srcset

9 plantas con flores que crecen a la sombra

Florencia Cesio
(0)
21 de agosto de 2018  • 14:01

Buscada o no, la sombra en el jardín siempre plantea un problema: ¿qué plantas crecen bien si no reciben muchas horas de sol? Lo cierto es que hay muchas especies que pueden vivir en condiciones intermedias de luminosidad. Al cultivarlas es conveniente que no sufran otras carencias, que tengan un sustrato rico, que no les falte agua y que tengan espacio para competir libremente por la luz. Aquí, especies con flores que viven a sus anchas a la sombra y que, además de belleza y color, regalan aromas únicos.

Son varias las especies que se desarrollan sin sufrir en la sombra. Hay que compensarlas con buen espacio, riego y suelos ricos.
Son varias las especies que se desarrollan sin sufrir en la sombra. Hay que compensarlas con buen espacio, riego y suelos ricos. Fuente: Jardín - Crédito: Forencia Cesio

Acanthus mollis (acanto, cucaracha)

Con un follaje exuberante y unas espigas robustas, esta planta impecable es candidata a ser punto focal en un jardín pequeño o a destacarse en masa en un jardín boscoso.

Tipo de sombra: media sombra, sombra clara, sombra tamizada. Tolera la sombra densa. Descripción: las hojas de cerca de 50 cm de largo son de color verde oscuro brillante, profundamente lobuladas. Presenta notables espigas de flores generalmente blancas, que aparecen en primavera y verano. Suele tardar en establecerse, pero una vez que se ha desarrollado es difícil de erradicar, porque rebrota. Cultivo: lo ideal son suelos medianamente fértiles y húmedos, pero con buen drenaje. Resiste el frío (hasta -10°C, si no dura mucho tiempo). Propagación: por esquejes de raíz y por división de matas. Dónde se usa: como punto focal, por su forma atractiva; en jardines pequeños o de estilo tropical.

Anemone x hybrida (anemona japonesa)

Tipo de sombra: de sombra clara o tamizada a media sombra. Descripción: es una herbácea que llega al metro de altura cuando está en flor, lo que ocurre desde fin del verano hasta el otoño. El color característico de las flores es el rosa, pero hay variedades de un rosa oscuro con matiz rojizo, como la 'Margarete', o blancas, como la 'Honorine Jobert'. Cultivo: crece bien bajo media sombra, bajo sombra clara o directamente a la sombra, siempre que cuente con bastante humedad en el suelo. En suelos esponjosos crece y desarrolla matas más rápidamente; es, sin embargo, una planta de crecimiento algo lento. Tolera los suelos pesados. Resiste el frío (-15°C), no así los climas muy cálidos. Puede ocurrir que en algún momento durante veranos muy cálidos o en el invierno el follaje decaiga. Propagación: por división de matas en primavera o por rizomas en invierno. Dónde se usa: con sus flores ilumina los jardines umbríos en la ciudad. Es apta para formar macizos o borduras de bajo mantenimiento en jardines de campo. Sus flores pueden usarse para corte.

Acanthus: por su forma, llama la atención en cualquier jardín. Anémona: perfecta para borduras de bajo mantenimiento. Sus flores pueden usarse para corte.
Acanthus: por su forma, llama la atención en cualquier jardín. Anémona: perfecta para borduras de bajo mantenimiento. Sus flores pueden usarse para corte. Fuente: Jardín - Crédito: Florencia Cesio

Aquilegia vulgaris (aquilegia, aguileña)

Tiene un bonito follaje y sus inflorescencias llamativas, que bailan con la brisa, la hacen muy adecuada para jardines con aire silvestre. Atrae colibríes. Tipo de sombra: de media sombra a sombra clara y tamizada. Descripción: sus hojas partidas forman un follaje etéreo. Las flores aparecen en primavera y verano, en tonos de azul, purpúreas o blancas. Las variedades y los híbridos que derivan de esta especie pueden ser muy llamativos, incluso bicolores, con combinaciones de amarillo, lila, blanco, rosa, rojo, púrpura. Cultivo: crece bien debajo de árboles de follaje liviano. Requiere suelos ricos, con buena humedad y buen drenaje. Tolera el frío extremo y crece eventualmente en lugares calurosos. Luego de la floración, su follaje también es muy atractivo, y hay que seguir regando si falta el agua. Si se cortan las flores cuando decaen, se estimulan nuevas floraciones. Es sensible al mildiu y otras enfermedades. Propagación: por semillas y división de matas. Se resiembra fácilmente. Dónde se usa: flores para jardines de aspecto silvestre.

Bergenia crassifolia (hortensia de invierno, bergenia)

Florece en pleno invierno y bien vale tenerla en cuenta porque su follaje es decorativo el resto del año y forma un excelente cubresuelos. Tipo de sombra: media sombra, sombra clara y tamizada. Tolera la sombra plena. Descripción: forma rosetas de 25 a 30 cm de altura por 20 a 30 cm de diámetro. Tiene hojas redondeadas, grandes, de 15 a 20 cm, con los bordes levemente dentados; en inviernos marcados, eventualmente pueden colorearse de rojo. Las flores son de 2 cm de longitud, de color rosa. Cultivo: no es exigente en cuanto a suelos y soporta tanto los secos como los húmedos; de todas maneras, lo mejor es que tengan humedad media, ricos en materia orgánica y cuenten con buen drenaje. Es resistente al frío. Propagación: por división de matas. Dónde se usa: debajo de árboles, como cubresuelos floridos, en borduras. Sus flores pueden utilizarse como flor de corte.

Aquilegia: son flores para jardines silvestres. Bergenia: puede usarse como un florido cubresuelos.
Aquilegia: son flores para jardines silvestres. Bergenia: puede usarse como un florido cubresuelos. Fuente: Jardín - Crédito: Florencia Cesio

Brunfelsia australis (jazmín del Paraguay)

A pesar de crecer bien en posiciones más luminosas, el nativo jazmín del Paraguay progresa también bajo media sombra o sombra clara. Descripción: arbusto de follaje denso que alcanza de 2 a 3 metros de altura. Tiene una floración notable a principios de primavera y luego aparecen flores, en menor cantidad, durante el verano. Las flores, de unos 3 cm de diámetro, se reúnen en inflorescencias y cambian de color: abren violetas y se van tornando lilas hasta llegar a ser blancas en tres días. Son intensamente perfumadas. Cultivo: se cultiva bajo media sombra o al sol. Tolera la sombra luminosa. Crece bien en suelos ricos, esponjosos y con pH ligeramente ácido o neutro. Tolera los arcillosos y sufre clorosis en el follaje en suelos alcalinos (por falta de hierro). Es mejor que retengan bien la humedad y que ésta no les falte cuando son ejemplares jóvenes. Tolera bien la poda. No resiste las heladas intensas y prolongadas. Propagación: por esquejes y separación de renuevos. Dónde se usa: para jardines perfumados, como vegetación de fondo.

Camellia japonica (camelia)

Dan un toque romántico en cualquier jardín. Es un arbusto prolijo que se enciende cuando las flores se destacan sobre el follaje oscuro. Tipo de sombra: sombra clara, filtrada debajo de árboles de follaje liviano o media sombra. Descripción: crece muy lentamente. Las distintas variedades abarcan flores blancas, rosas, rojas o matizadas, y simples, dobles o semidobles. Aparecen desde fin de otoño, durante el invierno o a principios de primavera, según la variedad. Es un arbusto muy longevo. Cultivo: el sol del mediodía o la tarde de lugares con veranos calurosos, puede quemar sus hojas. Tolera la sombra densa. Es una planta de lugares de clima templado, donde las heladas no son severas (soporta en general hasta -6°C), con alta humedad ambiente. El suelo más benéfico es el orgánico, ligero y ácido (no soporta suelos alcalinos). No requiere poda, pero sí pueden ralearse pimpollos para obtener flores más grandes. Propagación: fácilmente por acodos. También por esquejes o injertos. Dónde se usa: en jardines boscosos, en jardines de estilo oriental. Se asocia con azaleas, ya que tienen requerimientos similares.

Jazmín del Paraguay: ideal para jardines perfumados. Camelia: es la compañera perfecta de las azaleas porque tiene requerimientos similares.
Jazmín del Paraguay: ideal para jardines perfumados. Camelia: es la compañera perfecta de las azaleas porque tiene requerimientos similares. Fuente: Jardín - Crédito: Florencia Cesio

Clivia miniata

Un clásico de los jardines sombreados, a los que ilumina cuando florece. Su follaje prolijo se mantiene inalterable todo el año. Tipo de sombra: tolera la sombra densa, media sombra, sombra clara y tamizada. Tiene hojas acintadas, de color verde oscuro, de buen aspecto durante todo el año. Las flores son de color naranja, aparecen desde el invierno hasta la primavera. Luego, algunas veces, produce frutos rojos muy atractivos. Las matas crecen lentamente. Hay numerosas variedades con flores de diversos tamaños y colores: amarillas, como la 'Citrina', y otras de flores rojas. La Clivia nobilis es otra especie, de flores más pequeñas y cerradas, muy bonita. Cultivo: el suelo óptimo es poroso, con buen drenaje. Agradece un regular suministro de agua, aunque tolera su falta. Lo mejor es cultivarla en zonas sin heladas. El sol directo en verano puede quemar las hojas. Luego de un trasplante o división de matas, suele tardar en florecer. Propagación: por división de matas. Dónde se usa: Crece bien debajo de árboles o en jardines sombreados, dando una nota de color en una época de pocas flores. Se puede cultivar en maceteros.

Cyclamen persicum (violeta de los Alpes)

Las violetas de los Alpes llenan de color los jardines cuando llega el frío en zonas con heladas débiles. Los ciclaminos tienen un aspecto más desestructurado y silvestre. Tipo de sombra: sombra parcial hasta sombra plena. Descripción: alcanza 20 cm de altura y diámetro. Las flores, sin perfume y con largos pedúnculos (de 6 o 7 cm), tienen pétalos reflexos. Las hay con flores blancas, rosas, rojas y el característico rosa ciclamen oscuro y alilado, incluso con pétalos rizados o bicolores. Florece de otoño a invierno o principio de primavera. Cultivo: necesita suelo rico en materia orgánica, con suficiente humedad y buen drenaje. Suele utilizarse como anual. Entra en receso en verano, cuando sus hojas amarillean antes de desaparecer. Durante este período, requiere sequedad del suelo; si están en macetas, una buena práctica es ubicarlas en lugares protegidos de las lluvias. Resiste heladas ligeras, pero mejor si está a resguardo. Propagación: por semillas; las plantas así obtenidas, tardan al menos dos años en florecer. Dónde se usa: para dar color a jardines sombreados en grupos; en macetas en patios. También como planta de interior. Sus flores son de larga duración, muy buenas para arreglos.

Clivia: Da color a los jardines con sombra. Violeta de los Alpes: Sus flores de larga duración, decoran jardines, patios e interiores.
Clivia: Da color a los jardines con sombra. Violeta de los Alpes: Sus flores de larga duración, decoran jardines, patios e interiores. Fuente: Jardín - Crédito: Florencia Cesio

Gardenia jasminoides (jazmín del Cabo, gardenia)

El aroma del jazmín del cabo es inconfundible y se disfruta mucho más, de noche. Son codiciadas flores de corte.
El aroma del jazmín del cabo es inconfundible y se disfruta mucho más, de noche. Son codiciadas flores de corte. Fuente: Jardín - Crédito: Florencia Cesio

Cuando la primavera comienza a transformarse en verano, viaja en el aire el mágico perfume de los jazmines del Cabo, que indica que las Fiestas están cerca. Tipo de sombra: sombra clara a media sombra.

Descripción:

G. jasminoides 'Fortuniana' es el más popular jazmín del Cabo, arbusto de 2 a 2,5 metros de altura y otro tanto de diámetro. Las hojas son de un verde oscuro y brillante, de 10 cm o más. Las flores, de hasta 7 cm de diámetro, son blancas, dobles, muy fragantes y aparecen entre primavera y verano.

G. jasminoides 'Kimura' es más bajo, mide cerca de un metro de altura, de flores más chicas y florece extensamente de primavera a otoño. Es el jazmín del Cabo de las cuatro estaciones, aunque sus flores son menos fragantes.

G. jasminoides 'Radicans' es el jazmín estrella, más pequeño, de hasta unos 50 cm de altura. Tiene flores pequeñas y fragantes.

Cultivo: se puede cultivar en lugares con sombra muy clara y bajo la sombra tamizada que proporcionan árboles de follaje ralo (en estos casos, usar plantas injertadas) o media sombra, protegidos del sol del mediodía y la tarde. Es de clima templado, sin inviernos rigurosos. Necesita suelo con buen drenaje, ligeramente ácido, con buena humedad. Los terrenos alcalinos generan clorosis (amarillamiento) en las hojas jóvenes por falta de hierro. En esos casos, agregar quelato de hierro. Suele tener problemas de ataques de cochinillas, pulgones y otros áfidos que hay que tratar. No tolera la sequía y normalmente no necesita poda. Propagación: por injerto o por esquejes. G. jasminoides 'Fortuniana' se propagan por injertos sobre G. thunbergia, lo que da plantas menos exigentes en humedad y riqueza de los suelos. Dónde se usa: Para jardines perfumados o que se disfrutan de noche. Para flor de corte.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?