Multiplicados

Fuente: DyN Crédito: Frank Rumpenhorst/DPA
17 de agosto de 2018  

Fráncfort, Alemania.- Algo en esta imagen recuerda el vértigo en acrílico de las obras de Rogelio Polesello, altar de las selfies en cada visita al Malba: acercarse al biombo translúcido, saludar a la propia imagen multiplicada en tres, cinco, tantísimas esferas; permitirse el juego infantil de la repetición y la sorpresa y la magia.En eso anda -todo lo indica- el turista de la foto. Alguien ha inundado de pompas de jabón un rincón de la Plaza Roemerberg, en la ciudad de Fráncfort. Alguien seguramente ha visto, en un microsegundo azaroso, su gesto repetido en uno o varios cristalitos evanescentes. Y clic, el afán por apresar algo del curso del tiempo, esa materia frágil como la más escurridiza y vibrante pompa de jabón. Y, otra vez, clic: el autor de esta foto, capturado a su vez por el turista, multiplicado, él también, en el inapresable río que a todos nos va llevando.

TEMAS EN ESTA NOTA