Las conclusiones de Guillermo Barros Schelotto tras la excursión de Boca a Barcelona

Barros Schelotto analizó lo sucedido en el Nou Camp el miércoles
Barros Schelotto analizó lo sucedido en el Nou Camp el miércoles Fuente: LA NACION - Crédito: Fernando Massobrio
Franco Tossi
(0)
17 de agosto de 2018  

La excursión de Boca por Barcelona le dejó conclusiones a Guillermo Barros Schelotto que tienen que ver con el funcionamiento de los jugadores desde lo individual y colectivo pero con la lupa puesta en la Superliga y la Copa Libertadores, certámenes donde el equipo de la Ribera se enfrentará con adversarios más terrenales. Más allá de la derrota por 3-0, el Mellizo se fue conforme por la experiencia y sus evaluaciones, que volverán al ruedo oficialmente el lunes próximo, cuando se mida con Estudiantes en la cancha de Quilmes, por el torneo local.

"Es una experiencia bárbara. Sacamos muchas conclusiones pero en referencia al juego, no al resultado. Es bueno competir contra equipos como el Barcelona porque te marcan la diferencia. Hay algunas cosas en las que siempre vamos a estar lejos, como la técnica individual, nunca vamos a poder contratar al mejor jugador del momento a nivel mundial, hay otras que ver si podemos mejorar para alcanzarlos. En lo físico fue parejo, marcaron la diferencia en la eficacia", dijo Guillermo en declaraciones a TyC Sports. ¿Que conclusiones sacó?

Ratificó que la zaga central (entre Goltz, Izquierdoz y Magallán se disputan los dos puestos) se está transformando en un fuerte y que Esteban Andrada se está afirmando en el arco, pero las dudas aparecen en los marcadores de punta: especialmente en el lado derecho: Julio Buffarini otra vez no logró hacer pie.

Fue ese sector el que aprovechó al máximo Barcelona. Intentó por ambos lados, pero el debut de Lucas Olaza fue correcto y prometedor a futuro, a tal punto de que los ataques que el local intentó por la franja del uruguayo no fueron fructíferos debido a la solidez y personalidad con la que se plantó. Cara muy diferente a la que el equipo de Ernesto Valverde desnudó en el exfutbolista de San Lorenzo, quien fue la imagen de los dos primeros goles de la derrota.

El cordobés no tuvo una buena experiencia durante el viaje y justificó con su floja actuación la decisión constante a cargo de los Mellizos de sentarlo en el banco en cada encuentro oficial y ponerlo por detrás de Leonardo Jara en la consideración. No solo por la responsabilidad que tuvo en los tantos que el Barcelona marcó en el primer tiempo, sino por su desempeño general durante los 90 minutos que disputó en el Camp Nou.

Más allá de las fallas, Buffarini no mostró firmeza en ningún tramo del amistoso y ni siquiera aportó cosas interesantes en ofensiva para armar una sociedad con la potencia de Sebastián Villa. Hasta se lo vio muy impreciso en los centros. En definitiva, mantuvo el bajo nivel de sus 16 partidos oficiales (tan solo cinco de titular), situación algo decepcionante tanto para Guillermo como para los hinchas, que se habían ilusionado con su llegada y a quien veían con un temperamento adecuado para el club.

Sin embargo, Boca sigue sin poder encontrar a un lateral que se acerque a la imagen que dejó Hugo Ibarra. Porque aunque Jara sea el dueño del puesto hace más de un año, tenga criterio en ofensiva y haya forjado una importante química con Cristian Pavón, no genera el enamoramiento en las tribunas, especialmente cuando los rivales se proponen exponerlo. Y, quizás, su titularidad pase por haberse asentado mejor que el cordobés, el juvenil Nahuel Molina y Gino Peruzzi.

Desde que Ibarra dejó la institución de la Ribera, hace más de ocho años, los dirigentes y entrenadores no supieron encontrar al heredero de semejante figura. Además de los mencionados, pasaron Christian Cellay, Franco Sosa, Emiliano Albín, Hernán Grana y José Fuenzalida, además de que Carlos Bianchi probó como N°4 al volante central Cristian Erbes. Facundo Roncaglia pudo haber sido una excepción, en tiempos de Julio César Falcioni, aunque los hinchas solo lo disfrutaron diez meses por su polémica salida, enfrentado con los dirigentes.

Tanto Ibarra, por derecha, como Clemente Rodríguez, como N°3, dejaron la vara alta y sus sucesores no se acercaron a esos niveles. Porque el lado izquierdo no está exento de las dudas, aunque Frank Fabra (hoy lesionado), la continuidad de Emmanuel Mas y la primera imagen de Olaza le dan un panorama más alentador a Boca. Incluso en su momento, hace un año y medio, Jonathan Silva (hoy en Leganés, de España) llenaba más la vista del Mellizo que la de los simpatizantes. Pero la excursión de Boca por España dejó conformes en líneas generales a los Barros Schelotto desde las prestaciones individuales del plantel. La incertidumbre más grande, por el momento, es encontrar tranquilidad en el sector derecho.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?