pep Guardiola. Pero no fue solo ese equipo el que tocaba por todo el campo, sin revolear la pelota y terminaba en el área rival con un pase a la red.

Pero en La Masía le dan tanta importancia al estilo de juego como a todo lo que lleva a que una persona sea exitosa como jugador y como humano. La educación, el aspecto psicológico, la preparación para afrontar un partido al más alto nivel, el entorno, la familia ocupan la misma escala de importancia dentro del club como lo futbolístico.

"Cuando defino qué es La Masía 360, hablo de la formación de los chicos. Más allá de las horas que están entrenando cada día y los torneos, nos ocupamos de ellos como personas. Tenemos el "entrenador al cuadrado", que te enseña un estilo de juego pero también es educador", explica Folguera a LA NACION.

"Hacemos conferencias y talleres con familias para que todos hablemos un mismo lenguaje. Pero no para hablar de si su hijo juega mal, si tiene que ser delantero o carrilero. Es ese entrenamiento invisible, esa educación emocional, que tengan un buen descanso, se alimenten bien. También estamos atentos al aspecto psicológico, hablarles de qué es el éxito y el fracaso.

Folguera reitera que su trabajo es la formación de los chicos y que no decide su futuro futbolístico. Se encarga de darle todo lo necesario para que cuando sean llamados por el entrenador del primer equipo. Está encima en el proceso de maduración de los jugadores que son promesas pero que si no están del todo preparados, pueden quedar en el camino.

"A los chicos de 17 o 18 años, que estén por llegar a los equipos profesionales, les hacemos un proceso de aprendizaje, respecto a la transición de llegar al deporte profesional. Hablamos del trato con la prensa, la marca institucional, la importancia de las redes sociales. Los hábitos de vivir solo, la nutrición. Cuidarlos para que cuando seas profesional, estés a la altura y puedas rendir al máximo", explica el catalán.

Fuga de talentos

Los jugadores de La Masía

Se suele decir que "por la plata baila el mono" y esto ocurre hasta en uno de los mejores clubes del mundo. En los últimos tiempos, muchos jugadores de La Masía abandonaron Barcelona para irse a jugar a Francia, Inglaterra o Italia sin haber debutado en el primer equipo. Quizás muchos no lo recuerden, pero Mauro Icardi hizo inferiores en el club, para luego probar suerte en Sampdoria, antes de convertirse en el capitán de Inter.

"A los 16 años ya se pueden fichar jugadores, hay libre mercado en Europa. Que seamos un club que nos han sacado más chicos es interesante, pero también es verdad de que estamos indefensos porque cada dia se mueve más dinero con chicos menores", explica Folguera. Nuevamente menciona el concepto de identidad, aunque en algunas ocasiones ser parte de "Mes que un club" no alcanza. "Queremos que la familia del jugador sepa que dentro del Barca es donde más se lo cuida. Después cada estructura familiar decidirá si acepta la oferta superior de un Borussia Dortmund o Mónaco, respecto a la nuestra", sostiene.

TEMAS EN ESTA NOTA