Suscriptor digital

La devaluación trae público de Uruguay y Chile al teatro porteño

Las salas notan el impacto del público vecino, sobre todo cuando tienen feriados
Las salas notan el impacto del público vecino, sobre todo cuando tienen feriados Crédito: Santiago Cichero/AFV
José Montero
(0)
23 de agosto de 2018  • 13:28

La escena se repite todas las semanas, sobre todo los viernes. Entre la gente que acude a Tickets Buenos Aires, el puesto de Cerrito y Diagonal Norte donde pueden comprarse bonos de descuento del 50% para las entradas de teatro , se distingue el acento de visitantes chilenos y uruguayos que vienen a darse "panzadas" de teatro. Sacan boletos para ver dos y tres obras, a veces más. Es que la devaluación argentina, así como invirtió el flujo de compras en las localidades fronterizas, trajo turistas de fin de semana que peregrinan a la calle Corrientes.

Esto es lo que se ve y comentan algunos operadores turísticos, pero además hay uruguayos y chilenos que vienen por su cuenta, sacan entradas por internet y pasan por debajo de los radares. Los empresarios teatrales han detectado el fenómeno, pero no pueden cuantificarlo porque no les preguntan a los espectadores de dónde son.

Sebastián Blutrach, presidente de la Asociación Argentina de Empresarios Teatrales (AADET), dijo a LA NACION que, cuando hay fines de semana largos en Uruguay y en Chile, se nota aquí una mayor concurrencia de público a las salas. En tanto, el aporte de los brasileños es menor en las obras de texto, por la dificultad del idioma, aunque se hacen notar entre el público de espectáculos musicales.

"Buenos Aires -dijo Blutrach- es la capital teatral de Latinoamérica, un centro de atracción. La devaluación ha cambiado la tendencia y favorecerá que venga más gente. Sin embargo, nosotros trabajamos para el consumo interno, a diferencia de Londres o Nueva York, plazas que reciben un flujo constante de público extranjero".

Explicó que, por ahora, la concurrencia de uruguayos, chilenos y brasileños constituye "un pequeño nicho" frente al turismo interno que viene a Buenos Aires en los fines de semana largos del calendario argentino. "En esas fechas -añadió-, la mayoría de los espectáculos agrega funciones y se nota un empujón. Por supuesto, nosotros le damos la bienvenida a todos".

Algunos notarán la tonada cuando pasen por el puesto de venta de entradas a pasos del Obelisco
Algunos notarán la tonada cuando pasen por el puesto de venta de entradas a pasos del Obelisco Crédito: SMWPRESS

En números

Dueño de El Picadero y productor de Toc-Toc, Blutrach informó que en julio pasado el ticket promedio en el teatro comercial fue de casi 550 pesos, cifra a la que se llega con promociones, descuentos y balanceando las localidades más caras con las más económicas.

El precio de lista de las mejores ubicaciones para obras de texto ronda entre 700 y 750 pesos. En el caso de los espectáculos musicales, que requieren mayor despliegue, las plateas cotizan entre 900 y 1000 pesos, aunque escalan a 1200 para ver Siddharta, el show de Flavio Mendoza que se ofrece en el Broadway.

Como la temporada es floja, el teatro mantiene precios rezagados. Entre julio de 2017 y julio de 2018, el valor promedio del ticket aumentó solo el 15%, precisó Blutrach. En el mismo período, la inflación general fue del 31,2%.

Lo peor se disparó a partir de abril. "La crisis del consumo nos afectó como a toda la Argentina o incluso un poco más, porque el teatro es un consumo suntuario", abundó el presidente de AADET.

De abril en adelante, la cantidad de espectadores cayó todos los meses. Hubo mermas de entre el 7 y el 20% en comparación con los mismos meses de 2017.

"Entre la imposibilidad de aumentar precios al ritmo de la inflación y la caída de espectadores, nuestros ingresos tuvieron una pérdida de más del 30% en relación al año pasado, y eso condiciona proyectos para el verano y para el año que viene", concluyó Blutrach.

ENVÍA TU COMENTARIO

Ver legales

Los comentarios publicados son de exclusiva responsabilidad de sus autores y las consecuencias derivadas de ellos pueden ser pasibles de sanciones legales. Aquel usuario que incluya en sus mensajes algún comentario violatorio del reglamento será eliminado e inhabilitado para volver a comentar. Enviar un comentario implica la aceptación del Reglamento.

Para poder comentar tenés que ingresar con tu usuario de LA NACION.

Usa gratis la aplicación de LA NACION, ¿Querés descargala?