Involucraron a Parrilli, Larroque y Ottavis en los pagos para la campaña

El camporista José Ottavis
El camporista José Ottavis Fuente: Archivo
El exfuncionario Larraburu dijo que ellos, junto al fallecido Mazzón, manejaron dinero en negro para el proselitismo kirchnerista
Maia Jastreblansky
(0)
17 de agosto de 2018  

Martín Larraburu, uno de los exfuncionarios detenidos en el caso de los cuadernos de las coimas, amplió su declaración indagatoria frente al juez Claudio Bonadio y profundizó sobre el capítulo del dinero negro para la campaña kirchnerista.

El joven, de 35 años y mano derecha del exjefe de Gabinete Juan Manuel Abal Medina, dijo que "recibía el dinero que recaudaba Planificación" para después entregarlo a los encargados de la campaña legislativa de 2013.

Aseguró que desconocía "quiénes les habían hecho los pagos" a los colaboradores de Julio De Vido. Dijo que solo "cumplía órdenes" y volvió a pedir su excarcelación.

Según pudo reconstruir la nacion de fuentes con acceso a la causa, Larraburu se definió como un mero pasamanos del dinero negro que recaudaba el kirchnerismo. Dijo que recibió los fondos en ocasiones puntuales durante el año 2013 y que le entregó los dólares al histórico dirigente peronista José Carlos "Chueco" Mazzón, fallecido en 2015.

Consultado sobre los destinatarios finales de los fondos, Larraburu mencionó a los camporistas José Ottavis y Andrés "Cuervo" Larroque, entre los dirigentes que manejaron el dinero negro para el proselitismo kirchnerista. También nombró al exsecretario general de la Presidencia Oscar Parrilli y lo señaló como quien les pagaba a los publicistas de la campaña.

Larraburu declaró, así, en plena sintonía con quien fue su jefe directo, Abal Medina, indagado la semana pasada en la causa de los cuadernos. Frente a la Justicia, el exjefe de Gabinete apuntó a Roberto Baratta como el responsable de juntar el dinero en negro para la campaña legislativa.

"Siempre entendí que los aportes de privados eran voluntarios y de ninguna manera exigidos bajo coerción", se despegó.

Consultados por la nacion, fuentes que tenían contacto con el Chueco Mazzón salieron al cruce de la versión brindada por el exjefe de Gabinete y su subordinado a la Justicia. "Es lamentable que Abal Medina quiera lavarse las manos implicando a alguien que falleció y que jamás se involucró en las campañas de Buenos Aires", señalaron. Y advirtieron que "es inverosímil que fuera un simple cadete cuando estaba totalmente involucrado en la campaña".

Pendrives

Larraburu buscó traducir ante la Justicia la información que figuraba en los pendrives que fueron secuestrados en su casa y que contenían planillas de cálculo y documentos de texto con cifras y siglas sobre los destinatarios del dinero recaudado por los colaboradores de De Vido.

Dijo que en unos documentos figuraban los montos de la recaudación, aunque "no quienes hicieron los pagos", y que en otras planillas constaban los gastos de campaña. Entre ellos, figuraban pagos a publicistas políticos y a Sergio Szpolski por la impresión de boletas. El FPV pagó, al menos, $43 millones a Rotativos Patagonia SA, la imprenta del empresario de medios kirchnerista.

Según pudo saber la nacion, los apuntes que llevó Larraburu estaban en "código". Pero algunos datos podrían deducirse por contexto. "No siempre había nombres completos, pero hay muchas iniciales como JDV y CFK", señaló días atrás una fuente judicial. "Se vislumbra una coordinación de la distribución del dinero durante la campaña nacional", agregó.

Fuentes al tanto de la indagatoria indicaron que "Larraburu dijo que el dinero que él recibía de Planificación era solo un pequeño porcentaje de lo que se recaudaba".

Larraburu ingresó al Estado en 2007 en la Subsecretaría de Gestión Pública. Desde allí supo ganarse la confianza de Abal Medina y lo escoltó en la Jefatura de Gabinete.

Su nombre aparece 18 veces entre agosto y octubre de 2013 en los cuadernos del chofer Centeno, que reveló la nacion. Figura como "Martín de Presidencia" y, según las anotaciones, recolectaba bolsos con efectivo en distintos domicilios del microcentro, incluida la explanada de la Casa Rosada. Cuando su jefe asumió como senador, Larraburu lo siguió al Congreso.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.