Suscriptor digital

El retiro de Manu Ginóbili. Los miedos de mamá Raquel, que no quería que su hijo fuera basquetbolista

Raquel, la mamá de Manu, no quería que su hijo fuera jugador de básquetbol porque tenía miedo que se lastimase
Raquel, la mamá de Manu, no quería que su hijo fuera jugador de básquetbol porque tenía miedo que se lastimase
Diego Morini
(0)
27 de agosto de 2018  • 22:00

Para Raquel no había espacio para otro jugador de básquetbol. Leandro y Sebastián ya habían llegado a ser profesionales y para el más pequeño de sus hijos ella imaginaba otro futuro. Quizá contador. Cada mañana se encargaba de que Emanuel desayunara bien antes de ir a la escuela, porque después seguía su día adentro en Bahiense del Norte, donde hacía todo tipo de esfuerzos por llegar a ser como sus hermanos. Pero era tan chiquito que nadie pensaba en eso, incluso Raquel sufría porque temía que lastimasen a Manu . El objetivo de la mamá de los Ginóbili era que sus hijos estudien y no sólo dediquen su vida al deporte.

Cada mañana llegaba a la casa del pasaje Vergara, Oscar Sánchez, un amigo de la familia que solía ir a tomar unos mates antes de ir a trabajar en Bahiense. Y en cada visita empujaba al más chico de la dinastía Ginóbili a jugar con la pelota de básquet . Manu eludía las sillas de la cocina y se escuchaban las risas de alegría, pero antes del deporte, las reglas en esa casa eran concretas: mucho respeto, estudiar sin excusas y aprender inglés, una tarea que durante ocho años Manu cumplió sin chistar en la Asociación Bahiense de Cultura Inglesa, a unas seis cuadras del pasaje Vergara.

Raquel, la mamá de Manu, no quería que su hijo fuera jugador de básquetbol porque tenía miedo que se lastimase
Raquel, la mamá de Manu, no quería que su hijo fuera jugador de básquetbol porque tenía miedo que se lastimase Crédito: Gentileza Familia Ginóbili

Fue creciendo el deseo de Manu por ser profesional y Sánchez una vez más estaba en las charlas familiares de cara al futuro del pequeño de los Ginóbili. No había mucho margen para pensar en una carrera deportiva, pero Huevo Sánchez quería llevarse a Manu a La Rioja para el nuevo desafío que había encarado Andino en la Liga Nacional . Era la oportunidad ideal, aunque Raquel no quería saber nada: "A éste no te lo llevás, no le vas a arruinar la vida", le dijo la mamá de Manu a Sánchez.

Se comprometió el pequeño a terminar la escuela secundaria en La Rioja y esa fue la clave de la negociación. Pero Raquel no se daba por vencida y durante el viaje que hicieron desde Bahía Blanca en el Fiat Regatta color azul se desató una auténtica lucha de su madre por convencerlo que desista de su deseo de ser un profesional del deporte. Los 2500 kilómetros fueron de sugerencias varias y algunas frases para el recuerdo: "Mirá qué lejos que está La Rioja, volvamos a Bahía. Dale, volvamos. Si volvemos podés estar con tus compañeros de la secundaria, con los que te llevás tan bien...".

Ahora bien, los temores de Raquel respecto de los peligros que el básquetbol podía complicar a sus hijos la empujó a no ver los partidos en los que participaban ellos. Incluso, cuando ya fueron profesionales. En la última temporada en los Spurs apenas miró medio tiempo de algunos partidos, lo que es muchísimo, porque no quería siquiera ver dos segundos de un juego en el que Manu estuviese en acción. Dante, Nicola y Luca, sus nietos, muchas veces la "arrastraron" hasta las tribunas del AT&T Center.

En Andino de La Rioja

Manu Ginóbili cuando jugaba en Andino La Rioja

03:52
Video

Si bien los miedos de mamá Ginóbili obedecían a su condición de mujer protectora, los temores se potenciaron después de una situación algo tensa que les tocó vivir en una cancha. Cuando Manu tenía casi 17 años se hizo un trabajo de hormiga para tratar de convencer a Raquel de que acepte ir a ver un partido a Bahiense del Norte. Con la excusa de que iba toda la familia lograron que acepte. En la vieja cancha del club se ubicó en las gradas que estaban detrás de uno de los aros.

Había un problema y era que el joven Emanuel era una especie de caballo desbocado que saltaba y volcada la pelota con furia. Por lo tanto, no había partidos en los que jugase a media máquina, no existía un amistoso para él. Entonces cada bola era la última, por eso en una salida rápida aprovechó su velocidad, remontó la cancha a toda marcha, enterró la pelota y quedó colgado del aro. En la defensa de esa acción estaba Diego Cavaco, que de atrás, sin ninguna intención, tocó a Manu que perdió el balance, cayó de cabeza y se dio un tremendo golpe en la nuca. En el libro "Manu el héroe", el ex entrenador de Bahiense, Daniel Rodríguez, recordó lo que pasó esa tarde: "Cuando vimos al Narigón caer nos quedamos helados. Fue justo enfrente de su mamá, y era la primera vez que iba a ver un partido de Manu como profesional. Fue como una catástrofe. Llegó el servicio médico de emergencia y lo levantaron con mucho cuidado. Lo sacaron en una camilla y con un cuello ortopédico. El golpe fue muy fuerte, tuvo que quedarse internado por una serie de estudios. Al día siguiente lo dejaron volver a su casa pero le dijeron que por una semana o diez días no podía jugar. Eso era imposible. Al día siguiente nos íbamos a Campana para jugar otro amistoso y se vino. No hubo manera de evitar que viajara. Se entrenó pero creo que no lo dejé jugar".

La potencia de Manu ya comenzaba a deslumbrar
La potencia de Manu ya comenzaba a deslumbrar Crédito: La Nueva Provincia

Sonríe Raquel, corren por ahí Dante y Nicola por la cancha de San Antonio Spurs. Está relajada y sentada en una de las butacas del AT&T Center, se permite decir: "Ahora que ya está viejo y cerca del retiro no me pongo tan nerviosa y lo puedo ver cómo juega".

Los mejores momentos de la carrera de Manu Ginóbili

06:38
Video

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?